Opinión

PRI: ‘Nada le han enseñado los años…’

Con decisiones como las que se vieron el 16 de julio poco o nada se puede esperar de una recuperación política y electoral del PRI. | Joel Hernández Santiago

  • 18/07/2018
  • Escuchar

No. No entienden. Nada parece que ocurrió al Partido Revolucionario Institucional que se supone que debiera intentar el control de crisis; de su crisis, y comenzar a recoger los pedazos que quedaron esparcidos por aquí o por allá luego del famoso “tsunami López Obrador”, no será.

Todavía hace unas semanas suponían que remontarían los presagios que le auguraban una pérdida electoral monumental. A principios de mayo quitaron a Enrique Ochoa Reza de la presidencia del partido y se la devolvieron a un priista, René Juárez Cisneros, quien gobernó Guerrero de 1999 a 2005 y quien es parte de esa estirpe de priistas de viejo cuño.

Pero ya nada se podía hacer

Las cartas ya estaban echadas desde hace tiempo. Desde hace poco menos de seis años, en 2012 cuando ganaron la elección presidencial y estados y municipios y legisladores. Pero desde entonces comenzaron a ser excluidos de sí mismos y del gobierno al que llegaron después de doce años de un panismo incoloro-insaboro-descafeinado y muy dañino.

Aquel año se dijo que la mayoría votó por el Revolucionario Institucional, el partido que había hecho una campaña extremadamente costosa y beligerante: “AMLO es un peligro para México” fue la consigna para descalificar al candidato de la oposición que mostraba una fuerza creciente entre electores a los que el PRI descuidó no sólo como partido, sino como gobierno.

Pero en estos años, los priístas dejaron hacer. Dejaron pasar. Permitieron que en su nombre se gobernara bajo una regla única de poder único. Y cuando esa regla los rebasó no dijeron nada: si había quejas casi silenciosas pero todos –o casi todos- fueron obedientes hasta la ignominia.

Al final la hecatombe: AMLO 53.19% de la votación para ser presidente; Ricardo Anaya 22.27%; José Antonio Meade (PRI) en un lejísimo tercer lugar con apenas 16.40 de los votos y un señor al que apodan “El Bronco” que corrió con el membrete de la independencia consiguió 5.23% apenas.

Por supuesto hubo un primer rasgo de dignidad democrática cuando el señor Meade salió poco después de las 8 de la noche del 1 de julio para reconocer que “los resultados de la elección no le eran favorables”.

Pero los resultados están ahí. Son irremediables. En adelante la dirigencia priísta habló de un fracaso inesperado; habló de errores de estrategia; dijo que su opositor tenía todo a su favor, incluso el despecho e indignación de millones de priistas que decidieron castigar a su partido.

Control de crisis

Y, decíamos, comienza el control de crisis. ¿Pero de veras quieren controlar la crisis: su crisis?

Parece que no. No entienden nada. Ni el mensaje de sus militantes ni de los que alguna vez fueron sus simpatizantes. Incluso, gente del gobierno priista votó en contra del PRI. Es tal el grado de enojo y hasta indignación de quienes fueron excluidos y castigados todos estos años.

¿De veras quieren controlar la crisis así como se vio el 16 de julio en una imagen verdaderamente patética por lo funesta y casi en tono de réquiem? ¿Y por qué la renuncia abrupta a la presidencia del PRI de René Juárez Cisneros, este día? Luego, ‘alguien’ impuso como presidenta del tricolor a Claudia Ruiz Massieu, sobrina de Carlos Salinas de Gortari, hija de un priista muerto de forma trágica, José Francisco Ruiz Massieu y de Adriana Salinas de Gortari.

Independiente de sus lazos familiares o aun capacidades académicas y experiencia como legisladora o Canciller mexicana…

¿De veras piensan los priístas de todo el país, de todas las escalas, de todas las cuadraturas federales y estatales o municipales que será ella, la señora Ruiz Massieu, quien habrá de rescatar a ese PRI que lanza estertores de dolor aun cuando fuera por unos cuantos días mientras se lleva a cabo la gran Asamblea Nacional para designar al nuevo presidente del PRI?

A su renuncia Juárez Cisneros dijo: “La transformación que requiere nuestro partido debe de ser del tamaño que fue la derrota”, y preguntó si el electorado: “¿Nos cambiaron porque no cambiamos?” Sí. Por eso y más: Por la imposición, la falta de democracia, la ausencia de consulta e inclusión de los priistas de todo nivel y en todo el país.

Junto a la señora Ruiz Massieu va como secretario general del PRI el ex gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez (2011–2017), quien entre dimes y diretes cedió los trastos del gobierno al priista Miguel Riquelme Solís y quién podría ser el presidente de este Instituto político. ¿Será?

Y de vuelta a lo ya caminado. Y de vuelta a mirarse en un espejo engañoso. Parece que ahí no pasó nada, pero pasó todo: un 16 por ciento de la votación presidencial es nada comparado con todo aquello que fue, que pudo ser y que ya no es.

Pero lo dicho: Con decisiones como las que se vieron el 16 de julio poco o nada se puede esperar de una recuperación política y electoral del PRI. Ahora que perdieron casi todo en el país; que en el Congreso serán una presencia ruinosa y débil, que en los estados hay desbandadas porque el PRI era un partido de puestos-privilegios-poder: de eso que ya no hay…

¿O es que acaso están decididos a desaparecer como PRI y transformarse en otra entidad política en tiempos de crisis de partidos? Ya lo veremos. Pero lo que sí se ve, ya, es que “nada le han enseñado los años; siempre caen en los mismos errores…”

Paisaje después de la batalla

@joelhsantiago  | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.