Opinión

¿Qué pasó con Banamex y HSBC?

Santander mantiene una agresiva estrategia de colocación de crédito y desde hace años busca ser el banco de las pequeñas y medianas empresas.

  • 05/04/2016
  • Escuchar

En las oficinas de Banamex en Santa Fe, los altos ejecutivos ya evalúan diferentes estrategias para levantarse y recuperar el terreno que perdieron en los últimos años. La creciente competencia de Santander y la promesa de Banorte de superar al Banco Nacional de México, obligó a algunos de los directivos a replantear la estrategia y salir a buscar más clientes.

 

La reducción en el tamaño de Banamex no es casualidad. En 2009, con la crisis en Citigroup, la institución nacional decidió no arriesgar en términos de imagen y de riesgos crediticios.

 

Sin embargo, cinco años después, la filial del gigante estadounidense volvió a perder y se enfrentó a uno de los peores escándalos de su historia: el fraude de Oceanografía, que costó a la entidad cerca de 500 millones de dólares, el despido de 11 de sus más altos funcionarios y la posterior renuncia de Javier Arrigunaga, quien era director general del Grupo Financiero y presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

 

Lo que es indiscutible, es que el Banco Nacional de México está cerca de dejar ser el segundo más grande del país y Santander está por coronarse como la segunda fuerza  más importante, después de BBVA Bancomer. La entidad que encabeza la dinastía Botín ya rebasó a Banamex en dos rubros relevantes: activos y utilidades.

 

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en lo que respecta a los activos, Santander tiene una participación 15.11%, contra 14.92% de Banamex, mientras que en resultado neto, el Banco Nacional de México tiene una cuota de 11.67%, que está incluso, por debajo de Banorte, lo que lo lleva hasta el cuarto lugar del sistema.

 

Banamex mantiene la segunda posición en indicadores como: cartera total con 14.74%, cifra casi 10 puntos por debajo de BBVA Bancomer, quien durante décadas fue su principal competidor. En este rubro, Santander ya le pisa los talones con 14.25%, en tanto que Banorte se acerca con un peligroso 13.14 por ciento.

 

Otro rubro en el que la filial de Citi todavía se defiende es en la captación con 15.16%, contra 13.99% de Santander y 12.97% de Banorte.

 

La cuestión es que Santander mantiene una agresiva estrategia de colocación de crédito y desde hace años busca ser el banco de las pequeñas y medianas empresas, en tanto que Banorte no deja de llamar a sus clientes para ofrecerles créditos y seguros. La intención de Carlos Hank es llevar más lejos al Banco Fuerte de México y ganar la mayor participación de mercado posible.

 

¿Y HSBC?

 

Una institución que también decidió mantener bajo perfil después de las acusaciones por fallas en las políticas de lavado de dinero en 2012 y que incluso, obligó a la CNBV a imponer la multa más alta de la que se tenga cuenta –por 379 millones de pesos- es HSBC. La entidad de capital británico no termina de ver la suya.

 

Al cierre de 2015 registró pérdidas por 530 millones de pesos. Pero eso no es todo. El año anterior, también retrocedió en indicadores como captación, cartera total y en activos respecto a 2014.

 

La reducción en su participación en México obligó a los directivos a revisar su estrategia, por lo que en diciembre se decidió remover a Luis Peña de la dirección general y designar al portugués Nuno Matos.

 

Según nos cuentan, hay una creciente preocupación por mejorar las cifras, debido a que el problema ya no es que Banorte haya superado a HSBC desde hace años, sino que Scotiabank e Inbursa se acercan cada vez más.

 

Así las cosas en la banca…

 

@rominarr 

@OpinionLSR 

 

 

 

  

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.