Las encuestas sobre preferencias electorales son productos intangibles, aunque perecederos. Refieren solamente a las intenciones de la ciudadanía al momento en que se toma la información. Pueden ser una fotografía más o menos borrosa del presente, pero jamás son toma de algo futuro.

Actualidad de los datos

Como método de conocimiento de la realidad, las encuestas pueden ser la herramienta más confiable, pero siempre y cuando los datos que se consulten sean recientes. De otra forma, en vez de un conocimiento actual, se estará haciendo una recreación histórica.

La validez de los resultados de una encuesta está sujeta a su actualidad, pues fácilmente dejan de tener vigencia sus estimaciones. Unos cuantos días después de que se toman los datos, la realidad habrá cambiado y las estimaciones que se obtendrían serían ya distintas.

Agregados de encuestas

Existen también agregaciones de resultados de diversas encuestas con características comunes. Estos métodos, si bien tenderían a amortiguar errores de cada medición en particular, no suponen un pronóstico, sino simplemente una estimación promedio de las encuestas, calculada conforme a determinados métodos para las fechas concretas en que se efectuaron las mediciones.

Incluso, las estimaciones de probabilidad de triunfo producto de los sistemas de apuesta no son pronósticos, sino tan solo el reflejo de las expectativas de victoria otorgadas a cada contendiente por los apostadores hasta el momento en que se estiman los momios.

Pronósticos electorales

Las estimaciones producto de una encuesta científica sobre preferencias electorales no permiten ni pretenden ser un pronóstico respecto de sucesos posteriores al momento de la medición. Esto no es solamente una declaración formal. Es imposible conocer, a partir de una medición hecha en un momento específico, lo que ocurrirá posteriormente.

Claro que es posible realizar proyecciones de las preferencias electorales con base en distintas encuestas levantadas en diferentes momentos a lo largo de un lapso temporal dado. Pero esto es un análisis secundario que parte de supuestos que pudieran ser incorrectos, como la preservación de las tendencias observadas en el período para el que se cuenta con mediciones.

Como por lo general toda serie de mediciones homogéneas incluyen pocos momentos observados, que por lo común se cuentan con los dedos de una mano o que en el extremo no rebasan la veintena de puntos, toda proyección mediante técnicas estadísticas de extrapolación resultará escasamente precisa y la consistencia futura de las trazas registradas, será dudosa.

Puedes leer: ¿Se puede llegar a toda la población en una encuesta?

@ricartur59 | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información