Opinión

¿Qué pasa en Notimex?

Análisis de medios

  • 20/06/2019
  • Escuchar

Cada gobierno que llega (acaso a partir de Carlos Salinas de Gortari, hace ya tres décadas) ha traído bajo el brazo la intención de impulsar el resurgimiento de la agencia estatal de noticias, Notimex, y convertirla en un poderos aliado de la imagen de México dentro y fuera del país, con el ejemplo quizá de la española EFE.

La agencia EFE es una instancia bajo supervisión del Estado español, no del gobierno en turno. Su misión es ser un ente, ante todo, profesional y eficaz, con el músculo necesario para colocar sus productos en todo el mundo, en particular en el mercado de habla hispana, y ha logrado una amplia presencia en la región latinoamericana y en el Estados Unidos hispano. El Congreso Nacional la dota de un presupuesto definido y le pide cuentas. Dispone de una plataforma que le permite margen de maniobra frente a los movimientos políticos y partidistas en la nación ibérica.

Notimex vivió años luminosos en los primeros tiempos del salinismo bajo la dirección del periodista Raymundo Riva Palacio, que detonó el crecimiento de su plantilla de colaboradores y oficinas en todas las regiones del planeta, con una visión alentada desde Los Pinos por José Carreño Carlón. Luego hubo cambio de directivos, ese empuje se diluyó y Notimex comenzó una larga agonía, que no se detuvo aun y cuando la ley que le dio origen fue modificada para convertirla en una empresa con relativa autonomía, en el sexenio de Vicente Fox.

Pero desde entonces los intentos por fortalecer a Notimex toparon con varios obstáculos, y dos han sido los más importantes: la inanición financiera, lo que salvo contadas excepciones, siempre supuso presupuestos deficitarios. Y el cuello de botella representado por un sindicato interno que alguna vez portó méritos, pero que hace mucho perdió todo su lustre para convertirse en una organización anquilosada, clientelar y corrupta.

En la nueva administración, que encabeza la enjundiosa periodista Sanjuana Martínez, los enigmas son los mismos. Pero en semanas recientes algo ha empezado a cambiar, notablemente en el frente sindical.

Conrado García, ahora ex secretario general del sindicato de trabajadores de Notimex, salió de la institución con un oscuro balance. Sus mismos compañeros difundieron un comunicado donde lo acusaron de nepotismo. Sobrinos, una hija, su hermano, señalaron, estaban en la nómina y pudieron ocupar plazas. También lo señalaron de permitir el despido de personal que resultaba incómodo a la empresa, lo que presuntamente le permitía colocar a incondicionales suyos. Súbitamente, García se fue hace un par de semanas. Hasta donde se sabe comenzó sus trámites para pensionarse. Falta ver si los señalamientos en su contra se van a diluir con esta decisión.

Falta ver también si en tiempos de la austeridad republicana, Sanjuana Martínez logra impulsar un nuevo proyecto, con autonomía editorial y un modelo sustentable.

  • ENFRENTANDO UNA CRISIS PROFUNDA, acorralado por sus problemas financieros y con rivales tan poderosos como Televisa, el Grupo Radio Centro dio ayer la razón a críticos que le señalaban que sostener tres proyectos diferentes de conducción matutina era un sinsentido periodístico, político y financiero. Y definió dónde estaba la parte más delegada del hilo, que resultó ser el periodista Sergio Sarmiento, quien ayer colocó en sus redes sociales un mensaje en el que alerta que el 12 de julio dejará de transmitirse su programa, “a petición de la empresa” que dirigen Francisco Aguirre y su hijo Juan Aguirre Abdó. Sarmiento refirió el episodio como el final de un periodo de 36 años de colaboraciones.

  • EL GRUPO CRITERIO, con raíz en Hidalgo, que preside Gerardo Márquez y que cuenta con el diario Criterio en ese estado y la revista Newsweek en español que había impulsado una franquicia en varios estados, anunció el cierre de esta última a sus empleados, a los que ofreció una liquidación conforme a la ley, según mensajes de éstos en redes sociales. La empresa es también accionista mayoritaria del portal de noticias Animal Político.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.