Opinión

¿Presidenciables estancados?

Especialistas en #ComunicaciónPolítica opinan que, hasta ahora, las precampañas no han incidido de manera significativa en las tendencias | José Antonio Sosa

  • 01/02/2018
  • Escuchar

Enero terminó sin sorpresas comunicacionales en las precampañas a la Presidencia de la República, pero también sin grandes movimientos en las encuestas publicadas. Aunque algunos medios de comunicación informaron de movimientos interesantes en las intenciones de voto, lo cierto es que los precandidatos presidenciales están estancados.

La situación es comprensible

Sobresalir, romper paradigmas o provocar emociones en los usuarios de las redes sociales es algo muy complicado, sobre todo cuando se trata de temas relacionados con la política. Cambiar opiniones en estos medios es relativamente fácil, pero modificar una actitud representa uno de los mayores retos en el proceso electoral.

El humor social tampoco está ayudando


Mucho menos el bombardeo de los millones de spots y de “noticias” al que está sometida día a día, hora a hora, minuto a minuto, toda la sociedad. La saturación, dispersión, heterogeneidad y fugacidad de los mensajes dificultan que la ciudadanía pueda tener información clara y concreta de quiénes son en realidad los aspirantes y qué nos ofrecen.

El puntero sigue siendo Andrés Manuel López Obrador

Te sugerimos leer: Anaya se acerca a 6 puntos de AMLO; Meade se rezaga


El segundo lugar lo siguen disputando, según la encuesta que se revise, José Antonio Meade y Ricardo Anaya. Pero ninguno de los dos está todavía lo suficientemente cerca como para poner en riesgo al precandidato de #Morena, #PT y #EncuentroSocial.

Las campañas no prenden, opinan algunos


Los conflictos internos en los partidos, la falta de efectividad en el discurso de los precandidatos y la debilidad en las tácticas de comunicación de sus estrategias, tanto en medios tradicionales como digitales, hacen parecer que el retorno de inversión durante este periodo ha sido poco productivo.

Te sugerimos leer: Costará elección federal más de 28 mil mdp a mexicanos

Por lo anterior, los muchos miles de millones de pesos que está costando el proceso electoral tendrían que ser vigilados, pues la efectividad del actual modelo de #ComunicaciónPolítica, de la legislación vigente y el impacto profundo que se dice tienen las #RedesSociales, están en duda.

Lo cierto es que hoy resulta prematuro llegar a conclusiones definitivas. Por un lado, porque si bien Andrés Manuel López Obrador sigue marcando la agenda mediática y digital y se mantiene en el indiscutible primer lugar de las preferencias, no ha logrado romper el techo que ha tenido desde hace varios meses. Para López Obrador, esta no es una buena noticia.

Por el otro, porque los equipos de Meade, Anaya y los candidatos independientes solo se han movido muy poco, aún cuando el dato más significativo es que Anaya parece estar conquistando el frente anti AMLO. Por lo tanto, Meade tiene el reto mayor de las precampañas.

El dato revelador de este periodo, entonces, está en quién tendrá mayores posibilidades de competir con Andrés Manuel y si la tendencia final en junio será una elección entre dos o entre tres rivales. A 11 días de que termine el periodo de precampañas, la duda prevalece.

En este contexto, todos los equipos tendrán que replantear sus estrategias.

Una vez que pase la curva de aprendizaje (no olvidemos que en este proceso se están presentando varias situaciones inéditas), ojalá presenciemos en el periodo de campañas una de las contiendas más intensas y apasionantes de nuestra historia y de nuestra democracia.

También lee: ¿Transfugas, oportunistas, chapulines?

Preguntas y comentarios a sosaplata@live.com

@sosaplata | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.