Opinión

¡Qué gane México!

Si México se impone a Holanda puede ganar el mundial. Los equipos europeos andan de capa caída, han mostrado muy poca resistencia al calor y los conjuntos latinoamericanos han crecido

  • 28/06/2014
  • Escuchar

Uruguay ha dado una gran batalla, Argentina mantiene un ritmo tranquilo pero seguro, Brasil está en su casa, Costa Rica es una sorpresa, Chile mandó a su casa a una potencia europea y México tiene un magnífico portero y un entorno favorable.

La energía positiva que recibe el equipo tricolor del pueblo mexicano no es un dato menor, la gente ansía un triunfo. En medio de la crisis, el desempleo, la carestía de alimentos, el fracaso de las reformas estructurales, el pueblo mexicano anhela anotar un gol, lograr una victoria en algún terreno. Están dadas las condiciones. El gobierno mexicano también lo necesita. La popularidad de Peña Nieto sigue en caída libre. Él lo necesita pero el pueblo mexicano también quiere que el nombre de su país se recupere, se sobreponga frente a tanta vapuleada del poderío internacional.

Por nuestra parte, deseamos fervientemente que gane México en Brasil y aquí, en su propia tierra, que derrote a Holanda, sede metrópoli de la tenebrosa transnacional petrolera Shell, que gane allá y que se canté el Himno Nacional Mexicano y se ondee la bandera tricolor en los estadios de fútbol como también en los campos petroleros, en las refinerías y en las plantas petroquímicas, en las graseras y en las gasolineras.

Por eso gritaremos ¡Qué viva México en el fútbol y en la industria energética! A ganarle a Holanda y a ganarle a la Shell. Que así sea.

 

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.