Opinión

¿Quién apagará la luz?

Después del debate, se hizo más evidente que el PRI mostrará la peor derrota histórica desde su fundación | Romina Román

  • 24/04/2018
  • Escuchar

Después del debate entre los cinco candidatos a la presidencia de la República, se hizo más evidente que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) mostrará la peor derrota histórica desde su fundación hace casi 90 años.

Los mismos militantes priístas se jalan el cabello ante el inminente desmoronamiento del PRI, no solo porque aunque ya descontaron que el candidato José Antonio Meade no alcanzará ni el segundo lugar de la contienda, se anticipa también que perderán una cantidad importante de Senadores, Diputados, así como gobiernos de los estados.

El resurgimiento del PRI


¿Qué quedará del PRI que fundó en 1929 Plutarco Elías Calles y de sus principios de centro izquierda? Nos dicen los priístas que el partido tendrá que reorganizarse desde cero  y resurgir. “Eso es algo que tendremos que empezar a analizar porque nos llevará mucho tiempo conseguirlo”.

Los más resentidos culpan al presidente Enrique Peña y a su amigo, el canciller Luis Videgaray, de llevar al PRI a su peor momento y a su desmoronamiento:

Lo destazaron y tendremos que pegar todas las piezas, lo cual no será nada fácil

Sin embargo, les queda una esperanza: una vez que se pierda la elección presidencial, personajes como Luis Videgaray,  Aurelio Nuño, entre muchos otros que se integraron a las filas del priísmo por oportunismo y sin ninguna convicción, no tendrán la necesidad de continuar adentro y buscarán su camino en el sector privado, o bien se colocarán en otros institutos políticos que les ofrezcan cargos atractivos.

Los más enterados nos dicen que el escenario habría sido distinto si en vez de designar como candidato a un “ciudadano”, se hubiese optado por un verdadero priísta, ya que ello por lo menos habría asegurado el voto duro por mera disciplina; ahora los militantes se sienten ajenos a José Antonio Meade y defraudados por la decisión del presidente Peña.

Y nos comparten algunos números: en el 2000, en la primera gran derrota del PRI con Francisco Labastida, el tricolor perdió con 36.11% de la votación; en 2006, con Roberto Madrazo como su abanderado, las preferencias llegaron a 22.26%, mientras que Enrique Peña Nieto, ganó con el 38%.

Así, el promedio general  de votos a favor del tricolor de las últimas tres elecciones oscila en 32%, no obstante, en el más optimista de los escenarios, con el candidato Meade, la cifra llegará a 20%.

Así que la pregunta que ellos se hacen es: en la noche del domingo primero de julio ¿quién apagará la luz?

Salud bajo llave


El organismo mexicano NYCE, que encabeza Carlos Pérez, reconoció a la Institución de Asistencia Privada Salud Digna como la primera en contar con el Certificado de Esquema de Autorregulación Vinculante.

Salud Digna, que es 100% sinaloense, tiene una red de 75 clínicas de diagnóstico y prevención; solo el año pasado atendió a más de 7 millones de personas, no solo en México, sino en Estados Unidos.

Así las cosas…

Peña, ¿con las manos en la elección?

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota