Opinión

Prensa coartada*

Con ocho víctimas mortales durante el 2020, México consolida su primer puesto como el país más peligroso para los periodistas. | Jorge Iván Garduño

  • 16/04/2021
  • Escuchar

Con ocho víctimas mortales durante el 2020 según el estudio publicado por Reporteros sin Fronteras (RSF, por sus siglas en francés), México consolida su primer puesto en la categoría de los países más peligrosos para los periodistas. El país ha registrado un invariable promedio de entre 8 y 10 periodistas asesinados cada año, esto durante los últimos cinco años, con lo que se alcanza la espeluznante cifra de casi 50 periodistas asesinados en ese periodo. Desde la llegada a la presidencia de Andrés Manuel López Obrador no han bajado los índices de violencia y asedio hacia los trabajadores de los medios de información. Persisten los vínculos entre los narcotraficantes y la clase política, y los periodistas que se atreven a abordar estos asuntos siguen siendo víctimas de asesinatos, en muchos casos de manera artera y extremadamente violenta.

Recordemos que, la labor de ofrecer noticias y análisis es de suma importancia para cualquier sociedad, ya que el oficio periodístico permite al ciudadano informarse sobre los acontecimientos más relevantes de su comunidad, país y el mundo, obteniendo así los elementos necesarios para ejercer nuestras responsabilidades como ciudadanos, pues una democracia auténtica es imposible de lograr si no hay organismos, empresas y reporteros independientes dedicados a divulgar noticias.

Muy a menudo es difícil, delicado y peligroso llevar a cabo esa responsabilidad, una responsabilidad que recae en periodistas y comunicadores que arriesgan sus vidas a diario por averiguar y difundir la verdad, para que la sociedad pueda tener los elementos básicos para ejercer su ciudadanía.

Es penoso lo revelado por Periodistas Sin Fronteras en su informe anual, porque en nuestro país fueron asesinados ocho informadores en 2020, pese a la existencia del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas. El miedo coarta diariamente el libre periodismo, y si a esto le sumamos el ataque sistemático desde la tribuna de la mañanera de AMLO contra el libre ejercicio periodístico de aquellos periodistas o medios que dicen lo que el gobierno en turno quiere que se diga o difunda, entonces tenemos como resultado al lugar más riesgoso para ejercer el periodismo.

Nuestro compromiso como sociedad o gobierno debería ser el de apoyar y expandir la libertad de prensa y el libre intercambio de información en la era digital del siglo XXI. Todos juntos podemos forjar una visión que asegure la libertad de expresión y garantice que México avance en búsqueda de un mejor gobierno y sociedad.

“Si estuviera en mí decidir entre tener un gobierno sin periódicos, o periódicos sin gobierno, sin dudarlo ni un instante optaría por lo segundo”, esto lo dijo Thomas Jefferson, y yo al igual que Thomas Jefferson prefiero un país con periódicos por encima de los gobernantes.

*Tercera entrega respecto a la situación de violencia hacia periodistas en México.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.