Pies que desangran

La caravana migrante llegó a refugiarse a la Ciudad de México como si fueran entes perdidos que llegan sin destino. Dicen que van al norte, aunque bien saben que su objetivo de cruzar la frontera será casi imposible, no desmayan. Hombres y mujeres de todas edades sumidos en la pobreza, han dejado todo: sus vidas rotas que buscan reconstruirse.

Este éxodo migratorio, cuya génesis tuvo lugar el 12 de octubre de 2018 en Honduras, ha alcanzado cifras nunca vistas de alrededor de 10 mil personas que huyen de la pobreza, la extorsión y la violencia que los grupos de la delincuencia organizada hondureños o "Maras" ha provocado en aquel país, especialmente en la capital, Tegucigalpa, y sus alrededores.

Caravana migrante

Los caminantes han cruzado ya dos fronteras en su travesía hacia Estados Unidos.

Las dos caravanas que salieron del país del sur se han fragmentado, durante su paso por México diversificando sus rutas, pero manteniendo el mismo objetivo: llegar al país del norte.

Mujeres, hombres, niños, adolescentes y ancianos dejaron atrás una vida, una familia y un país y se unieron a una caravana que, se dice, fue gestada vía redes sociales utilizando Facebook y WhatsApp fundamentalmente para su organización.

Señalan, es más seguro andar en bloque porque según ellos aumenta sus posibilidades de cruzar con éxito las fronteras, ya que de manera individual para poder cruzar, un migrante tendría que pagar cualquier precio tasado en miles de dólares y prestarse como mula de droga a los grupos de delincuencia organizada.

Los más jóvenes y los más ancianos son los más vulnerables a sufrir problemas de salud que se agravan rápidamente. El cansancio, la mala alimentación y las condiciones insalubres en las que viajan empeoran con facilidad cualquier rozadura, torcedura, problema gastrointestinal y deshidratación.

Algunos han claudicado en su objetivo y se han regresado en los camiones que salen de Guatemala, a Honduras. Quienes han seguido, sienten que cada paso los acerca despacio a su meta final y su llegada a la Ciudad de México ha significado un receso en su andar. Encuentran fuerza en las muestras de apoyo que han venido, en su mayoría, de los habitantes de las ciudades y poblados por los que han pasado. Quienes han donado ropa, víveres, artículos de limpieza personal, ofrecen agua y transporte a la caravana. Así como en los voluntarios que trabajan en los refugios ofreciéndoles agua, comida, ropa, orientación en materia legal, migratoria y de derechos humanos, así como atención médica y psicológica. Las Comisiones de Derechos Humanos han declarado que México se ha transformado de ser un país de tránsito a uno de refugio.

El viaje

El mayor reto viene al cruzar las fronteras, la primera entre Honduras y Guatemala, pues aunque los organizadores invocaron el convenio "CA-4" o "Convenio Centroamericano de Libre Movilidad" que otorga libertad de tránsito a los ciudadanos de cuatro países: Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, el gran flujo de gente, obligó al gobierno guatemalteco a cerrar el paso situado en Agua Caliente, frontera entre Honduras y Guatemala.

El segundo, se presentó días después al cruzar la frontera entre Guatemala y México. Las autoridades mexicanas solicitaban a los migrantes visa y pasaporte o en su defecto, la solicitud de asilo que los reconozca como refugiados ante las violaciones a sus derechos humanos en su país de origen.

El cuerpo policiaco de casi 200 elementos apenas contuvo su paso y aunque las autoridades mexicanas insistieron en llevarlos a albergues del Instituto Nacional de Migración (INM), los organizadores de la caravana declinaron por temor a que se dispersara el grupo, finalmente, la fuerza de la caravana proviene de la magnitud de los bloques.

El tercer reto se presentará en Brownsville, punto por el que pretenden cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, donde les esperan más de 5 mil militares armados que tienen la orden de detener su paso a toda costa, según declaraciones de Donald Trump.

Estados Unidos

Los integrantes de la caravana han visto violentados sus derechos humanos y migratorios durante toda su travesía. La violencia que genera el rechazo y la xenofobia es incitada en su mayoría por bulos, "fake news" o notas falsas. Algunos publicados por el mismo presidente Donald Trump, vía su cuenta de Twitter, quien ha anunciado, se endurecerán los trámites para la petición de asilo y permitirá el uso de la fuerza y las armas contra los migrantes en caso de agresión física contra militares.

También ha anunciado endurecer los requerimientos de las solicitudes de asilo, con esto, reducir la concesión del amparo conocido como Parole, que permite al migrante libertad provisional y el derecho a permanecer en el país mientras se celebra el juicio que aclarará su situación migratoria.

Desde la llegada de la caravana a México, los ha acompañado personal de asociaciones pro-derechos humanos como la ONG Pueblos Sin Fronteras, cuyo vocero Irineo Mujica, fue víctima de una detención arbitraria en Chiapas por agentes de migración y miembros de la Policía Federal y más tarde puesto en libertad.

El plan ofrecido a los migrantes por el INM contempla la solicitud de asilo y la regularización paulatina de su estadía en el país, además de empleo temporal y atención médica a aquellos migrantes que decidieran quedarse en los estados del sur, Chiapas y Oaxaca, pero todo con el afán de evitar su llegada a la frontera norte.

Mientras, se ofrecen visas de trabajo a los migrantes, la opinión pública con respecto al tema se polariza. Algunos apoyan y otros rechazan. La realidad es que es un fenómeno sin precedentes y que merece nuestra mayor solidaridad.

Esta situación impera la necesidad de nuevas políticas públicas y acuerdos migratorios. El momento político es crucial por las elecciones de medio término en Estados Unidos y la transición gubernamental en México.

Los migrantes avanzan sin cesar, con pies que desangran, con un alma que crece con la solidaridad de miles de mexicanos que les han tendido la mano, por un sueño de cambio que apenas si nubla sus ojos.

Una propuesta laboral del cambio

@Manuel_FuentesM | @OpinionLSR | @lasillarota




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información