Opinión

Promovamos la campaña del miedo

Nos encontramos con el miedo de seguir escuchando que cada día hay un nuevo político acusado de corrupción | Ismael Jiménez

  • 23/05/2018
  • Escuchar

No es extraño que a poco más un mes de realizarse las elecciones por la Presidencia, distintos actores de la sociedad junto con algunos candidatos a la Presidencia, intensifiquen la campaña del miedo entre los mexicanos que votarán para elegir al próximo presidente.

Era de esperar que los contrincantes de López Obrador utilizarían ese artilugio para tratar nuevamente, de evitar que llegue a la Presidencia de la República. Quizás como método, el miedo sea un elemento válido para detener la llegada de un gobierno de corte populista, o de ultra derecha.

Existen ya demasiados problemas en el mundo y en este país para tener que lidiar con gobiernos de corte extremista -sea cual sea su ideología-, que orillen a la sociedad a tener que adoptar una posición en el extremo contrario de quienes gobiernan o pretenden hacerlo y así con ello, dividir a la ciudadanía en pos de hacer valer una posición política.

Campaña del miedo

Coincido completamente con la propaganda del miedo, pues es un hecho que hoy en día los mexicanos vivimos con miedo. Todos los días encontramos titulares con noticias de violencia, secuestro, desapariciones, tráfico de personas, enfrentamientos entre narcotraficantes y las fuerzas de la marina, del ejército o con los cuerpos policiacos.

Los medios de comunicación masivos, también nos enteran de actos de corrupción, por parte de todos los niveles de gobierno y en todos los niveles donde se imparte justicia, del abuso de los ministerios públicos, del abuso de autoridad de policías de todos los niveles de mando coludidos con el narcotráfico, el secuestro, la extorsión y el abuso de poder.

Nos encontramos con el miedo de seguir escuchando que cada día hay un nuevo político ya sea diputado, senador, alcalde, presidente municipal, gobernador y funcionarios públicos de todos los niveles, acusados de corrupción, peculado y tráfico de influencias.

De empresarios sin escrúpulos que corrompen y son corrompidos, que evaden impuestos y luego señalan la corrupción, que en su infinito cinismo y nulo compromiso con la sociedad evaden la justicia con todos los artilugios que sus canonjías y dinero se los permite.

En un ambiente como el descrito, los mexicanos tenemos miedo, miedo de salir a las calles, de que nos secuestren las policías o los grupos del crimen organizado, de que secuestren a nuestras hijas o nuestros hijos para después prostituirlos o de que sean arrojados a una fosa clandestina.

Impunidad

Miedo de tener un nuevo gobierno que solape, encubra y proteja todos los factores que provocan el miedo de los mexicanos, de que sigan asesinando periodistas y activistas sociales que denuncian los actos de corrupción, de que sigamos viviendo en un país de impunidad en donde impera la ley del más fuerte.

Tenemos miedo de que esa mala política de terror implementada desde hace doce años nunca termine y continúe con el derramamiento de sangre, de que en un proceso de amnistía “legal e inteligente” se premie a los narcotraficantes para convertirlos en empresarios.

Los mexicanos tenemos miedo de que independientemente de quien gane las elecciones presidenciales, haga poco o nada para que la situación actual del país cambie en beneficio de todos sin excepción.

Mejor placebo democrático, votar por un independiente

@ijm14 | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.