Opinión

Participación política de las mujeres rumbo al 21

Será muy importante que México logre una auténtica igualdad representativa del poder público entre hombres y mujeres. | Fernando Díaz Naranjo

  • 01/06/2020
  • Escuchar

El Instituto Nacional Electoral (INE) tiene en puerta la elección más compleja de su historia por varios motivos. Primero porque se renovará a nivel federal, la Cámara de Diputados; órgano legislativo que acompañará el último tramo del gobierno de López Obrador.  Segundo, a nivel local habrá elecciones en las 32 entidades federativas.

En este contexto, destacan las elecciones para gobernador que, con la reciente resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la denominada #LeyBonilla en Baja California, 15 elecciones para renovar al Ejecutivo local tendrán lugar, a saber: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas. 

Ante este panorama electoral, resulta fundamental apreciar en su justa dimensión el desarrollo de la participación política de las mujeres ante la cercanía del proceso electoral federal 2020-2021 que estará arrancando a principios del mes de septiembre de este año a nivel federal, a la que se irán incorporando las entidades federativas que, además de las gubernaturas algunas renovarán su Congreso local junto con las autoridades de los ayuntamientos, y otras, sólo tendrán elecciones para elegir a sus representantes a nivel municipal.

Así, e independientemente del tortuoso camino que el género femenino ha tenido que transitar en la búsqueda por alcanzar una igualdad en derechos respecto al género masculino, los avances logrados en las pasadas elecciones federales celebradas en 2018 con una legislación electoral más cercana en la defensa de dicha igualdad, fue básica.

En este sentido, en la elección federal de 2018, se registraron avances importantes al contar con una participación del 49.2% de las mujeres en la Cámara de Senadoras y el 48.2% en la Cámara de Diputados. Muy lejos de aquella disposición formulada por el legislativo federal de 1993 para procurar una mayor participación política de la mujer que, en 1994 alcanzó tan sólo el 12.5% de participación en el Senado y el 15% en la Cámara de Diputados.[1]

Ahora bien, el referente básico para alcanzar una auténtica participación política de las mujeres está, sin lugar a dudas, en los principales actores políticos que tienen una oportunidad real de acceder al poder público: los partidos políticos.

¿A qué me refiero? A que, en la medida que los partidos permitan que desde sus estructuras exista una mayor participación de la mujer en la toma de decisiones para la consecución de los objetivos partidistas, se lograrán mayores espacios del género femenino; entre mayores recursos destinen a la capacitación de liderazgos femeninos, así como a la formación de cuadros políticos.

Pero la equidad no para aquí, debe garantizarse no sólo el número paritario entre hombres y mujeres en la representación política; también debe garantizarse que dicho equilibrio se vea reflejado en el otorgamiento de comisiones al interior del Congreso de la Unión; en los gabinetes federales, estatales o municipales, por poner algunos ejemplos.

Por ello, de cara a la elección de 2021, puede representar una gran oportunidad para lograr una meta que hoy no termina por alcanzarse: la paridad de género a plenitud. Además, habrá que observar los alcances reales de la reforma constitucional en materia de paridad de género de 2019, la cual dispuso que dicho principio deberá observarse en las elecciones federales, estatales y municipales; éstas últimas, sin lugar a dudas, serán el gran reto.

A nuestra sociedad actual y en favor de las nuevas generaciones, será muy importante que México logre una auténtica igualdad representativa del poder público entre hombres y mujeres. Sólo así seremos una nación que nos coloque como referente en la protección de los derechos político electorales de todas y todos los mexicanos.

¡Hasta la próxima!

[1] Recomendamos el extraordinario estudio realizado por el Instituto Nacional Electoral y el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir que refiere el Análisis de las trayectorias en los partidos políticos: obstáculos y prospectiva para su desarrollo

, cuya autoría corresponde a Ana Joaquina Ruíz Guerra, Aída Bustos Martínez y Ana Laura Flores Torres.

Link: 

https://www.ine.mx/wp-content/uploads/2020/05/Analisis-trayectorias-mujeres-partidospoliticos.pdf

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.