Opinión

¿Qué esperar de estas elecciones?

Todo indica que lo que realmente importa es la estrategia de campaña y la operación política.

  • 26/05/2016
  • Escuchar

Las elecciones que se van a llevar a cabo el próximo 5 de junio han generado mucha expectación entre políticos y analistas por diversas razones, entre las que se encuentran el número de gubernaturas que se disputan, el porcentaje del padrón electoral que representan dos de ellas -Veracruz y Puebla-, la participación y el nivel de incidencia de los candidatos independientes, o la modificación de las tendencias y lo cerrado de los escenarios que se perfilan en algunas entidades como Tamaulipas y Tlaxcala.


Incluso algunos consideran que los resultados que arrojen los 13 estados -en Baja California no hay elecciones para gobernador pero están en juego las presidencias municipales- definirán las aspiraciones cuando menos de los dirigentes del PRI y del PAN, y también pueden constituir un preludio de lo que veremos en las elecciones presidenciales del 2018.


Sin embargo, a pesar de su innegable relevancia, una vez más las elecciones han dejado mucho que desear. Tal parece que la inseguridad, las gravísimas violaciones a los derechos humanos, la precaria situación económica y los escándalos de corrupción no merecen mayor atención de partidos y candidatos -salvo cuando se trata de atacar al adversario-, y se percibe una gran indiferencia a las necesidades, preocupaciones y demandas de la población. Todo indica que lo que realmente importa es la estrategia de campaña y la operación política.


En estas semanas hemos visto lo mismo de siempre. Una ofensiva invasión de propaganda con millones de spots que no dicen nada, dispendio de recursos, proliferación de promesas que no se sabe cómo podrán cumplir, y sobre todo una serie de acusaciones que si tan sólo la mitad tuvieran algo de cierto sería suficiente para escandalizar a cualquiera. Para quienes hemos dado seguimiento a las campañas, nos es difícil recordar un planteamiento serio, un debate interesante o simplemente conocer la posición de los candidatos respecto a los grandes temas de la agenda pública.


No se dan cuenta que, como bien lo señala Mauricio Merino, lo único que están haciendo en su empecinamiento por ganar a costa de lo que sea, es seguir contribuyendo a la degradación de la vida política nacional.


El panorama no es muy alentador para los electores y será muy interesante observar cómo van a reaccionar ante una oferta política tan pobre, particularmente en el caso de los jóvenes menores de 29 años que representan aproximadamente el 30% del padrón y que aún y cuando están decepcionados de la política y cada vez guardan un menor sentido de identidad o pertenencia con los partidos, están conscientes de la importancia de su participación.


No hay mucho qué esperar de estas elecciones, pero debemos hacer votos porque la jornada del domingo 5 de junio se desarrolle en forma pacífica, en un marco de civilidad y que como en ocasiones anteriores, los ciudadanos manden un mensaje claro a la clase política que tarde o temprano tendrá que terminar por entender.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.