Opinión

¿Qué pasa, jóvenes?

Si lo que se quiere es un cambio, se debe de actuar y pugnar porque este suceda, no “exigirlo” y esperar a que otros lo hagan por y para ti | José H. Quintero

  • 02/03/2018
  • Escuchar

Al finalizar la temporada electoral en el 2012, entre el #YoSoy132 y el despertar de aquella generación que tacharon de desinformada y apática, se podía imaginar la fuerza, la cultura política, el interés y el empoderamiento del que este sector se alimentaría, así como la influencia que los mismos tendrían sobre aquellos que en ese entonces no teníamos edad para votar y, con esta madurez, ahora sí encarar durante el 2018 la contienda por la codiciada silla del águila.

Se visualizaba una elección que marcaría la historia de México, donde las redes sociales (habitadas en su mayoría por jóvenes), provocarían un giro revolucionario que orillaría a los aspirantes a la presidencia a cambiar ese esquema de clientelismo político por una estrategia integrada por elementos mejor pensados y adaptados a satisfacer el descontento social que, por cierto, ha ido creciendo al menos en los últimos 6 años de esta que es, sin dudarlo un poco, la administración federal que deja más descontento y hartazgo popular en el siglo.

Después de ver cómo en Jalisco fue aprobada la ley de #SinVotoNoHayDinero, recobramos la esperanza, pues esto era buen referente para que la juventud dejara los tuits y las publicaciones en Facebook para salir a las calles, con la convicción de que a través de la democracia sí es posible cambiar a México, y que lo único que hace falta es creértela e involucrarte más allá de las redes sociales.

Te recomendamos: Sin voto, ¿no hay dinero?

No sucedió lo esperado. Hemos tenido que tragarnos la burla de un #YoMero, un Andrés Manuelovich y un insolting en onaceptebol. Porque así es como nos ven los candidatos: aquella sociedad a la que le basta un poco de sátira y de eslóganes “modernos” para “engancharla”.

También lee: Andrés Manuelovich desata guerra de memes

Exigiendo desde redes sociales...

¿Cuál es el detonante que están esperando para sacar ese coraje y ese descontento?

La época de proselitismo ha comenzado, el momento de levantar la voz y dejarle en claro lo que queremos o, mejor dicho, lo que no queremos a todos los que ansían por ocupar el grado de comandante supremo de las fuerzas armadas, es ahora.

Si lo que se quiere es un cambio, se debe de actuar y pugnar porque este suceda, no “exigirlo” y esperar a que otros lo hagan por y para ti.

Es políticamente incorrecto el que quiera inclinar el presente escrito para apoyar o denigrar a cualquier persona o grupo, pero es importante que nos decepcionemos de nosotros, los pertenecientes a esta “generación del cambio”, por no ser congruentes al actuar con nuestro hablar.

---


José H. Quintero Beltrán

Mexicano nacido en Estados Unidos, hijo de inmigrantes (en aquel tiempo).

Actual Enlace entre el Banco de México y la Universidad Autónoma Chapingo. Exconsejero Universitario Titular. Premio Estatal de la Juventud 2016 – Michoacán. Premio Municipal al Mérito Juvenil 2016 – Zitácuaro, Michoacán. Estudiante de economía en la Universidad Autónoma Chapingo.

@josehquinterob | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.