Opinión

¿Qué le pasa a Claudia Sheinbaum? Su silencio por la carrera electoral

Triste el día que Claudia Sheinbaum decide quedarse callada para que Lopez Obrador no se incomode, no la borre de la lista de presidenciables. | Ana Villagrán

  • 24/06/2021
  • Escuchar

Pobre Ciudad de México, tan lejos de los buenos gobiernos y tan cerca del corazón de López Obrador.

Algo preocupante está pasando con la Jefa de Gobierno. Hoy salen notas donde dice que solo el presidente va a hablar de un tema donde ella puede salir como responsable, el de la L12. Pero siendo ella la que rige la vida en la Capital, provoca muchas dudas esta manera tan evasiva de gobernar. 

Estoy segura que todas y todos nos imaginamos el tremendo regaño que debe haberse llevado después de los resultados del 6 de junio. Más allá que el presidente aún viviendo aquí imagine desde su burbuja de cristal que los clasemedieros somos ahora el enemigo a vencer, a Claudia le ha faltado mucha sensibilidad. Si en algún momento llegamos a creer que sería una buena gobernante evidentemente nos equivocamos. 

Que Claudia no quiera hablar de algún tema que la incomode, se entiende (no se justifica) pero lo entiendo como figura pública, sin embargo que decida arbitrariamente quedarse callada ante una tragedia donde 26 personas perdieron la vida, y para no cometer más errores que entorpezcan su camino electoral ella decida que su jefe político y también jefe del Ejecutivo Federal va a ser quien hable por ella, no solo es patético, es irresponsable. También nos muestra el nivel de control que tiene López Obrador sobre ella. Es angustiante.

A lo largo de ya estos casi 3 años la hemos visto ponerse de tapete en varias ocasiones. Se puso de tapete con lo del Fondo de Capitalidad, con el tema de la austeridad para sus dependencias y el presupuesto de la ciudad, se puso de tapete en el tema de las vacunas, ha gobernando permitiendo los esquemas de corrupción en sus dependencias y en las Alcaldías donde gobierna Morena. Casi le matan a su Secretario de Seguridad Ciudadana. Dejó que quebraran miles de negocios grandes y pequeños para no darle la espalda a la estrategia “de rescate” fallida implementada por la 4T. Se negó a tomar medidas fuertes para evitar el contagio del covid-19, violentó feministas, dejó que se robaran dinero de tarjetas de apoyo covid. No ha corrido a la titular del Metro pese a incendios, accidentes, derrumbes, etc. ¿QUÉ PASA CON CLAUDIA SHEINBAUM

No te equivoques, los resultados del pasado 6 de junio tienen que ver con eso, con un hartazgo generalizado de su fanatismo, de que creen que la gente por una ayuda social va a aceptar un mal gobierno o de pocos resultados. 

El discurso de fantasía de las mañaneras no tiene más efecto que en YouTube, en Canal 11 y el periódico que tiene como panfleto oficial así que NO Claudia, tu aspiración presidencial no vale tu silencio ni el que ignores los problemas de la ciudad solo para no regarla o equivocarte más. Tú eres la Jefa de Gobierno, y las y los 9,209,944 habitantes de ésta increíble e inmensa ciudad merecemos que nos guíe alguien que esté a la altura de los problemas de la misma. 

Respetaríamos más a una mandataria capitalina que hoy siguiera dando la cara con los problemas del Metro, del agua, de la seguridad, de la economía, de violencia contra las mujeres y animales, contra la ciudad misma. Triste el día que Claudia Sheinbaum decide quedarse callada para que Lopez Obrador no se incomode, no se enoje, no la borre de la lista de presidenciables. Al tiempo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.