Opinión

Pio XII, ¿víctima o villano?

Abiertos para la historia los archivos secretos del Vaticano. | Fred Álvarez

  • 05/03/2020
  • Escuchar

Hace un año, el papa Francisco anunció Urbi et Orbi la apertura de los documentos del Archivo Secreto del Vaticano sobre el pontificado de Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli (1876-1958), más conocido como Pío XII, el papa número 260 en la sucesión de Pedro y quién gobernó la iglesia Católica desde el 2 de marzo de 1939 hasta su muerte en 1958.

Los documentos están disponibles para los investigadores, de manera digital a partir del lunes 2 de marzo de 2020, Francisco cumplió el compromiso con la historia. Nada es casual, un 2 de marzo pero de 1939, el cardenal Eugenio Pacelli fue elegido papa y tomó el nombre de Pío XII.

Con el acceso a los documentos “secretos” se podrá conocer la actuación de la Iglesia durante el pontificado de Pío XII; se trata de 73 archivos de representantes pontificios, 15 series de la Secretaría de Estado, 21 fondos de Congregaciones romanas y oficinas curiales y palatinas, 3 del Estado de la Ciudad del Vaticano y otros 8 fondos; una de esas series, la más amplia, perteneciente a los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, comprende casi 5 mil cajas .

La apertura de los archivos fue posible gracias al trabajo de 20 especialistas dirigidos por monseñor Sergio Pagano, prefecto del Archivo Secreto.

¿Víctima o villano?

Pacelli ha sido víctima de una leyenda negra que lo acusa de antisemita y cómplice de los crímenes de los nazis durante la ocupación alemana de Italia en la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, algunas investigaciones han rechazado esa leyenda, incluso se dice que, por el contrario, el pontífice #260, habría ayudado a salvar la vida de miles de judíos.

La calificación de villano fue plasmada primero en la obra teatralEl Vicario” del escritor y dramaturgo alemán Rolph Hochhuth donde insinúa que el pontífice fue indiferente a la exterminación de judíos. “El Vicario” publicado en 1963 es para algunos una obra literaria de considerable mérito, en tanto otras personas la consideran imperfecta desde el punto de vista de la dramaturgia. La pieza en su versión original dura más de cinco horas e incluye la historia real de Kurt Gerstein, un devoto protestante y posterior miembro de las SS que escribió un informe testimonial acerca de las cámaras de gas, cuya muerte en julio de 1945 en París, mientras se encontraba detenido como prisionero de guerra, fue atribuida a un presunto suicidio.

La pieza se estrenó en Berlín el 20 de febrero de 1963 bajo la dirección de Erwin Piscator; su debut en inglés se produjo en el teatro Aldwych en 1963 representada por la Royal Shakespeare Company en una traducción de Robert David MacDonald, dirigida por Clifford William. En 2002 la obra fue dirigida por Costa Gavras, y en inglés fue titulada “Amen”.

En 1999 apareció el libro “El papa de Hitler”, del británico John Cornwell que reforzó la leyenda negra sobre Pacelli.

Pero está la otra cara de la moneda…

Se dice también que Pacelli habría sido un gran salvador de judíos, y que las acusaciones contra el pontífice fueron parte de una propaganda dirigida.

Según la agencia católica ACI, en 2007 un ex espía rumano de la KGB, Ion Mihai Pacepa, dijo al “National Review Online” que el Kremlin y la inteligencia rusa diseñaron un plan llamado “Asiento 12” para destruir la autoridad moral de la Iglesia Católica, y en especial destruir a Pío XII, pues había fallecido hacía dos años y, como decía el entonces presidente de Rusia, Nikita Khrushchev, “los muertos no pueden defenderse”.

Pacepa denunció que “El Vicario” era parte de una campaña de difamación ordenada por el mismísimo jefe del PCUS, y para lograrlo pidieron modificar algunos documentos originales del Vaticano, ninguno de los cuales incriminaba a Pío XII.

Un dato, cuando murió Pío XII, en octubre de 1958, la ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Golda Meir, envió un telegrama al Vaticano que decía lo siguiente: “Cuando el martirio más espantoso golpeó a nuestro pueblo durante los diez años del terror nazi, la voz del pontífice se elevó a favor de las víctimas. Lamentamos haber perdido un servidor de la paz”.

Años después en 2001, el rabino de Nueva York e historiadorDavid Dalin, afirmó en Italia que “durante la Segunda Guerra Mundial, Pío XII salvó más vidas de judíos que cualquier otra persona, incluso más que Raoul Wallenberg u Oskar Schindler”.

Incluso el rabino propuso que Pío XII sea nombrado como "Justo entre las Naciones” el máximo reconocimiento que ofrece el Estado de Israel a las personas que se han destacado por ayudar a judíos perseguidos, y además rebate las falsedades difundidas por John Cornwell el autor de “El papa de Hitler”.

