Opinión

Política “huachicolizada”

Se “huachicolizó” la agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador quien se ha vuelto monotemático. | José Luis Castillejos

  • 22/01/2019
  • Escuchar

Se “huachicolizó” la agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador quien se ha vuelto monotemático. No tiene otro tema que no sea el del robo del combustible. Su verborrea cansa y lo que urge en México es generar empleos, garantizar las inversiones y dar certidumbre al pueblo que exige mejorar sus ingresos.

¿Pero cómo hacerlo con un jefe de Estado que todos los días habla y habla, desgastando al país y a su gabinete en conferencias donde el ego aflora, donde no hay otra voz cantante que no sea la de AMLO?

Difícil hallar respuesta sin que se desate una andanada de ataques de sus troles y simpatizantes. Está bien que quiera poner orden en México pero ese asunto, el de los huachicoleros, debe descansar en el ámbito policial-militar y a otro asunto.

México tiene problemas de salud, desorden financiero, problemas educativos, serios rezagos en zonas indígenas y marginadas del país, delincuencia organizada, y robo en muchos municipios y Estados.

Su lema de “me canso ganso” ya no cala. Y no cala porque hay ejemplos como el de Chiapas donde ya perdonó al ex gobernador Manuel Velasco Coello quien dejó al Estado en crisis, a mucha gente sin sus pagos por obras realizadas. Es decir saqueó al estado, empobreció a miles de personas y hoy navega soterradamente a la espera que su jefe AMLO lo llame para algún puesto. En Chiapas lo que se reclama para este politiquillo es la cárcel.

El perdón, desde luego, no es gratuito. Andrés Manuel López Obrador lo sabe pero se hace. Fue el güero quien le dio los votos suficientes para garantizarle el triunfo a Morena en Chiapas aunque para ello tuviera el desastroso gobernador que sepultar al Partido Verde Ecologista de México, que lo llevó al poder.

El diputado por el PT, Gerardo Noroña reveló recientemente en una universidad en Chiapas que “en política se trabaja con lo que hay” y en ese estado se contaba con Velasco Coello y para ello tuvo que pactar con los del PVEM y por eso, dijo, no tocan al güero.

Desde la óptica de muchos mexicanos hay un doble discurso del líder de MORENA y hoy presidente de México pues tanto que criticó a la mafia del poder pero para gobernar tuvo que pactar con estos. Hay muchos priístas que cambiaron de bando y se fueron al partido que hoy gobierna.

Otros dieron el salto del chapulín desde el PVEM como Eduardo Ramírez Aguilar quien despotricó en Chiapas contra AMLO y ahora es una prominente figura en el Senado de la República de MORENA.

López Obrador ahora la emprende contra los ex presidentes a quienes los acusa de haber fomentado el huachicoleo pero y ¿por qué no los denuncia? ¿Por qué no dispone una investigación y que vayan a la cárcel Vicente Fox, Felipe Calderón (PAN) y Enrique Peña Nieto (PRI) si es que hay suficientes pruebas de que se enriquecieron con la venta de combustible robado?

Si tiene pruebas que las aporte y vaya a fondo y los mexicanos se los agradeceremos pero si no, que cierre la boca y se ponga a trabajar en temas que urgen solucionarlos. Porque es muy fácil primero emprender, como candidato, una campaña “contra la mafia del poder” y luego dejar entrever un perdón, olvido y reconciliación para luego, con el hígado re-emprenderla contra los ex gobernantes.

No hay seriedad pues y eso le resta credibilidad al recientemente inaugurado gobierno de López Obrador.

La gente no necesita un mesías, sino un jefe de Estado. No requiere un merolico sino un gobernante que sepa estar a la altura de las circunstancias.

Y qué bueno que combata el robo de combustible porque significa que quiere hacer bien las cosas pero es necesaria la prudencia, la cabeza fría y dejar ese tema en manos de los expertos y que sean ellos los que determinen qué tanto se infiltró la delincuencia organizada en los gobiernos anteriores.

Porque es muy fácil, desde la banda presidencial, emprenderla contra sus rivales políticos. Ello sólo genera polarización, incertidumbre y pone en peligro la estabilidad nacional.

El país no está para esos protagonismos. Mientras eso ocurre hay temas centrales como el fortalecimiento de los tratados de libre comercio, el asunto de los migrantes, el abandono del campo por parte de millones de agricultores que están cada vez más empobrecidos.

Urge además fortalecer acciones que ayuden a fomentar la pesca, a transformar los productos del campo, a darle un valor agregado a la producción, a fomentar la ganadería, el comercio, mejorar la salud, atender a las comunidades indígenas que sólo son utilizadas y prostituidas electoralmente.

Aunque hay un plan de gobierno en México aún no se implementan políticas públicas para que los mexicanos tengan acceso a una buena educación, fuentes de empleo, servicios de salud.

¿Cómo le hacemos con un presidente que todos los días anda trasnochado y no deja hablar a los miembros de su gabinete?

Es tiempo que se ponga a trabajar. Es el jefe de Estado. No es el policía de la cuadra.

Para ello votaron millones de mexicanos para tener un país en orden, sin verborrea. Ojalá y escuche y dé solo una conferencia al mes porque los estómagos ya no aguantan el hambre.

Sólo cambiaron los actores pero el desorden nacional sigue siendo el mismo.

El sur, tierra de nadie

@JLCastillejos  | @OpinionLSR | @lasillarota