Opinión

¿Por qué los símbolos son tan importantes?

Notre Dame es uno de los ejemplos más destacados de los símbolos religiosos y políticos. | José Antonio Sosa Plata

  • 18/04/2019
  • Escuchar

Las imágenes de los testigos presenciales fueron más impactantes y conmovedoras que las del incendio de la catedral de Notre Dame. El fuego no solo consumía el techo de un inmueble de incalculable valor. Dañaba gravemente uno de los símbolos más apreciados de una religión… y también de una nación.

Por si no lo leíste: "Un símbolo de la cristiandad arderá en fuego purificador": La predicción de Nostradamus sobre el incendio en Notre Dame.

Los símbolos religiosos y políticos son los elementos cohesionadores más importantes de las identidades sociales. Son instrumentos retóricos que hacen perceptibles las ideas abstractas, que las representan en forma concreta. Lo hacen a través de procesos comunicativos que inspiran, que transmiten valores, crean orgullo, generan visiones de futuro o mueven a la solidaridad.

Los países los necesitan. Los sistemas políticos los requieren para subsistir. Las instituciones recurren a ellos para mantener su poder y reafirmar la confianza de la gente. Los líderes tratan de convertirse en sus portadores, aunque muchos de ellos no lo logran, pues solo se quedan en el intento.

Lee más: ¿Blindarse con símbolos?

Las religiones, desde sus orígenes, no se explican al margen de los símbolos. El protagonismo que ejercen y los ritos que los acompañan tienen siempre implicaciones sociales, económicas, culturales y políticas profundas. Los seres humanos convivimos con ellos todos los días, aunque a veces nos parezcan imperceptibles.

En los símbolos, abstracción y realidad se funden y confunden. La fusión se expresa lo mismo con una imagen visual, auditiva o audiovisual, que con una combinación compleja de éstas. Para ser más efectivos, deben crear atajos cognitivos para lograr su comprensión, para entender las ideas que pretenden transmitir, sin necesidad de dar alguna explicación.

Te recomendamos: Vicent Martínez. La importancia de los símbolos. eldiario.es, 27 de diciembre de 2013.

La Catedral de Notre Dame es uno de los ejemplos más destacados del simbolismo religioso. Y también político. Ha sido uno de los espacios más importantes en la historia de la religión católica. Es uno de los sitios más admirados y queridos que tiene el pueblo francés. La coronación de Napoleón I es tan solo uno de los momentos de gran valor histórico que ahí se vivieron.

La Catedral representa también —para la mayoría de los franceses— su origen y destino. Por eso no es exagerado afirmar que Notre Dame es un símbolo de símbolos. Por un lado, porque a lo largo de su existencia ha logrado sumar y multiplicar imágenes y objetos diversos en su espacio exterior e interior. Por el otro, porque se ha mantenido como uno de los lugares más interesantes y atractivos para los millones de personas que la visitan todos los días (entre 12 y 14 millones de personas por año, es decir una media de 35,000 por día).

Su valor arquitectónico es indudable: por su estructura, altura, geometría, estética, manejo de la luz y reliquias que contiene). Construida en la Isla de la Cité, a partir del simbolismo ascensional que caracterizaba al arte gótico, Notre Dame ha sido inspiración y referente de la literatura, el teatro, la música, la pintura y el cine. Por lo tanto, la declaración como Patrimonio de la Humanidad que se le otorgó en 1991 está plenamente justificada.

Te recomendamos: Notre Dame, símbolo del catolicismo francés, Silverio Nieto, abc.es, 16 de abril de 2019.

Las reacciones de apoyo y solidaridad que hemos visto desde diversos lugares del mundo confirman el valor simbólico que tiene la imponente edificación. La atención y espacios que los medios de comunicación han concedido a la tragedia trascienden el valor noticioso que tuvo el incendio y la acción efectiva del cuerpo de bomberos de París. El impacto emocional que provocó en millones de personas no se ve frecuentemente.

Ha pasado lo peor. Ahora vendrá la reconstrucción y el debate técnico, social y político de lo que debe hacerse con el inmueble y con otras obras Patrimonio de la Humanidad en el futuro. La crisis del lunes 15 de abril se convirtió en oportunidad porque estuvo soportada por la fuerza de los símbolos y, por qué no decirlo, también por la eficacia de la comunicación simbólica.

Lee la opinión de los expertos: Si´mbolos, rituales religiosos e identidades nacionales : los si´mbolos religiosos y los procesos de construccio´n poli´tica de identidades en Latinoame´rica / Rene´e de la Torre... [et.al.]; compilado por Aldo Ameigeiras. - 1a ed. - Ciudad Auto´noma de Buenos Aires : CLACSO, 2014.

¿Exhortos o decisiones de autoridad?

Preguntas y comentarios sosaplata@live.com

@sosaplata  | @OpinionLSR | @lasillarota