David Dalin no es cualquier rabino, es una personalidad destacada en el mundo judío estadounidense; uno de sus libros "Religión y Estado en la experiencia judía estadounidense" fue señalado como uno de los mejores trabajos académicos de 1997. 

Entonces ¿víctima o villano?

Veremos que dicen los investigadores que desde el lunes pueden acudir a la nueva sala de Pío XII en la histórica Torre Borgia.

Para el Secretario para las Relaciones con los Estados, Mons. Paul Richard Gallagher, los archivos se mostrarán “el odio del nazismo hacia la Iglesia y hacia el papa (Pío XII)”.

Señaló el prelado que en los documentos la figura de Pacelli “emerge en toda su grandeza como defensor de la humanidad y como un auténtico pastor universal”.

En tanto, Johan Ickx, responsable de los archivos de la Secretaría de Estado, explicó en un artículo la importancia de que se hayan digitalizado los archivos que permitirá que 20 investigadores sean admitidos cada día en la Torre Borgia.

Precisa que ello no se hubiera podido hacer si la consulta fuera sobre papel.

Ickx nos dice que entre los documentos a consultar está la serie de archivos bajo el nombre: “Judíos”, 170 fascículos con la historia de cerca 4 mil personas, la mayoría católicos de ascendencia judía, pero también judíos, que pidieron ayuda al pontífice. Entre ellos, se podrá descubrir las ayudas para escapar al joven investigador de humanidades Paul Oskar Kristeller, un hombre de fama mundial por sus estudios humanísticos, que se dirigió a la Santa Sede, aunque el compromiso dado para su vuelo de Europa a los EU permanece oculto/desconocido en su expediente. 

También Tullio Liebman, considerado el fundador de la "Escuela Procesualista de São Paulo" y profesor de fama mundial en las Universidades de Pavía, Turín y Milán en la posguerra, fue ayudado y fundó, gracias al compromiso de los colaboradores cercanos de Pío XII, la ruta de escape hacia América del Sur.

Llevará tiempo reconstruir la atmósfera y el entorno en el que estas acciones tuvieron lugar, dijo Icky pero al menos el estudioso podrá abrir otras series, como Italia 1352b, donde encontrará el expediente "Acusaciones contra Monseñor Ottaviani de haber concedido documentos falsos a judíos y de haberlos hospitalizados en edificios extraterritoriales”.

De igual manera será posible consultar documentos sobre aquel 16 de octubre de 1943, cuando los soldados alemanes entraron en el gueto de Roma y capturaron a 1,022 judíos, entre ellos 200 niños y adolescentes, y dos días después los enviaban en 18 vagones de ganado al campo de concentración de Auschwitz, del que solo volvieron 16.

Y, sobre todo, se podrán leer las cartas conmovedoras enviadas a Pío XII por algunos judíos mientras estaban detenidos por las SS y la Gestapo en el Colegio Militar en el Palazzo Salviati en Via della Lungara, entre otros.

La primera reacción de la comunidad judía ante la apertura de archivos fue de Ronald S. Lauder, presidente del Congreso Mundial Judío, quien dijo que "el papa Francisco está demostrando un compromiso con el aprendizaje y la divulgación de la verdad, así como con la importancia de la memoria del Holocausto… Con la apertura de los archivos, ¡finalmente podemos aprender la verdad sobre lo que el Vaticano sabía!

¡Bienvenida la trasparencia! Francisco cumplió su compromiso, es evidente que no le teme a la historia.

Quizá si se aclaran las cosas en un futuro no muy lejano, Pío XII sea nombrado como "Justo entre las Naciones”. Un compromiso que tiene la comunidad judía con el mexicano Gilberto Bosques.

PD El Nuncio apostólico Franco Coppola, informó anteayer que hay una investigación contra cuatro obispos mexicanos por encubrimiento de delitos de pederastia; seguramente serán llamados a declarar ante el fiscal vaticano Charles J. Scicluna quien estará en México para ese propósito.

El viernes 20 la misión mantendrá un encuentro con todos los obispos y un día después con los Superiores Mayores de Religiosos de México. Y del 24 al 27 de marzo estará a disposición de todas aquellas personas que quieran contactarla para compartir sus experiencias o para recibir orientación o asistencia de los fiscales.

Los encuentros serán estrictamente privados en una oficina de la Nunciatura Apostólica, que encabeza Franco Coppola.

Quienes deseen reunirse con los enviados del papa Francisco pueden contactar a la Nunciatura Apostólica a través del teléfono 525556633999 o por correo electrónico, escribiendo a nunciatura.mexico@diplomat.va