Opinión

Pesos y centavos

El escándalo de las pensiones vitalicias millonarias para los miembros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dejó desnudo al régimen. Literalmente los legisladores, la Presidencia de la República y los magistrados se exhibieron en paños menores frente a la sociedad.

  • 25/05/2014
  • Escuchar

El hecho permitió ver a los legisladores que no se tocaron el corazón para despojar de sus derechos a los trabajadores y que con la contrarreforma laboral pulverizaron la posibilidad de que los empleados del país accedan a una pensión digna pero ante quienes forman el TEPJF se portan obsequiosos y extremadamente considerados.

Los legisladores que salvajemente le partieron la cara a los trabajadores se preocupan por el futuro de los magistrados que cuando se retiren dejarán de trabajar dos años pese a que son mejor remunerados que sus homólogos de países del primer mundo. Claro, pero no les conmueve que quienes son remunerados con salarios raquíticos al término de su vida laboral no tengan ni qué comer y ya no puedan acceder a un empleo.

El sainete de las pensiones desnuda también a los perredistas, que sólo se indignan cuando la gente se da cuenta de los abusos, que hacen como que no saben de quién es la mano oscura que metió las pensiones en la ley que ellos mismos votaron, que se desgarran las vestiduras cuando el niño ya se les fue al pozo.

También, gracias a este hecho bochornoso pudimos observar como nunca la naturaleza de los hombres y mujeres que se dedican a administrar la ley en materia laboral. Primero se indignaron y defendieron sin pudor lo que creen es su derecho. Este es el caso de Flavio Galván que el 16 de mayo declaró:

“Es un retiro justo después de toda una vida de trabajo. ¿Quién de los críticos está dispuesto a devolver lo que está ganando sólo porque México está en crisis?” (Reforma, 22/05/14).

Y qué decir del magistrado Salvador Olimpo que en un arranque de indignación se quejó de que con las críticas “se ha vulgarizado el tema a pesos y centavos… y nos han lastimado” (La Jornada, 22/05/14).

Y sí, tiene razón Olimpo Nava. Peña Nieto, los partidos del Pacto por México y sus legisladores, así como los propios magistrados han reducido la política a un asunto de dinero. La fuerza con que los miembros del TEPJF defendieron la posibilidad de acceder a este privilegio monetario es inaudita, lo mismo que esa teatral indignación con la que reaccionaron a las críticas de la sociedad. Demasiado tarde...por cierto.

Por supuesto, el Pacto por México es materia monetaria, es una cuestión de pesos y centavos...y de dólares, pues todas las reformas estructurales aprobadas de diciembre de 2012 a la fecha han significado un terrible saqueo, un gigantesco reparto del botín en el que convirtieron los recursos de la nación.

¿Fue terrible legislar para darles pensiones millonarias a los magistrados? Sí. Pero así están hechas todas esas reformas, y la peor es la energética, que es para repartir  decenas de miles de millones de dólares entre las empresas trasnacionales, y no como retiro, sino permanentemente.

 

@martibatres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.