Opinión

PRIANRD contra AMLO

¿Hasta dónde será posible el escenario de panistas que semblantean unirse al PRI? | Jorge Ramos Pérez

  • 06/07/2020
  • Escuchar

Hace un par de meses panistas sondearon cómo se vería una alianza PRI-PAN. En ese momento la consideración que expresé fue que Acción Nacional nació en 1939 en franca oposición al priísmo del general Lázaro Cárdenas. De hecho, la primera gubernatura de oposición, así haya sido una concertacesión, fue para el PAN, y la primera alternancia en el 2000 en Los Pinos ocurrió con un abanderado panista.

En ambos bandos siempre ha habido concertacesionistas y ultras radicales. Felipe Calderón, por ejemplo, vomitaba con el priísmo, aunque alguna vez lo escuché hablar del “pequeño priísta que todos llevamos dentro”.

Un concertacesionista nato era el jefe Diego Fernández de Cevallos a quien en el salinismo le llamaron La Ardilla... porque no salía de Los Pinos. Siempre se acusó, aunque lo negó en todo momento, que Diego aflojó el cuerpo en su campaña en la elección presidencial de 1994 para que Ernesto Zedillo pudiera ganar.

¿Es posible pensar en una alianza PRI-PAN en el 2021, para el Congreso o alguna de las 15 gubernaturas en disputa? Insisto, siempre han sido como el agua y el aceite, desde sus inicios en el siglo pasado... pero en ocasiones han logrado la mezcla que cualquier premio Nobel desearía: unir el agua y el aceite.

El pasado 2 de julio, un aniversario del triunfo de Fox cuando sacó al PRI de Los Pinos, Alejandro Moreno, presidente nacional del PRI, emitió un comunicado en donde específicamente declaró que “es un partido de izquierda que surgió de un legítimo derecho de construir y aportar a la democracia mexicana. Estamos abiertos a escuchar y a dialogar, y a abrir un puente de comunicación dentro de lo que permite la ley electoral”.

¿En serio? ¿Hasta dónde será posible el escenario de panistas que semblantean unirse al PRI? ¿Hasta dónde va en serio en los piropos Moreno, a quien se motejaba A(m)lito por su cercanía con López Obrador?

En este contexto reapareció este fin de semana Manlio Fabio Beltrones. Su nombre, por cierto, no ha sido mencionado por ninguno de los instrumentos de castigo de la 4T, mucho menos de los labios del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En un foro, el político habló en contra de los “golpistas” y, curiosamente, señala a la “derecha sumamente rancia, que pululan enmascarados o disfrazados de sociedad civil”. Y le pide al PRI alejarse de ellos.

El 4 de febrero de 2019 en este espacio se dio a conocer la integración de un grupo de políticos e intelectuales, afines al ex candidato presidencial del PAN Ricardo Anaya. Días después lo confirmó el gobernador Javier Corral en entrevista con Roberto Zamarripa en Reforma.

El 16 de enero, un par de semanas antes, la periodista Lourdes Mendoza reveló en su columna de El Financiero que ocho poderosos empresarios pondrían 20 millones de dólares cada uno para crear un fondo que operaría contra Morena.

Ya en plena pandemia por covid-19, el presidente López Obrador difundió un documento un poco irrisorio en torno al BOA, una supuesta alianza contra la 4T.

En eso andan.

Punto y aparte. Hugo López-Gatell admitió que es verídica la revelación de Mariluz Roldán en La Silla Rota, que difundió ampliamente el Wall Street Journal, sobre el desfase de casi 18 mil muertes por covid-19 apenas al 19 de junio. Por eso es dable preguntarse si ahora que estamos por encima de los 30 mil muertos, en realidad son más de 50 mil. El subsecretario sigue escondiendo los datos y se escuda en tecnicismos. Menos saliva, doctor Hugo López-Gatell y más honestidad. Cada uno de los muertos es una historia de dolor. Ojalá tenga la conciencia tranquila.

Punto final. ¿Cuántos miembros del equipo presidencial están recogiendo las fotos familiares de sus oficinas para ir por una gubernatura? Se frotan las manos. Y por cierto, hay un equipo político que acompaña a uno de ellos desde hace muchos años y se alistan para la campaña.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.