Opinión

¿Quién mueve las vacunas?

Actualmente sólo se están aplicando las vacunas en 80 países y de éstos, 10 acaparan el 80 por ciento de la producción disponible. | César Cravioto

  • 23/02/2021
  • Escuchar

António Guterres, secretario general de Naciones Unidas (ONU),  dijo recientemente que la distribución equitativa de las vacunas contra la covid-19 es “la mayor prueba moral que enfrenta la humanidad”, toda vez que “debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes pueda vacunarse lo antes posible”.  

Sin embargo, la realidad es que 120 países no tienen ni una sola dosis de vacunas y 10 países acaparan la mitad de los antígenos disponibles en perjuicio de la mayoría, pese a acuerdos con la ONU.  

Algunos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), muestran que estas naciones no tendrían acceso generalizado hasta la mitad de 2023 si se mantiene la actual tendencia de acaparamiento, lo cual abre una enorme brecha entre un pequeño grupo de países y los demás que carecen de vacunación.  

México presentó hace seis meses una propuesta ante la Organización de las Naciones Unidas para evitar el acaparamiento de las vacunas al sostener que: “la crisis sanitaria, económica, política y social abierta por la propagación del coronavirus sólo podrá terminarse cuando todos los habitantes del planeta estén a salvo”. De lo contrario no se podrá proveer inmunidad global si el virus continúa propagándose dando lugar a nuevas cepas en los países pobres.  

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha llamado a productores de las vacunas a actuar con mayor solidaridad y fraternidad e insta a las naciones donde se ubican los laboratorios que producen los antígenos, a no acaparar el biológico.  

Actualmente sólo se están aplicando las vacunas en 80 países y de éstos, 10 acaparan el 80 por ciento de la producción disponible, mientras el resto, 70 naciones “contamos con el 20 por ciento”, denunció AMLO ante la ONU al pedir una distribución equitativa de vacunas.  

¿Estamos ante una política mundial en favor de los derechos humanos, a favor del derecho a la salud, del derecho a la vida, el principal de los derechos humanos?, ha cuestionado el presidente, enfatizando lo expresado por el canciller Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores ante el llamado para “acelerar el acceso a las vacunas vía el mecanismo Covax y reducir el acaparamiento evidente que estamos enfrentando toda la comunidad internacional”, dijo a nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños –de la que México ocupa la presidencia–.  

La pandemia de covid-19 ha dejado hasta el momento 110 millones 174 mil 357 contagios confirmados y 2 millones 436 mil 774 fallecidos, según cifras de la Universidad John Hopkins.  

¿Cómo revertir la injusticia por el acaparamiento? México ha señalado que el mecanismo multilateral Covax, “es una herramienta fundamental, innovadora y extraordinaria, pero también debemos reconocer que ha resultado insuficiente hasta ahora y que el escenario que queríamos evitar desgraciadamente ya se está confirmando, pues al día de hoy no se han distribuido vacunas vía este instrumento multilateral”.  

Rusia, India y China han respondido a la solicitud de vacunas que hizo México y AMLO agradeció la “respuesta fraterna entendiendo la importancia de la fraternidad universal” que han demostrado. México cuenta con una reserva de 32 mil millones de pesos para la compra del biológico.  

José Blanco escribió recientemente a su vez, que "el capitalismo de la postpandemia debiera ser oportunidad de organizar rutas diferentes, cambiar el balance del poder”, toda vez que, "la salud, el alimento, la educación, el techo, el vestido, el agua, la electricidad, el Internet tienen que ser gestionados y proveídos como bienes públicos para todos, sin dejar a nadie atrás”.  

Con voluntad habría un camino de equidad en el acceso a la vacuna, más allá de la capacidad de compra de los estados y las relaciones de producción capitalistas ante una boyante y concéntrica industria farmacéutica.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.