Opinión

Plagio, Trump, Juanga y el derecho a vivir libremente

Hay que dejar claro: el PRI en 70 años y el PAN en 12 años han evitado que millones de mexicanos arriesguen su vida y busquen un mejor futuro en EU.

  • 06/09/2016
  • Escuchar

1. Plagio. Desde luego, el plagio efectuado por Enrique Peña Nieto en parte de su tesis para obtener la licenciatura en Derecho por la Universidad Panamericana evidencia una conducta carente de ética. Y en su caso es aún más grave porque el plagiario es hoy presidente de la República.

 

En cualquier caso, los plagios son inadmisibles, porque violan el principio del derecho de autor y atentan contra la propiedad intelectual. Para decirlo en términos llanos, son un robo de las ideas ajenas.

 

Siendo ilegal este comportamiento de Peña Nieto, cabe destacar que éste y sus cómplices han perpetrado delitos mucho más relevantes que el plagio. En efecto, muchos de quienes en la actualidad dicen desaprobar la vocación de copiadora láser del presidente, ni en 2012 ni nunca han manifestado crítica alguna ante la descarada compra de 5 millones de votos perpetrada por Peña Nieto, sobre todo los hipócritas panistas que mediante la firma del Pacto por México, avalaron el fraude. Este ilícito es gravísimo porque atenta en contra de la voluntad popular. Porque traiciona la voluntad de los ciudadanos y degrada a quienes, por inconsciencia, interés o necesidad, rematan su sufragio.

 

A muchos de los personeros del régimen les indigna el plagio hecho por Peña en la elaboración de su tesis, o por lo menos eso susurran, pero permanecen del todo indiferentes ante el plagio de la voluntad ciudadana también efectuado por Peña al robarse la Presidencia hace 4 años.

 

2. Trump. Para Morena Trump no es bienvenido a México, pero hay quienes dicen escandalizarse por las declaraciones racistas de Donald Trump en contra de los mexicanos, seamos o no indocumentados. En efecto, lo gritan en contra del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, pero nada expresan acerca de que México haya sido convertido, por obra y (des)gracia de Felipe Calderón y sus secuaces, en uno de los países más violentos del planeta.

 

Se envuelven en la bandera e incluso respaldan las aspiraciones presidenciales de Margarita Zavala, pero no se inmutaron mientras el esposo de la señora Zavala incendiaba el país y lo sembraba de cadáveres y sangre, en cientos de miles de casos de sangre derramada por inocentes, mujeres y niños incluidos.

 

Hay que dejar claro, que el PRI en 70 años y el PAN en 12 años no han evitado que millones de mexicanos arriesguen su vida y busquen un mejor futuro en Estados Unidos. Con sus nefastos gobiernos han cerrado oportunidades de trabajo y estudio a los jóvenes, ofreciéndoles salarios de miseria y han llevado al país a la total impunidad y corrupción.

 

3. Juanga y el derecho a vivir libremente. La pesadumbre ante el deceso de Juan Gabriel, un autor y cantante de profundo abolengo popular, es auténtico. Las multitudinarias muestras de afecto por Juanga son genuinas, como genuino es el luto que le guardan millones de mexicanos.

 

Juan Gabriel buscó dejar una enseñanza y un legado para vivir felices, sin importar su preferencia se ganó con sus composiciones ser un ídolo más de México. Retomemos pues ese legado y busquemos que todos los mexicanos disfruten el derecho de vivir libremente, respetando preferencias, erradicando la ofensa, la discriminación y la agresión. Es necesaria una reconciliación y buscar el respeto entre todo el género humano.

 

Ése sería el mejor homenaje al Divo de Juárez.

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

Gobierno de la CDMX no rinde cuentas del dinero recaudado por fotomultas

Morena al servicio de la gente, no del gobierno

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.