Opinión

Pedir perdón

“De corazón ofrezco disculpas, acepto todo lo que hubo... debes perdonarme...".

  • 21/07/2016
  • Escuchar

Murió Rafael Aguilar Talamantes; originario de BCS, hombre de izquierda, preso político, visionario y polémico. Creador de partidos,  de organizaciones sociall y formador de políticos: descanse en paz.

 

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, pidió perdón públicamente y reconoció que cometió un error…, político que no legal, permitió que sus acciones privadas dañaran la imagen presidencial.

 

El hecho insólito se dio en el Palacio Nacional el lunes 18 de julio ante la mirada atónita de comunicadores, empresarios, legisladores, miembros del Poder Judicial, gobernadores, dirigentes de partidos, miembros de la sociedad civil organizada y los que veíamos el mensaje desde nuestros computadoras.

 

Enrique Peña Nieto pidió perdón a la ciudadanía por el agravio e indignación que generó la información sobre la llamada “Casa Blanca que se dio a conocer mediante un reportaje el 9 de noviembre de 2014 tanto en la revista Proceso como en Aristegui online.

 

Ese trabajo lo realizó un equipo de periodistas de investigación encabezados por Rafael Cabrera, y fue difundido la primera semana de noviembre de 2014 en el programa de radio que tuvo Carmen Aristegui en MVS. El golpe fue certero. La información se dio a conocer un día después de que el gobierno revocara el fallo de la licitación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, ganada por un consorcio liderado por una empresa China y en el que figuraban tres empresas mexicanas vinculadas estrechamente al entorno de EPN; concretamente el grupo Higa, a través de su filial Constructora Teya.

 

La investigación se llevó varios meses, empezó en mayo de 2013, cuando el reportero encontró un ejemplar de la revista Hola fechada el 1 de mayo donde se mencionaba esa residencia, consideró que podría ser un asunto de interés público y empezó a indagar.

 

La historia es conocida, hubo posicionamientos encontrados, la esposa del presidente emitió un video y un día después el vocero de Los Pinos hizo “precisiones” en una entrevista con Aristegui, vale la pena leerla, ocurrió el miércoles 19 de noviembre, y la subí a mi bitácora personal.

 

Sobre el tema del conflicto de interés que este caso arroja, ¿qué dice Eduardo Sánchez?, pregunta Carmen Aristegui.

 

Responde Eduardo Sánchez: “Bueno, primero que coincido contigo, que éste es un tema que vale la pena debatir y creo que éste es un buen momento para hacerlo. A ver, en primer lugar se trata de un inmueble dentro del patrimonio de una persona que no es servidor y es la señora Angélica Rivera de Peña. Ese sería el primer fundamento para que yo pueda calificarlo como un tema de su interés privado. (...) Ante la preocupación que algunas personas han expresado respecto de un posible conflicto de interés, déjame ser muy claro: no existe tal conflicto y los hechos lo demuestran...”.

 

Dijo Sánchez: “Mira, ante especulaciones, hechos. Lo que dice la ley es muy claro 'salvo que se acredite que éstos se obtuvieron por sí mismos'. La señora Angélica Rivera, ayer lo vimos en, en... el video que se divulgó a través de diferentes medios de comunicación, hizo un análisis pormenorizado de cómo llevó a cabo esta operación, de cuál es el origen de sus recursos y la señora no es servidor público...”.

 

“Es fundamental, Carmen, que las y los mexicanos sepan la verdad sobre este asunto y de la misma manera en la que tú gentilmente has hecho referencia al lugar en el que se encuentran los documentos que sustentan la investigación periodística, yo quisiera también hacerlo con el público, toda la información está disponible en la página de internet angelicarivera.com”.

 

“Por lo que hace al conflicto de interés ya ha quedado establecido, y lo he manifestado así, que no existe tal conflicto de interés, cuáles son las razones y cuáles son los fundamentos, si tú quisieras que los repitiera lo hago con muchísimo gusto”.

 

Semanas después, en marzo de 2015, Carmen y su equipo fueron despedidos por la empresa, no por el tema de la Casa Blanca sino por un diferendo por la participación de reporteros de MVS en la plataforma de filtraciones MéxicoLeaks sin autorización de los directivos, lo que fue considerado como un uso indebido de la marca.

 

Dijo Enrique Peña Nieto, quién este miércoles cumplió 50 años, que ese error afectó a su familia, “lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza del gobierno”. Señaló que “no obstante que me conduje conforme a la ley”, y agregó que sintió en carne propia la irritación de los mexicanos.

 

“Por eso, con toda humildad les pido perdón, le reiteró mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé”.

 

 

¿Le creemos al Presidente?

 

Las reacciones fueron varias..., algunos obviamente no le creyeron.

 

En lo personal me cuesta trabajo creerle, pero percibo que el hecho de pedir disculpas es una buena actitud y refleja un acto de humildad que hace a un lado la soberbia que tienen nuestros gobernantes.

 

Creo -y espero no equivocarme- que estamos ante el inicio de un giro en el gobierno, que intenta corregir el rumbo, y que para concretarlo va a requerir muchos cambios. Antes de pedir perdón, Enrique Peña Nieto le aceptó la renuncia a Virgilio Andrade, entonces titular de la Secretaría de la Función Pública. Es, digamos, una “buena señal”.

