Opinión

Pobre señora

Debimos ver salir a Sheinbaum, así como a la fiscal Ernestina Godoy, a decir que investigarían la agresión de Simón Levy a Emma Santos. | Lourdes Mendoza*

  • 24/11/2021
  • Escuchar

"Buenos días, Eduardo. Mira, yo te agradezco todo lo que has hecho por mí, todo lo que están haciendo, pero yo sí temo mucho, yo ya estoy muy cansada, yo no quiero regresar a la Ciudad de México. Ya me siento cansada, ya son muchísimos años los que llevamos con este problema y no se resuelve; entonces, por favor, yo ya no quiero que sigan las cosas así, esta persona se va a poner más, todavía más furiosa. Simón va a empezar a decirme otra vez todo lo que siempre me está gritando; yo ya no quiero oír eso. Si no es necesario que yo regrese a la Ciudad de México, no me hagan regresar, por favor. Pero, si es necesario, pues regresaré, porque esta persona no puede seguir así insultándome, no puede seguir haciendo lo que a él le parezca y pasando por la vida como si nada. ¿Cómo me quiere quitar la herencia de mi padre? ¿Qué le pasa? Porque esa casa, que era antes, me la regaló mi papá, me la heredó mi papá".

Palabras de la señora Emma Santos a su abogado Eduardo Fuentes, ante las agresiones que una cámara de seguridad captó en la puerta de su departamento por parte de Simón Levy.

El violentador...

No debería ser normal ver a un hombre agredir de esta manera a nadie, y menos a una señora que vive sola, con el agravante de ser de la tercera edad. Tampoco es normal que cada día tengamos 11 feminicidios y que uno de ellos sea de una menor de edad, y que nadie se inmute. Hoy #TodasSomosEmma. Es imperante acabar con la violencia en todas sus vertientes.

De hecho, de inmediato debimos ver salir a la regenta Sheinbaum, así como a la fiscal Ernestina Godoy, a decir que investigarían el tema que se viralizó en redes; a la presidenta del Inmujeres, Nadine Gasman, o a algún, alguna trabajadora del instituto y, obvio, a la CNDH, pero no, ninguna dijo nada. La senadora Kenia López Rabadán debería salir, como presidenta de la Comisión de los Derechos Humanos, a dar un statement.

Falta a su palabra...

La historia que me contó Eduardo Fuentes, su abogado, en entrevista, es que esta mujer de 65 años ha recibido al menos cuatro agresiones similares a la vista en el video.

¿La razón?

Doña Emma y Levy Dabbah celebraron, el 25 de febrero de 2013, un contrato de asociación y promesa de fideicomiso, con el objetivo de construir, en la casa que le dejó a Emma su papá y que le rentaba a Simón, en Campos Elíseos, en Polanco, un edificio de cuatro departamentos de dos pisos cada uno, los cuales se repartirían mitad y mitad.

Sin embargo, eso no sucedió, lo cual está documentado en la primera demanda, pues el empresario se construyó 252.73 metros cuadrados de más, rompiendo así el trato.

Ojo, pues el 27 de abril de 2017, Simón Levy accedió a firmar un convenio de mediación, en el que reconoce no haber dado cumplimiento con lo acordado en el contrato original y se compromete a realizar nuevas obras para resarcirle a su socia los 252.73 metros cuadrados, además de obtener las licencias de construcción correspondientes, dar avisos de terminación de obra, etcétera, compromisos que hasta la fecha no ha cumplido.

El ataque...

A consecuencia de esto, doña Emma inició, en julio de 2019, un procedimiento contra Simón Levy por ejecución de cumplimiento de convenio por la vía de apremio, donde el hoy investigado fue condenado en primera y segunda instancia, por lo que presentó un juicio de amparo indirecto, el cual fue sesionado y negado el pasado 18 de noviembre de 2021.

En dicha resolución se condenó al exsubsecretario de Turismo a pagar un millón 453 mil 197 dólares con 50 centavos.

Tras ello, Levy comenzó a agredir verbalmente a la mujer de la tercera edad mediante el uso de la violencia para que ésta desista el juicio en su contra, incluso, al grado de lanzarle amenazas de muerte.

En audiencia de fecha 20 de noviembre de 2021 fueron ratificadas por el juez de control adscrito al TSJCDMX, las medidas de protección previstas en las fracciones I y II, por ser las únicas que requieren control judicial.

La pesadilla...

En un audio, que di a conocer ayer en Twitter, se escucha a Emma decirle a su abogado Eduardo Fuentes que "ya está muy cansada" y que no quiere regresar a la Ciudad de México por temor a su agresor, Simón Levy, aunque, si es sumamente necesario, regresaría para no perder la herencia que le dejó su padre. Pues tras la última agresión se fue a Guadalajara por el miedo.

De hecho, el lunes 22 de noviembre, cuando se hizo viral en redes sociales el video donde se muestra a doña Emma, ella solicita la intervención inmediata de la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y de la fiscal general de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, pues asegura que su vida corre peligro, ya que no es la primera vez que el exsubsecretario de Turismo la amenaza, además de que es una persona que es protegida por autoridades de alto nivel.

La insidia...

"Vivo aterrada por esta persona, Simón Levy Dabbah. Es una persona muy agresiva, es una persona muy mentirosa, es una persona muy cobarde que tira la piedra y esconde la mano", señaló a través de un video difundido en redes sociales.

"Cada vez que yo le gano una demanda él se pone muy agresivo y me vuelve a gritar que soy una vieja, que soy decrépita y que me va a matar. (...) Les pido que me ayuden, de mujer a mujer. Lo hago responsable a él de mi vida, si algo me pasa él es el responsable", agregó.

Simón Levy ha argumentado que el video es un montaje; sin embargo, aquí les dejo las pruebas de la disputa en los juzgados.

La cereza...

Hoy, Eduardo Fuentes, el abogado de Emma, tiene que comparecer ante un juzgado cívico, pues Simón lo demandó por amenazas. Será muy interesante ver si se presenta o no, pues él, quesque anda defendiendo sus derechos.

#TodasSomosEmma.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con autorización de la autora.

* Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.