Opinión

¿Qué pasó en Camargo, Tamaulipas?

La primera hipótesis de la fiscalía del estado fue que las víctimas habían sido asesinadas en otro sitio y conducidas a aquel paraje. | Fred Álvarez

  • 04/02/2021
  • Escuchar

No conocemos los detalles, sólo que en la masacre habrían participado policías.

La tarde noche del viernes 21 de enero 19 personas fueron asesinadas y calcinadas en un camino rural del municipio de Camargo, Tamaulipas, muy cerca de la frontera entre México y Estados Unidos. Los forenses determinaron que entre las víctimas había 16 hombres y una mujer; otros dos cuerpos resultaron calcinados; muchas de las víctimas, al parecer, son originarias de Comitancillo y San Marcos, Guatemala.

Doce días después la fiscalía del Estado de Tamaulipas reveló en voz del fiscal general Irving Barrios Mojica, que en los hechos habrían participado al menos 12 elementos de la Policía local, no se han dado a conocer los detalles.

Comentó que fueron evidentes las contradicciones en los informes policiacos. reportados, y sobre todo la ausencia de casquillos y municiones en concordancia con los disparos que presentaba una de las camionetas. En el lugar hubo 113 impactos de bala, empero se encontraron solo 11 casquillos

El fiscal local informó que solicitó y obtuvo, por parte de un Juez de Control en el Estado una orden de aprehensión en contra de policías por la probable comisión de: homicidio calificado, abuso de autoridad en el desempeño de funciones administrativas y falsedad en informes dados a una autoridad.

Barrios reveló además los nombres de las cuatro primeras víctimas identificadas, en cuyos hechos según las investigaciones tuvieron participación grupos del crimen organizado que se disputan el control de la plaza. Se habla del Cártel del Noreste y la banda de Los Metros del Cártel del Golfo.

Los 19 cadáveres fueron hallados en una camioneta marca Chevrolet Silverado con 113 impactos de bala; otro vehículo era una Toyota Sequoia, que también estaba incinerada, pero sin cuerpos y sin impactos de bala.

Días después nos enteramos que el Toyota habría sido asegurado a principios de diciembre por el Instituto Nacional de Migración (INM) en un operativo antitrata de personas en Escobedo, Nuevo León. El INM es un órgano dependiente de la Secretaría de Gobernación a cargo de Francisco Garduño Yáñez, funcionario muy cercano al presidente de la República.

No sabemos por qué la camioneta volvió a la circulación, pero resulta un evidente acto de corrupción del INM.

En ese sentido, en la mañanera de ayer miércoles 3 de febrero Nayeli Roldán, reportera de Animal Político preguntó sobre las violaciones a los derechos humanos que han hecho no sólo el narcotráfico, sino también las policías de distintos niveles. "También apenas hace una semana nos enteramos de estos cuerpos calcinados en Camargo”. “¿Por qué siguen ocurriendo violaciones a derechos humanos de migrantes en nuestro país?”, preguntó.

La secretaria de Gobernación de entrada, reconoció el trabajo realizado por la fiscalía local.

“El Fiscal ha actuado con diligencia y tiene líneas de investigación claras para judicializar la matanza”, precisó recordando que ellos (el gobierno federal) han estado en contacto permanente, apoyando las labores de la Fiscalía de Tamaulipas.

Y quizá para lavar un poco la cara a las acciones corruptas de Migración -que las hay-, Olga Sánchez afirmó que se han cesado a decenas de funcionarios, muchos ellos de Camargo, por la masacre ocurrida.

Y agregó que “ante cualquier denuncia que tengamos en relación de alguno de nuestro personal de migración o de los policías, o de cualquier otra instancia de gobierno que viole derechos humanos, tenemos que tener, como en este caso, las investigaciones de la CNDH para proceder en consecuencia. No para deslindar responsabilidades, para imputar conductas irregulares y probablemente constitutivas de delito a todos estos funcionarios que han estado acosando y han estado violentando los derechos humanos de los migrantes, en eso tienes toda la razón. Y qué bueno que estás haciendo esta denuncia, y qué bueno que estamos nosotros en este momento actuando”.

Reconoció doña Olga que en efecto hay malos servidores públicos en esa área.

No sabemos por qué la camioneta volvió a la circulación a realizar actividades ilícitas de trata,

¿Qué dice el flamante director del INM?

Se ha quedado callado

¿Pero cómo se dieron los hechos?

No sabemos bien, estamos en espera del hilo que conecte todo.

Hay muchos cabos sueltos.

Por ejemplo, la narrativa oficial afirma que las autoridades se habían enterado hasta la mañana del sábado 22 de enero, y todos nos enteramos horas después.

Una nota del periódico El País en su versión digital del 23 de enero señala que "Los cuerpos fueron encontrados por soldados del Ejército, y el portal de noticias México Código Rojo informó de que los muertos son de Guatemala".

Agrega el madrileño que el hallazgo fue el resultado de varios días de búsqueda debido a una denuncia de desaparición, y que “después de recorrer caminos y fincas por el monte, los militares encontraron en las inmediaciones del poblado un vehículo completamente calcinado con el cuerpo de un hombre quemado en su interior. El grupo de policías y soldados siguieron, sin embargo, rastreando la zona y unos kilómetros más adelante, en el rancho Refugio Los Hinojosa, hallaron varias camionetas calcinadas y más cuerpos en el suelo. Los cadáveres estaban también calcinados y algunos aún llevaban puesta ropa camuflaje tipo militar y chalecos antibalas“. 

