Opinión

Qué pachanga el Congreso de la Ciudad de México

Cualquier cambio a las leyes electorales debe de hacerse en un plazo menor a 90 días antes del inicio del proceso electoral. | Fernando Díaz Naranjo

  • 15/06/2020
  • Escuchar

Vaya sorpresa nos llevamos quienes residimos en esta Ciudad de México al enterarnos que la Comisión Permanente del Congreso capitalino aprobó un exhorto para que el Instituto Nacional Electoral (INE) atraiga el proceso electoral local 2020-2021 con el objetivo de suspender temporalmente el inicio del mismo programado para llevarse a cabo la primera semana del mes de septiembre de este año.

El punto de acuerdo fue presentado por la diputada de Morena, Valentina Batres Guadarrama considerando los antecedentes del Acuerdo aprobado por el Consejo General del INE con el que decretó posponer diversos aspectos de las elecciones locales tanto en Coahuila e Hidalgo motivo de la pandemia del covid-19.

La polémica parlamentaria no se hizo esperar en la primera sesión virtual del Congreso de la Ciudad de México, donde los legisladores más aguerridos fueron el diputado Diego Garrido del PAN y Víctor Hugo Lobo Román del PRD.  

Sin embargo, con 12 votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones, este punto de acuerdo fue aprobado por la Comisión Permanente para quedar como sigue:

"Primero.- La Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México, exhorta de manera respetuosa al Consejo General del Instituto Electoral de la Ciudad de México a pedir al Consejo General del Instituto Nacional Electoral, el ejercicio de la facultad de atracción del proceso electoral de la Ciudad de México, para efecto de suspender temporalmente su inicio, con motivo de la pandemia causada por la enfermedad covid-19, y su implicación en materia legislativa, con relación a la aprobación de las reformas electorales en materia de violencia política contra las mujeres en razón de género en la entidad; y

Segundo.- La Comisión Permanente del Congreso de la Ciudad de México, exhorta de manera respuesta al Consejo General del Instituto Nacional Electoral a que, a solicitud del Consejo General del Instituto Electoral de la Ciudad de México, o petición de cuatro integrantes del organismo federal, apruebe el ejercicio de la facultad de atracción del proceso electoral de la Ciudad de México, para efecto de suspender temporalmente su inicio, con motivo de la pandemia causada por la enfermedad covid-19, y su implicación en materia legislativa, con relación a la aprobación de las reformas electorales en materia de violencia política contra las mujeres en razón de género en la entidad".

Sin embargo, trascendió que los morenistas tienen la pretensión de corregir la omisión que incumplieron el pasado mes de mayo cuando debieron haber aprobado un tema que es hoy, obligado en la búsqueda de igualdad de derechos entre hombres y mujeres: establecer normas y procedimientos que terminen con la violencia política en razón de género.

La reforma era, por demás necesaria por varios aspectos, entre los que destaco sólo algunos:

- Determinar las conductas a las que pueden atribuirse violencia política en razón de género;

- Facultades que se le otorgarían a las instancias electorales para establecer medidas en contra de la violencia de género;

- Establecimiento de sanciones a las conductas que constituyen violencia política de género, entre otras más.

Ahora bien, Morena pretendió fundar su propuesta con el Acuerdo del Congreso General del INE tomado para las elecciones de Coahuila e Hidalgo equiparándolo con el que tendrá la Ciudad de México. Nada más alejado de la realidad.

De entrada, el Acuerdo del INE para Coahuila e Hidalgo se basó justamente en una medida oportuna para la atención de la emergencia sanitaria en razón de que ambas entidades tenían de forma muy cercana el inicio de sus campañas electorales y, como sabemos, generalmente son eventos en donde se hacen actos públicos, donde se congregan un número importante de ciudadanas y ciudadanos, así como también observamos promotores del voto que van casa por casa convenciendo al posible electorado.

En tanto, la Ciudad de México no está en elecciones. Tiene programado iniciar su proceso electoral con una sesión pública de su Consejo General la primera semana de septiembre y la jornada electoral se efectuaría hasta el año que entra.

Como podemos observar, estamos ante la presencia de un esquema engañoso y hasta tramposo.

De igual forma, la petición de Morena estaría fuera de lo que mandata la Constitución Federal en el sentido de que cualquier cambio a las leyes electorales debe de hacerse en un plazo menor a 90 días antes del inicio del proceso electoral. Esto significa que se está fuera de dicho plazo.

De todas formas, habrá que estar atentos al pronunciamiento de ambas tanto del Instituto Electoral de la Ciudad de México como del Instituto Nacional Electoral.

Al final, en el incumplimiento de incorporar a la legislación electoral todo lo referente a la violencia política en razón de género los más perjudicados son justamente la ciudadanía y, una vez más, el género femenino.

¡Hasta la próxima!