Iniciada ya la carrera presidencial dentro del panorama tenemos dos candidatos ungidos, uno por su propio dedo: Andrés Manuel López Obrador; y otro por el dedo del Presidente de la República: José Antonio Meade Kuribreña.

Mientras el Frente Ciudadano por México es criticado por no tener un candidato electo, los otros dos pareciera que tienen abierto el camino para ir creciendo; pero dentro de cualquier competencia electoral, además de los rivales, está la posibilidad de hundirse solo, y ambos candidatos están haciendo hasta lo imposible para perder, sin competencia electoral iniciada y sin rivales.

El caso de López Obrador


·         La más reciente y fuerte tarugada de AMLO sin duda es su propuesta de amnistía para narcotraficantes... una idea que ya ha sido aplicada, abiertamente en Colombia, veladamente en México y que solo devino en más violencia.

Cualquier votante serio debe ver esto como insulto una propuesta de este tipo ya que no solo es una amenaza a la paz social, lo es a la historia y a la memoria de tantos mexicanos que han sido asesinados por el crimen organizado.

·         Para no salir de la línea de las amnistías, otra propuesta de AMLO que sin duda es un insulto, es su perdón al pasado.

Si bien es cierto que no se puede construir sobre ruinas, andar proponiendo un perdón al PRI y a sus corruptos también es ser parte de la corrupción y la violencia... Javier Duarte, César Duarte, Borge, Yarrington, Lozoya, Virgilio Andrade y tantos más, no merecen un perdón anticipado; en todo caso merecen un juicio justo, pero bajo cualquier concepto de justicia acabarían en la cárcel.

Los errores de Meade


Ahora veamos un poco los errores (en solo una semana) del otro candidato, José Meade:

·         Es imposible no mencionar (y posiblemente recordar) la expresión "háganme suyo"... Ni en una película pornográfica se puede oír una frase de este tipo sin soltar una carcajada.

Solo para redondear lo cierto: la gran gracia de poner a alguien como Meade de candidato es precisamente que no es del PRI y no carga con él el peso de tanta corrupción, pero por lo visto su sueño y expectativa es lograr ser uno de ellos.

·         También es única la frase de la primera entrevista del precandidato en donde aseguró "México le debe mucho al PRI"... ni como broma funcionaría. México le debe al PRI años de fraudes y de crisis, los gobiernos más corruptos, la deuda pública, los desaparecidos y la inseguridad. No cabe duda que tiene su grado de cierta la expresión, pero creo que sería mucho más justo preguntar qué le debe el PRI a México... desde los muebles de museos o los pianos con los que viajaba la esposa de algún expresidente, hasta las vidas de millones de personas, es mucho más lógico cuantificar la deuda que tiene el PRI con los mexicanos, que si México le debe algo PRI; la primera es lógica, la segunda es una soberbia y ceguera de taller gigantesca.

Usar los límites de la ley y hacer más campaña de lo que se debería, puede representar una ventaja, pero también es más tiempo y más espacio para cometer tonterías como las mencionadas; ojalá la elección tome un mejor rumbo porque entre el que cree en el perdón a lo imperdonable y el que cree que va a ser presidente por una deuda de los mexicanos con el PRI, esto parece más comedia que elección.

@JulioCastilloL | @OpinionLSR | @lasillarota

Lee la #OpiniónLSR de Ricardo Alemán


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información