Opinión

¡Porque lo que no se nombra, no existe!

Es importante que los partidos cumplan a cabalidad los lineamientos para que prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la VPMG. | Norma de la Cruz

  • 21/12/2021
  • Escuchar

La frase: “Lo que no se nombra no existe” de George Stainer encierra siglos de discusiones, que nos argumentan que la palabra es el medio para construir la realidad, que sencillamente lo que no se nombra, no se ve. Y viene a colación porque el primero de diciembre el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió una sentencia: SUP-REP-456/2021.

En esta sentencia, se sanciona al Partido Encuentro Solidario al tener acreditada  “Violencia política contra  las mujeres candidatas en razón de género al incumplir con su obligación de asignar 40% de los tiempos en radio y televisión durante el periodo de campañas a sus candidatas en términos de los lineamientos para que los partidos políticos nacionales prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la violencia política en razón de género”, en su defensa el Partido Encuentro Solidario replica “Indebida aplicación de la clasificación de los materiales, pues la falta de uso del lenguaje incluyente no invisibiliza a las mujeres”. Ante esa réplica quedan las dudas, ¿acaso no saben de las luchas y discusiones por nuestro derecho a ser nombradas? ¿de las luchas contra la invisibilización de las mujeres en la historia?  ¿Qué el lenguaje manifiesta relaciones asimétricas y jerárquicas que existen entre lo masculino y lo femenino? Ya no estamos en los tiempos de la Ilustración donde se pensaba en “la igualdad, hermandad y fraternidad” pero dejando fuera a las mujeres con argumentos simplistas y estereotipados, como el empleado por Rousseau. Si bien en algún momento, todas y todos creímos en la universalidad de los neutros, pensamos que nos incluían, pero, ahora lo sabemos, solo han servido para excluirnos de la historia.

Los partidos políticos nacionales sabían desde el día en que se aprobaron los “Lineamientos para que los partidos políticos nacionales prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la violencia política contra las mujeres en razón de género” que deben otorgarse a las mujeres al menos el 40% del financiamiento público y acceso a tiempos en radio y televisión. Resulta que el partido en cuestión sólo destinó 22.4% de sus espacios en radio y TV en la difusión a favor de las candidatas mujeres del 4 de abril al 2 de junio de 2021; conductas que, limitan, anulan y/o menoscaban el ejercicio efectivo de los derechos políticos y electorales de las mujeres en el acceso a sus prerrogativas como candidatas, son constitutivas de VPMG.

La sentencia del Tribunal Electoral es de celebrar, nos marca un nuevo hito al reconocer que el incumplimiento es y será sancionado. Es importante que los partidos cumplan a cabalidad los lineamientos para que prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la VPMG, tomar los pasos necesarios para dar una expedita respuesta. Las denuncias y quejas indican que es al interior de los partidos donde se presentan manifestaciones violentas que inhiben el ejercicio pleno de los derechos políticos electorales de las mujeres militantes. 

Nuestra inclusión en los mensajes, spot y en las estrategias de campañas de comunicación es fundamental, hablarles y motivar a participar a los más de 48 millones de mujeres, incluidas en la lista nominal, que después de 66 años votando saben que bastaba con votar, que la democracia va más allá del derecho al voto y que tenemos que ser nominadas y votadas para ocupar nuestro lugar en la mesa en una democracia paritaria. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.