Opinión

Periodistas que huyen por su vida

El 7 de junio se hizo la entrega de las llaves del Refugio de periodistas por Miguel Ángel Mancera.

  • 08/06/2016
  • Escuchar

Escribir con independencia es cosa seria en este país, más si se ejerce el periodismo en algún estado de la República.  Los grupos de poder están atentos a que no se les moleste por ningún motivo.  De inmediato lanzan la amenaza o el golpe como advertencia a los demás.

 

Del año 2000 a la fecha ha habido 120 asesinatos a trabajadores de medios de comunicación y la mayoría de estos actos ha quedado en total impunidad.  Muchos tienen que exiliarse y salir de sus estados buscando por donde sea un refugio, un cobijo de emergencia.

 

Cuando se fundó la Casa de los Derechos de Periodistas el 12 de agosto de 2010 uno de los propósitos fundamentales era lograr conseguir un refugio de periodistas.  En acercamientos con el Gobierno del Distrito Federal ofreció estudiar un mecanismo para que la Casa Refugio fuera una realidad, pero este proyecto nunca se concretó.

 

A la llegada de la Secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, las puertas que antes estaban cerradas se fueron abriendo.  Periodistas como Julio Hernández López en su columna El Astillero en la Jornada de agosto de 2015 comentó la dilación que había tenido el gobierno de la Ciudad de México para lograr un refugio para periodistas perseguidos.

 

Después de casi ocho meses el proyecto se pudo consumar este 7 de junio con la entrega de las llaves del Refugio de periodistas por Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.  Fue un acto sencillo en la sala Benito Juárez del Viejo Palacio Virreinal.

 

Allí llegaron los periodistas Jorge Meléndez, Miguel Badillo, Rogaciano Méndez, Sara Lovera, el autor de esta columna y Judith Calderón, Presidenta de la Casa de los Derechos de Periodistas teniendo como testigo de honor al columnista Julio Hernández López, quienes junto con otros como Amado Avendaño, Rogelio Hernández López y José Reveles, no quitaron el dedo del renglón para lograr la Casa Refugio de periodistas.

 

El apoyo fue siempre solidario por parte de MariClare Acosta de Freedom House y de otros periodistas que pertenecieron a la Casa de los Derechos de Periodistas que abonaron para este logro.

 

Miguel Ángel Mancera cuando intervino a nombre del gobierno, consideró importante que en todos los estados de la república se deban replicar estas experiencias de protección a periodistas. Informó que aquellos que estén dentro del mecanismo de protección gozarán de un seguro de desempleo durante seis meses para afrontar sus necesidades más elementales.

 

Judith Calderón presidenta de la Casa dijo al Jefe de Gobierno y a funcionarios como Patricia Mercado, Amalia García y Juan José Ochoa:

 

“…nos duelen los huérfanos, conocemos el luto que prevalece en más de cien hogares de nuestros compañeros y conocemos los ataques, amenazas y censura que viven los periodistas y sabemos que esto no puede existir en una sociedad democrática”

 

Se refirió a los ataques que recibe la Revista Contralínea cuyo director Miguel Badillo pertenece a la Casa de los Derechos de Periodistas que ha tenido que acudir a instancias internacionales para denunciar los ataques contra reporteras y colaboradores de ese medio, así como las limitaciones financieras forzosas que enfrenta.

 

Judith Calderón se refirió a las “condiciones de desventaja que tienen las mujeres periodistas y lo vulnerables que se vuelven con las amenazas hacia sus hijos o familia y porque estamos en contra de que se cierren espacios como el de Carmen Aristegui, seguiremos luchando”.

 

La presidenta de la Casa de los Derechos de Periodistas dijo al finalizar el evento:

 

“Al tomar las llaves tenemos que hacerlo cerrando el puño con mucha fuerza, porque debemos hacer un cerco y pedimos que siga siendo con las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México para que el lugar sea realmente un remanso donde quienes sufren amenazas o son perseguidos, logren recobrar la calma, estén a salvo de la represión y puedan reconstruirse para continuar con esta labor que Gabriel García Márquez llamó “el oficio más hermoso del mundo”.

 

Correo: mfuentesmz@yahoo.com.mx      Twitter: @Manuel_FuentesM

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.