Opinión

¡Prensa, no disparen!

Juntos podemos forjar una visión que asegure la libertad de expresión y garantice el avance de México en búsqueda de un mejor gobierno y sociedad

  • 19/08/2017
  • Escuchar

En su informe semestral sobre ataques a la prensa, Artículo 19 destaca que policías, políticos, servidores públicos y criminales agredieron un promedio de 1.5 veces al día a reporteros y fotógrafos. En total, 276 ataques en sólo 6 meses, una cifra que va en claro aumento si la comparamos con los 218 de los primeros seis meses del 2016.

También aumentaron los asesinatos, perfilándose 2017 como el más mortífero en México para los periodistas, ya que en todo 2016 se registraron 11 ejecuciones de reporteros, en la primera mitad de 2017 ya se registraban 6, siendo el mes de marzo el que destaca con tres reporteros ejecutados: Miroslava Breach, Cecilio Pineda y Ricardo Monliu. A estas alturas del año, ya son ocho.

Para Artículo 19, el reportero michoacano Salvador Adame continúa en calidad de desaparecido. Su familia no acepta el resultado del peritaje. Sería el noveno periodista asesinado.

En mayo, tras la ejecución de Javier Valdez, Enrique Peña Nieto anunció que aumentaría el presupuesto del mecanismo de protección a periodistas… ahora sólo evidencia la falta de rigor en México para investigar estos crímenes porque no hay un solo detenido por ninguno de los ocho periodistas asesinados este año.

Estos asesinatos son penosos, dolosos y culposos, porque México sigue ocupando los primeros lugares donde ejercer el periodismo es una profesión de alto riesgo, pese a la existencia del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Nuestro compromiso como sociedad o gobierno debería ser el de apoyar y expandir la libertad de prensa y el libre intercambio de información en la era digital del siglo XXI. Juntos podemos forjar una visión que asegure la libertad de expresión y garantice el avance de México en búsqueda de un mejor gobierno y sociedad.

Esta semana en DIORAMA, mis recomendaciones literarias:

El curioso incidente del perro a media noche (Salamandra) de Mark Haddon. Esta es una novela que no se parece a ninguna otra. Elogiada con entusiasmo por autores consagrados como Oliver Sacks e Ian McEwan, ha merecido la aprobación masiva de los lectores en todos los países donde se ha publicado, además de galardones como el Premio Whitbread y el Premio de la Commonwealth al Mejor Primer Libro.

Su protagonista, Christopher Boone, es uno de los más originales que han surgido en el panorama de la narrativa internacional en los últimos años y está destinado a convertirse en un héroe literario universal de la talla de Oliver Twist y Holden Caulfield. A sus quince años, Christopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico. Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable.

Emulando a su admirado Sherlock Holmes — el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos —, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a develar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

Me llamo Lucy Barton (Duomo Ediciones) de Elizabeth Strout. En unahabitación de hospital, en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice.

En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.

Corrupción policial (RBA) de Don Winslow. Denny Malone es “el rey de Manhattan Norte”, un condecorado sargento del Departamento de Policía de Nueva York y el auténtico líder de “La Unidad”. Malone y sus hombres son los más listos, los más duros, los más rápidos, los más valientes, los más malos y los más corruptos. Ahora su corrupción está a punto de salir a la luz y Malone se verá obligado a transitar por la delgada línea que separa la traición a todo aquello en lo que cree y su propia supervivencia. Ahora, Denny Malone deberá decidir de una vez por todas qué significa ser un buen policía.

La chica que dejaste atrás (Suma de Letras), de Jojo Moyes. En 1916 el artista francés Édouard Lefèvre ha de dejar a su mujer, Sophie, para luchar en el frente. Cuando su ciudad cae en manos de los alemanes, ella se ve forzada a acoger a los oficiales que cada noche llegan al hotel que regenta. Y desde el momento en que el nuevo comandante posa su mirada en el retrato que Édouard pintó a su esposa, nace en él una oscura obsesión que obligará a Sophie a arriesgarlo todo y tomar una terrible decisión.

Casi un siglo más tarde, el retrato de Sophie llega a manos de Liv Halston como regalo de boda de su marido poco antes de su repentina muerte. Su belleza le recuerda su corta historia de amor. Pero cuando un encuentro casual revela el verdadero valor de la obra, comienza la batalla por su turbulenta historia, una historia que está a punto de resurgir, arrastrando con ella la vida de Liv.

Vivo o muerto (Roca Editorial), de Michael Robotham. Audie Palmer ha pasado los últimos diez años de su vida en prisión por un delito de robo armado, en el que, cuatro personas resultaron muertas, incluyendo a dos miembros de la banda de asaltantes. Siete millones de dólares desaparecieron en dicho robo y todo el mundo cree que Audie sabe en dónde está el dinero.

Durante diez años, Audie ha sido golpeado, apuñalado, estrangulado y amenazado por los guardias de la cárcel, por el resto de presos y por mafiosos, todos ellos en búsqueda de la respuesta a una sola pregunta; ¿dónde están escondidos los siete millones de dólares que desaparecieron hace casi una década? Pero de repente, Audie desaparece el día antes de cumplir su condena.

En ese momento, comienza la frenética y desesperada búsqueda de Audie, lo que nadie se puede imaginar es que él no está huyendo. Audie está intentando salvar una vida… y no se trata solo de la de él mismo. ¿Qué clase de idiota se escaparía de una prisión el día antes de cumplir una condena de diez años? Michael Robotham ha creado a un gran héroe indefenso, un criminal honorable, envuelto en un gran misterio y preparado para guiar al lector hacia una persecución memorable.

@plumavertical