Opinión

¿Qué se necesita para “tumbar” a un gobernador?

Hay un llamado social fuerte a la justicia.

  • 05/08/2015
  • Escuchar

Veracruz de nuevo, otro ataque contra la libertad de expresión que si bien no se puede decir aún que sea responsable el gobierno de Duarte, sí es muy claro que en su estado se ha atacado constantemente la libertad de expresión; no es el único, ahí están Chihuahua y Quintana Roo, también famosos por sus ataques a la prensa pero ¿qué se necesita en este país para que un gobernador renuncie?

 

Hemos visto casos ejemplares que no llegaron a nada, baste saber:

 

  • El “Gober Precioso”, Mario Marín de Puebla. En su mandato se supo por grabaciones claras su vinculación con una red de pederastia. Este debe ser el peor crimen posible y terminó su mandato y sigue libre.

 

  • Humberto Moreira en Coahuila. Se le comprobó un fraude de 5,300 millones de pesos, endeudó a generaciones de coahuilenses con documentos apócrifos y es muy probable que el destino de todo ese dinero haya sido la campaña del entonces candidato Enrique Peña Nieto. Moreira está libre y dicen dándose una vida de lujos en Europa.

 

  • El Banco Progreso de Duarte en Chihuahua. Comprobado está que entre su esposa y él hicieron un fraude de 802 millones de pesos para invertir en la Unión de Crédito Progreso. Cabe señalar que todo esto se hizo a la par de un despido masivo del gobierno (1,500 funcionarios) por causas de austeridad y a penas el viernes pasado, el gobernador fue al municipio de Cuauhtémoc a inaugurar una obra en la que el gobierno estatal no invirtió un solo peso. No le bastó con robar todo lo que pudo, saluda con sombrero ajeno y sigue siendo gobernador.

 

  • Los contratos millonarios en Chiapas de Juan Sabines. Benefició a cuatro constructoras que parece están vinculadas a Fidel Herrera (ex gobernador de Veracruz). Estamos hablando de más de 1800 millones de pesos para 123 obras que no se concluyeron. Libre y Dios sabrá dónde… seguro disfrutando sus millones.

 

No hablamos de desaparecidos ni de crímenes contra la libertad de expresión. Estamos todavía hablando de fraudes probados y comprobados. Ahora en el caso del asesinato de Rubén Espinosa podría ser posible un actuar diferente:

 

  • No es el gobierno federal el encargado del caso, está en el DF y ojalá que Mancera sea más valiente de lo que ha demostrado ser hasta hoy y más allá de “no descartar cualquier línea de investigación” en realidad llegué hasta las últimas consecuencias.

 

  • Mancera no es del PRI, su desvinculación con el partido del gobernador de Veracruz podría permitir una mayor libertad, aunque los mismos puntos a favor se vuelven en contra cuando hablamos del control a partir del presupuesto federal.

 

  • Hay un llamado social fuerte a la justicia. Esto ha pasado en muchos estados de la República, pero el DF, como seguimos en México centralizado, es mucho más escandaloso… tanto que ya es noticia mundial.

 

Ojalá que Mancera se atreva a hacer un poco más de lo que se ha visto en otros casos, es su oportunidad de desvincularse del “cártel del PRI”, marcar distancia y demostrar esa “independencia” que le hizo ganar el DF con un margen de votación histórico.