Opinión

Persecución e infamia

La grave afectación a la democracia que se vive en el país | Ricardo Mejía

  • 04/03/2018
  • Escuchar

En un país donde la corrupción y la impunidad han alcanzado niveles exorbitantes con asuntos como la Casa Blanca presidencial, La Estafa Maestra, Odebrecht y los vínculos con el ex director de Pemex Emilio Lozoya, OHL y el tráfico de influencias y casos graves de violaciones a los derechos humanos como Ayotzinapa y Tlatlaya, donde la Procuraduría General de la República no ha actuado con eficacia y por el contrario actúa para congelar estos casos, resulta a todas luces evidente que la embestida de la PGR contra Ricardo Anaya responde a una actitud facciosa y de clara intromisión en el proceso electoral.


El PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto buscan sacar de la contienda al candidato presidencial de la coalición Por México Al Frente a la mala, utilizando todo el aparato de Estado para torcer investigaciones, hacer guerra sucia y montar toda una campaña de desprestigio. No se saldrán con la suya.


Por el contrario esta intentona perversa se les devolverá como un boomerang y Anaya se fortalecerá como el principal opositor al corrupto régimen priísta.


Toda la furia del sistema se ha orientado al candidato del Frente, quien con un discurso contundente y fresco fue el candidato que más creció durante el periodo de precampañas dejando a José Antonio Meade en un lejano tercer lugar en la contienda presidencial y teniendo ya en el horizonte  cercano al candidato de Morena.


Resulta sintomático que toda esta estrategia de guerra sucia del régimen se enfoca al aspirante frentista y no al otro candidato, lo que significa que Anaya y su decisión de que no habrá borrón y cuenta nueva a los corruptos les resulta de gran preocupación para el círculo de Peña Nieto y quieren acabar con su candidatura sin ningún cuidado del proceso democrático.


Diferentes medios internacionales han observado y analizado estas acciones del gobierno federal y puesto en el radar la grave afectación a la democracia que se vive en el país.


No obstante este desprestigio en el gobierno de Enrique Peña Nieto, es tal el pavor a perder el poder y pagar las consecuencias legales de su corrupción que no les importa jugar con fuego. Será a partir del repudio que les genera esta actitud y el crecimiento ininterrumpido de Anaya en las encuestas que se darán cuenta del fracaso de su infamia, para ese entonces Meade estará en el sótano de la batalla por Los Pinos.

Lee también: Inseguridad y violencia política

@RicardoMeb | @OpinionLSR | @lasillarota