Empero, según el periodista Héctor de Mauleón hubo un testigo que habría reportado los hechos cuando pardeaba la tarde del viernes 21 ( El Universal 26 de enero).

"El viernes pasado un hombre reportó que se habían escuchado disparos y que más tarde vio alzarse una humareda en un poblado remoto de Camargo, Tamaulipas. El hombre dijo que se acercó al lugar y halló una camioneta calcinada”. 

Precisó Héctor que cuando ese “testigo” vió los hechos, “comenzaba a oscurecer. Los vehículos todavía humeaban y el metal seguía estando caliente”. Incluso, que "la carne de las víctimas aún seguía humeando”.

En otra escribe que “algunos testigos dijeron haber visto pasar a gran velocidad vehículos que procedían de Nuevo León. El lugar del hallazgo no está a más de 500 metros de la frontera con ese estado, y uno de los vehículos llevaba placas expedidas ahí”.

La narrativa oficial dice que se enteraron hasta la mañana del sábado, gracias a una denuncia anónima.

La primera hipótesis de la fiscalía del estado fue que las víctimas habían sido asesinadas en otro sitio y conducidas a aquel paraje, empero hay versiones de personas que escucharon una balacera y persecución.

De Mauleón, en su columna del martes 2 de febrero, adelantó que la masacre habría sido "perpetrada por policías, o bien por elementos de algún cuerpo de seguridad”.

Señaló que los agresores tuvieron el cuidado de recoger los casquillos. "La explicación de las autoridades es que muy probablemente estos provenían de armas de cargo”.

Más tarde el fiscal Barrios Mojica nos informó de la presunta intervención de policías locales en la masacre y una de las pruebas fue el tema de los casquillos.

¿Cuántos elementos de Migración hay detenidos?

No nos han dicho.

La ministra en retiro habla de decenas de servidores públicos.

“Te puedo decir que se han cesado, yo diría, decenas de funcionarios, decenas de funcionarios, entre otros, los de Camargo, cuya conducta irregular de no poner a disposición la camioneta, y por otras conductas irregulares fueron cesados, y no sólo eso, se le dio vista al Ministerio Público”.

Señora secretaria, no nos hable de decenas, ¡díganos quienes son los servidores públicos del INM que fueron cesados y puestos a disposición de la autoridad en el caso de Camargo! ¿Son de esta administración o son servidores públicos heredados? 

¿Regresa el fantasma de San Fernando?

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México -en voz de su representante- señaló muy pocos días después de la tragedia, que se podía comparar con masacres como la de San Fernando en 2010 y Cadereyta en 2012.

“Estamos profundamente preocupados por los hechos reportados por distintos medios sobre el hallazgo de 19 personas calcinadas en Tamaulipas. De acuerdo con la información recibida, al menos varias de las víctimas serían guatemaltecas”, expresó Guillermo Fernández-Maldonado durante una declaración a medios.

Los hechos, comentó, recuerdan a la masacre ocurrida en San Fernando en agosto de 2010 -donde 72 migrantes centroamericanos fueron asesinados y sus cuerpos abandonados a la intemperie (58 hombres y 14 mujeres de diversas nacionalidades,)-. Se trata de un hecho considerado como una de las masacres más escabrosas en la historia reciente del país, sin contar la masacre de Cadereyta, Nuevo León, en 2012 -cuando se encontraron 49 torsos, de los cuales, al menos 13 eran migrantes centroamericanos-.

Pero la secretaria de Gobernación dijo no.

En la mañanera del miércoles de la semana pasada le preguntan a la secretaria de Gobernación si regresa ese fantasma que no ha. sido exorcizado.

“¡Por ningún motivo es igual que lo que sucedió en San Fernando”, dijo. 

Y agregó categórica."te puedo decir, con mucha seguridad que se ha avanzado, y que se ha avanzado muchísimo, que tenemos mucha información, mucha información, aquí está la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana. No sé si quiera decir algo sobre esto, pero tenemos mucha información, y si me permites no dártela en este momento porque tú sabes perfectamente que estas investigaciones tienen que llevarse a cabo en la mayor de las secrecías. Pero si te aseguro algo: no es un San Fernando, ¿por qué?, porque estamos avanzando en la investigación de manera contundente”.

La secretaría Rosa Icela Rodríguez señaló que no va a haber impunidad.

¿Qué pasó en Camargo, Tamaulipas?

PD. Esperando la conferencia que se iba a dar.

PD. De último. La tarde de ayer el INM informó, mediante un comunicado que "derivado de la omisión en los procedimientos administrativos y protocolos establecidos en la Ley de Migración y su reglamento, al retener la camioneta Toyota que se encontró -en diciembre de 2020-, durante la identificación de personas migrantes irregulares en el municipio de Escobedo, Nuevo León, y que se relaciona en una indagatoria iniciada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas, por el delito de homicidio de 19 personas, en enero de 2021”.

Además, se presentó denuncia ante la FGR, para los efectos legales a los que haya lugar.

Muy bien por Segob, pero ¿podríamos saber quiénes son esos servidores públicos y cuáles son sus cargos, cuidando la presunción de inocencia?



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.