 

Ahora bien, no es la primera vez que integrantes del gabinete piden perdón, lo hizo hace unas semanas el general secretario de la defensa Nacional y los responsables federales de policía y derechos humanos por el video que fue difundido en redes donde se puede observar que militares y policías torturan a una joven, presumiblemente vinculada al crimen organizado.

 

El escritor Fernando del Paso afirma que si EPN se disculpa es porque se considera culpable.

 

Para otros, activistas y especialistas aseguraron que el perdón es insuficiente, pues tendría que ir acompañado de distintas medidas para corregir una conducta que él califica como “error”, político.

 

Otros más, sobre todo legisladores, piden se reabra el tema de la Casa Blanca.

 

Esa será una tarea de los nuevos funcionarios que lleguen al cargo: secretario, fiscal y coordinador del sistema.

 

 

“Lo bueno”

 

Una de las formas de corregir el rumbo de los políticos es con obras con políticas públicas para que ya no ocurran esa barbaridades que tanto dañan a la sociedad, por eso es significativo que el mea culpa del presidente ocurrió justo el día de la promulgación y publicación de las 7 leyes del Sistema Anticorrupción.

 

Para EPN se trata del “inicio de una nueva etapa para la Democracia y el Estado de Derecho en México”.

 

A través de su cuenta en Twitter, @EPN manifestó este lunes:

 

 

¿Las reformas son obra de EPN?

 

No, son una petición ciudadana.

 

Recordemos que hace más de un año los legisladores crearon el Sistema Nacional Anticorrupción, el denominado SNA, como instancia de coordinación entre autoridades de todos los órdenes del gobierno. Recordemos que en Periodo Extraordinario de la LXII Legislatura, se aprobaron 7 paquetes de legislación secundaria para prevenir y combatir la corrupción:

 

i) Expedición de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción;

 

ii) Expedición de la Ley General de Responsabilidades Administrativas:

 

iii) Expedición de la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, así como reformas a la Ley de Coordinación Fiscal y a la Ley General de Contabilidad Gubernamental;

 

iv) Reformas a la Ley Orgánica del Tribunal Federal de Justicia Administrativa;

 

v) Reformas a la Ley Orgánica de la PGR: Donde se crea la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción;

 

 

vi) Reformas al Código Penal Federal, y;

 

vii) Reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

 

A este proyecto nos sumamos todos, incluyendo el Poder Judicial.

 

Se ha dado un primer paso, no es como se piensa el punto final, al contrario.

 

Ahora se deberá hacer una serie de nombramientos, en este y otros temas más.

 

 

¿Habrá cambios en el gabinete para empezar a creerle al Presidente?

 

Seguramente sí, quizá los haga a finales de agosto cuando presente al Congreso de la Unión su cuarto informe de gobierno.

 

 

¿Qué sigue?

 

Con estas reformas, el jefe del Ejecutivo deberá proponer al nuevo secretario de la Función Pública -quien sustituya al señor Virgilio Andrade-, al fiscal anticorrupción y al coordinador del Sistema Nacional, además el Congreso deberá nombrar a un Consejo Ciudadano, a quien le corresponde coordinar el sistema.

 

Los tres cargos, secretario, fiscal y el coordinador, son clave para el nuevo SNA y deberán tener el respaldo calificado del Senado de la República. Sus nombramientos serán una responsabilidad compartida.

 

 

¿Resolverán estas reformas la corrupción?

 

No. El sistema por sí solo no resolverá los grandes problemas de corrupción que tenemos... insisto, apenas se dio el primer paso, se requieren muchas acciones y también complementar las 7 leyes con reformas en materia de adquisiciones, obra pública, responsabilidad fiscal y hacendaria.

 

El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, reiteró que “no podemos hacer oídos sordos ante esta exigencia ciudadana, debemos ser una generación y un país que le dé un vuelco definitivo a la corrupción asumiendo nuestra responsabilidad con inteligencia y determinación, y desterrar la impunidad que nos hace enorme daño y que nos cuesta mucho como nación”.

 

Como dice el poeta, hay mucho camino por andar..., pero bienvenidas las reformas.

 

Y bienvenido el perdón...

 

Se vale, sobre todo si se hace con humildad. Todo mundo nos equivocamos alguna vez.

 

El pedir perdón cuando nos equivocamos es un asunto de ética y de autocrítica, y habla muy bien de quien lo hace. ¡Muchas veces eso basta! Otras no. ¡Hay que reparar el daño!

 

Hoy el C. Presidente viaja de manera oficial a otra Casa Blanca, la de Washington DC a efecto atender la invitación que le hiciera el presidente Obama en el marco de la VIII Cumbre de Líderes de América del Norte, celebrada en Ottawa, el 29 de junio pasado.

 

Recuerdo que antes de morir y en el marco de una entrega de premios el periodista Jacobo Zabludovsky pidió perdón, dijo: “Quiero pedir perdón a todos los que ofendí o lastimé o desacredité durante mi larga carrera periodística. Perdón por haberme sometido a las exigencias de la empresa en la que trabajaba, del gobierno al que servía, de los políticos a los que me rendí. Perdón por torcer la realidad. Perdón por no haber contribuido en aquellos desafortunados años a la libertad de expresión que ahora pretendo ejercer con profundo arrepentimiento. A eso he venido esta mañana: a pedir perdón”. Yo le creí.

 

@fredalvarez

@OpinionLSR