Opinión

Plan Cepalino Migratorio Centroamericano (2a parte)

¿Se podrá detener completamente la migración del norte de CENTROAMÉRICA? | María de los Ángeles Blandón Salinas*

  • 18/09/2021
  • Escuchar

En la primera parte de nuestro trabajo indicamos que el plan de CEPAL para Centroamérica no es una labor fácil, más bien que es un trabajo complejo, pues lo que a nuestros ojos considerábamos como un plan o un proyecto de desarrollo a veces se tornaba más bien una política de gobierno. Sin embargo, también indicamos que no todo estaba escrito y que esperábamos que en las presentes líneas se lograra desprender el valor agregado del plan respecto a la migración y contestar las inquietudes que nos surgieron: ¿Será posible que existe realmente la solución del plan respecto al tema migratorio? ¿Acaso podrá detener completamente la migración del norte de CENTROAMÉRICA?

Por consiguiente, comenzaremos afirmando que el diseño del plan cepalino es muy singular. Para cualquier especialista en materia de cooperación analizar objetivos, metas y resultados genera cierta inquietud y preocupación por cuanto no se establece de manera clara la forma de cómo evaluar los resultados del mismo instrumento de cooperación. En su último borrador[1] se encuentran alrededor de más de 56 actividades proyectando en algunas de éstas los tipos de migración centroamericana más utilizadas por los migrantes centroamericanos conocidas como: de tránsito por México, solicitantes de refugio, y caravanas-migrantes, sin olvidar las cifras numéricas oficiales,(Véase (tabla no.#1 países del norte de Centroamérica y México-Número de personas, 2015)

 

Tabla no.#1 países del norte de Centroamérica y México-Número de personas, 2015

Fuente: Plan_de_Desarrollo_Integral_El.pdf consultado el 08/07/2021.

 

Todo eso, nos hacen pensar: ¿será posible que existe realmente la solución exacta dentro de este plan para el tema migratorio? La sociedad hoy sufre una crisis que ya no es solamente económica, político o social, sino que es de humanidad. Los gobiernos ya no responden por la ciudadanía, los ciudadanos luchan por sobrevivir y además hay que sumarle la inseguridad por el tráfico de drogas y personas, y la violencia que esto ha generado. Estos factores son hoy impulsores de la emigración y no sólo de las clases altas y medias, sino también de los desesperados, de los que sufren pobreza y otras amenazas en sus países. En el caso del plan no se observa la palabra erradicar o encontrar la solución exacta al tema migratorio, más por el contrario se dan estimaciones positivas sobre el papel de la migración con el envío de las remesas internacionales y se menciona que a más remesas mayor ingreso del PIB (Producto Interno Bruto) (PDI:2018, 136)[2]. Incluso la devaluación de la moneda local permite que los hogares que reciben las remesas pueden contar con mayores recursos expresados en moneda nacional.

Para las personas migrantes[3] (salvadoreñas, hondureñas y guatemaltecas) que logran llegar a su sueño americano, la migración ha significado, en términos generales, mejoras en su calidad de vida, que es lo que prácticamente desde la óptica del plan se desea mostrar a la migración como una alternativa. Entonces efectivamente contestando a las preguntas ¿será posible que existe realmente la solución del plan respecto al tema migratorio? ¿acaso podrá detener completamente la migración del norte de CENTROAMÉRICA?

Recordemos que el plan, en su diseño contempla no eliminar totalmente a la migración por el contrario busca reducir/o controlar a la migración por medio del desarrollo de políticas y acciones específicas para atender las particularidades de cada una de las fases del ciclo migratorio (origen, tránsito, destino y retorno) para el logro de una migración segura, ordenada y regular, y el debido respeto al derecho de las personas migrantes. Así como, garantizar que todas las personas necesitadas de protección internacional tengan acceso efectivo al territorio y al cumplimiento del Pacto Mundial sobre los Refugiados, el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular y el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS)[4], pero acaso existen las condiciones dentro del Plan para cumplir este Pacto? Continuará…

 

María de los Ángeles Blandón Salinas es Maestra de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Actualmente, estudiante del Doctorado en Estudios del Desarrollo impartido por el Instituto de Investigación Dr. José María Luis Mora de la ciudad de México bajo la tesis investigativa “Desarrollo Humano y Sostenible alimentario y migratorio del Plan de Desarrollo Integral CEPAL- MÉXICO para Centroamérica: El Corredor Seco de Guatemala, El Salvador y Honduras, 2018-2021”.


[3] somos quienes, sin importar el motivo, salimos, transitamos o llegamos a un país distinto al nuestro, o a un territorio en donde antes no vivíamos o trabajábamos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.