Opinión

¿Por qué estoy pidiendo cárcel para el abandono animal?

Abandonar animales merece castigo. | Ana Villagrán

  • 11/11/2021
  • Escuchar

Presenté una iniciativa en el Congreso de la Ciudad de México para pedir cárcel para todo aquel que  abandone a un animal en vía pública y que sea descubierto, el tema de pedir de 2 años a 6 meses de cárcel y entre 4 mil a 9mil pesos de multa, para quien abandone a animales no es un tema de capricho es una propuesta que obedece una exigencia de cientos de animalistas, pues estamos pidiendo que los delitos contra los animales lleguen al Código Penal. Este tema ha generado un poco de controversias sobre todo con mis amigos tuiteros abogados y unos cuantos me han dicho que esto sería populismo punitivo pues no se trata de llevar más gente a la cárcel, lo que yo les puedo decir es que no se pretende esto si no al contrario, lo que quiero es elevar la manera en la que se concibe el tema del abandono animal.

Al escribir esta columna está conmigo Sirius Black, uno de los cachorros que hace unas semanas rescaté con ayuda de la Brigada de Vigilancia Animal, misma que siempre tendrá mi respeto por la gran labor que hacen, Sirius pudo haber sido uno de los tantos cientos de miles de perros que en este país pasan hambre, violencia y frío, y que al final terminan siendo asesinados por alguien o por las inclemencias de vivir en la calle, se abandonan más de 500 mil gatos y perros AL AÑO.

Así, cuando una persona me dice que no tengo que estarme concentrando tanto en los animales o que es demasiado pedir cárcel por abandono animal lo único que está haciendo es:

1.-restarle importancia a la causa.

2.- no aceptar que ellos son una vida y toda vida merece protección y merece respeto y su abandono debe ser castigado.

La Constitución de la Ciudad de México ya nos avala para crear todos estos marcos normativos, donde cualquier tipo de violencia sea castigada y sobre todo pueda ser reconocida en un MP, eso es lo que estoy buscando, elevar el castigo y elevar la conciencia de la gente sobre que el abandono animal no es una cosa menor, que el abandono de los animales obedece a una decisión que a conciencia de una persona ya sea de la clase rica, media o pobre, dejan a los animales para que sufran.

Hace unos días desperté con el tuit de un vecino donde me mandaron video de unas personas, “una familia”, que en Iztacalco sacan con engaños a un cachorro de su casa lo alejan de su domicilio y lo dejan al intemperie para que el animal muera o sea atropellado o sea rescatado por alguien más; el tema de abandonar animales es muy grave y debería de obedecer a una conducta criminal es por ello que me fui tan elevada en esta petición y no va a ser la primera solicitud en tema de violencia contra los animales que presente de esta naturaleza, tenemos una causa firme, esto no es un capricho esto no es una moda es una búsqueda de justicia social y que cada persona y que cada mexicano y cada mexicana entienda que abandonar animales merece castigo, maltratar, dañar y que busque conscientemente lastimar una vida merece pagarlo y llegar al código penal.

Lamento que haya algunas personas inconformes al respecto, me duele que consecuenten el maltrato contra los animales, que no entiendan lo que estamos buscando este es un tema que se debe atender porque México encabeza los países con mayor maltrato y abandono en Latinoamérica y 9 de cada 10 perros que llegan a un albergue son asesinados. No nos demos por vencidos y sigamos empujando hasta que el #AbandonoAlCódigoPenal sea una realidad

Gracias por tanto apoyo mexicanos conscientes, mexicanos animalistas.

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.