Opinión

¿Pulverizar el voto?

Por José A. Sosa Plata.

  • 27/07/2017
  • Escuchar

Las decisiones que se tomarán en la #XXIIAsambleaPRI marcarán, en buena medida, el tipo de competencia que tendremos en las #Elecciones2018. El método para nombrar al candidato o candidata a la Presidencia de la República será fundamental para saber si la pulverización del voto es o no su mejor opción para ganar.

El dilema que deben resolver es muy complicado.

Hasta ahora, predominan dos tendencias. Una, la de quienes piensan que la única forma de ganarle a Andrés Manuel López Obrador es ampliando el abanico de las candidaturas partidistas e independientes. Otra, que propone elegir a un personaje fuerte y carismático.

En ambos casos, los retos son enormes.

Para empezar, porque la decisión de pulverizar representa altos niveles de riesgo frente de la dureza del voto que tiene el presidente de #Morena, quien se mantiene a pesar de todo con una intención promedio de 30 puntos porcentuales.

Luego, por el tiempo que han perdido.

Y además, porque no parece sencillo construir, en tan poco tiempo, el perfil político de un hombre o mujer con la capacidad de dar respuesta a las expectativas y necesidades de una ciudadanía con tan mal humor social, como no se veía desde hace tiempo.

Frente a los dos escenarios, nadie tiene seguro el triunfo.

Si bien el #PAN cuenta con tres figuras altamente competitivas (Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle), la ruta del Frente Amplio Democrático (#FAD) podría ampliar sus posibilidades en caso de que la nueva dirigencia del #PRD estuviera de acuerdo en apoyar a un o una panista.

La elección de tercios, entonces, parece factible.

Para que así sea, las y los candidatos independientes tendrían que pasar casi inadvertidos, lo cual no sería extraño  si tomamos en consideración las restricciones que la legislación electoral les ha impuesto.

¿Podrá el #PRI elegir a quien pueda alcanzar los 30 puntos?

La primera prueba de fuego la tendrá que superar en el proceso de selección interna. Si el acuerdo es que surja de una designación directa, el siguiente paso —antes de enfrentar a López Obrador— tendrá que ser evitar una división que termine mandando al elegido al tercer lugar.

Si la base lo decide, el éxito dependería de otros factores.

El método es importante, pero más lo será el perfil de las y los aspirantes. Si la selección se limita a las figuras que hoy están en el primer círculo del presidente Enrique Peña Nieto, todo el proceso podría ser percibido como una simulación.

El cambio estaría en incorporar a personajes “ciudadanos”.

O, en su caso, a políticos que no cumplan los requisitos que hoy marcan sus estatutos pero que tengan arraigo entre la sociedad. Sería un procedimiento pragmático que no es nuevo, pero que podría ser una tabla de salvación frente a los números bajos que vienen registrando las encuestas desde hace más de un año.

Por eso, las negociaciones están despertando mucho interés.

La decisión final sobre el método de selección la tiene el Presidente de la República. No podría ser de otra forma en un partido con la historia y las características del #PRI, a pesar de los efectos que produjo la alternancia del año 2 mil en este instituto político.

La disciplina terminará imponiéndose.

No obstante, la aceptación pasiva de poco sirve si no hay detrás de las decisiones una #Estrategia política que le de sustento, visión y trayectoria. César Camacho Quiroz, coordinador de la fracción parlamentaria en la Cámara de Diputados, lo sabe y por eso afirmó que “abrir la decisión de las candidaturas a la militancia no garantiza el triunfo”.

En efecto, se trata de algo relevante pero no del factor determinante.

La clave está en el tipo de personaje que se va a elegir. Y éste puede surgir de un tradicional “dedazo” o de una elección abierta, transparente y democrática. Visto así, el problema de fondo está en encontrar a la persona que tenga la capacidad de lograr por lo menos 25 puntos en las preferencias antes de que termine el año.

¿Y si no la encuentran?

Entonces lo más probable es que se opte por la pulverización, por el afianzamiento o la reconstrucción de las coaliciones y por la vía de la negociación con otras fuerzas políticas si es que, como se prevé, Andrés Manuel López Obrador se mantiene en la zona de seguridad en que aún se encuentra.

#ConsultoríaPolítica | #ComunicaciónPolítica | #Estrategia |

#Elecciones2018 | #XXIIAsambleaPRI | #HumorSocial | #FAD

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

Twitter @sosaplata

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.