Opinión

Parecen disiparse las dudas para 2020

Parecen disiparse las dudas para 2020

  • 08/01/2020
  • Escuchar

Aunque los datos del comportamiento de la economía mexicana reportan cifras contradictorias, las perspectivas de crecimiento para el próximo año, prometen ser positivas y tener un mejor comportamiento que en 2019.

Y es que mientras las cifras oficiales reportan contracciones importantes en sectores estratégicos como el manufacturero, especialmente en la industria automotriz, a nivel macroeconómico, los signos son más alentadores.

Lo que parece un hecho, es que la contracción económica de 2019, generó matices de trauma entre los mexicanos, suceso del cual esperan recuperarse el siguiente año.

Lo  cierto es que ya desde finales de 2018, la economía mexicana comenzaba a mostrar señales de debilitamiento y a partir del primer trimestre de 2019, inició la caída de practicamente todas las actividades económicas del país.

Esta inercia se agudizó conforme avanzó el año y para el tercer trimestre, se confirmó lo que desde mitad de año se vislumbró como un estancamiento económico.

Al cierre del tercer trimestre, la industria manufacturera se contrajo 3%, pero fueron la industria de la construcción y la automotriz los sectores que más recintieron el enfriamiento de la economía.

En el primer caso, al término del mes de noviembre, se habían acumulado tres trimestres de contracción, mientras que el sector automotriz, registraba su segundo trimestre consecutivo con una caída en la producción que impactó las exportaciones y la venta de autos en el mercado interno.

La agroindustria, junto con el sector servicios y turismo, fueron de los pocos que registraron crecimiento a lo largo del año.

No obstante lo anteior, las cifras macroeconoómicas del país, muestran estabilidad y fortaleza. El tipo de cambio se ha mantenido estable y por momentos, el peso goza de fortaleza frente al dólar. La inflación cerrará dentro de las espectativas de principios de año y hasta el momento, el comportaniento de la deuda pública se mantiene en márgenes aceptables.

Como el año anterior, una de las apuestas para 2020, será la recuperación del salario mínimo, por lo que el gobierno espera aprobar un incremento tan sustancial como el aprobado en 2018.

Sin embargo, existen dos factores que son determinantes para pensar que el próximo año, la economía mexicana comenzará su recuperación.

El primero de ellos, es que la política monetaria del Banco de México mantendrá su estrategia ya que cuenta con un amplio margen para reducir las tasas de interés al menos dos veces más en los siguientes meses. Esto debido a que la FED, anunció de manera indefinida, que ya no movería sus tasas de referencia.

Lo anterior es una buena señal para que las autoridades del banco central mexicano, continuen manejando sus tasas en caso de que sea necesario bajar el costo del dinero para incentivar la economía interna.

El segudo factor, es la reciente aprobación de lo que será el nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá. Y es que aunque existen algunos sectores que consideran que México cedió demasiado en la ratificación del T-MEC, organismos como el Consejo Coordinador Empresarial consideran que el acuerdo es un signo positivo para reactivar la economía e incentivar las inversiones.

La calificadora de riesgo Fitch, ratificó la calificación soberana de México como estable, y aunque aún no alcanza el grado de inversión, la nota es un síntoma positivo para sentar las bases de lo que puede ser el camino para vencer la incertidumbre que aún prevalece entre algunos inversionistas locales.

Es cierto, aún es temprano para asegurar que la economía mexicana será mucho mejor para el próximo año. Sin embargo, la CEPAL junto con el Banco de México, ya prevé un crecimiento de 1% en el 2020. No obstante, diversos analistas suponen que la expansión económica podría ser mayor en caso de que las inversiones en infraestructura y manufactura, se materialicen al amparo de la puesta en marcha del T-MEC que parece haber encontrado un obstáculo de última hora.