Opinión

Para generar confianza se necesita transparencia…

Debemos fortalecer la transparencia proactiva y la justicia abierta para implementar políticas públicas con acciones de precisión.

  • 27/04/2017
  • Escuchar

"Para generar confianza se necesita transparenciapara tener transparencia se necesita decir la verdad” afirmó Paola Holguín, senadora colombiana, en el Foro Seguridad y Acceso a la Información y continuó: “A uno [las autoridades] la ciudadanía le perdona el error, pero no el engaño ni el ocultamiento”. Estas dos frases dan cuenta del espíritu que recorrió los paneles del Foro que organizó el INAI los pasados 24 y 25 de abril. En estos diálogos participaron especialistas nacionales e internacionales, periodistas y organizaciones de la sociedad civil y discutieron qué información y con qué características es necesaria para construir comunidades seguras.

Estas frases sintetizan el espíritu de los diálogos porque durante los dos días los participantes de cada uno de los paneles coincidieron en abordar desde distintas perspectivas cuatro temas. El primer tema fue que la información pública o las estadísticas públicas con las que contamos actualmente dificultan generar un diagnóstico claro, nacional y que dé cuenta de la magnitud de algunas problemáticas porque sólo seis de cada 100 delitos son denunciados y porque la definición de un delito varia incluso por municipio. El segundo tema que se abordó fue la necesidad de mejorar las estadísticas delictivas. En este sentido, algunos académicos, integrantes de la sociedad civil organizada y periodistas sugirieron que se transparenten las estadísticas, pero también la metodología sobre cómo se generaron para evaluar su calidad y, en conjunto, identificar los aciertos y las áreas de oportunidad. El tercer tema fue un reiterado llamado a no dar ni un paso atrás en la transparencia de las estadísticas delictivas, pues, si bien la Ley Federal de Transparencia establece que es obligación de transparencia publicar las que se generen, esta obligación no se ha homologado a las legislaciones estatales. Por último, el cuarto tema fue el cuestionamiento a la veracidad de los datos.

En este contexto, es necesario poner en nuestro horizonte y en la conversación pública los cuatro principios para las estadísticas de justicia que propuso el Dr. Allen J. Beck, Asesor Senior de la Oficina para Estadísticas de Justicia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de América, durante la conferencia magistral al inicio del Foro. El primer principio es: las estadísticas deben ser relevantes para las políticas públicas; es decir, la información en materia de seguridad que provean las instituciones públicas debe ser objetiva, precisa y pertinente en relación con las políticas públicas de la materia. El segundo principio: la información debe tener credibilidad entre los usuarios; al respecto explicó que tanto la institución que genera las estadísticas como éstas deben tener una buena reputación entre los usuarios y la población. El tercer principio: confiar en quienes proveen la información; el Dr. Allen J. Beck señaló que es fundamental que la institución que recopile la información de estadísticas en materia de seguridad pueda confiar en las instituciones que levantan los datos y colaboran para integrar las bases de datos nacionales o federales. El cuarto principio que propuso es: independencia de influencias política o externas; la autonomía es necesaria para desarrollar, producir y diseminar la información sin presiones de las coyunturas que viven los países y que podrían impulsar a actores políticos a usar las estadísticas para intentar contar una historia ad hoc. Sin embargo, el Dr. Beck también reconoció una tensión entre la apertura y la transparencia, la privacidad y la confidencialidad y esta tensión genera un reto para recolectar y reportar datos.

Sin embargo, no basta con generar información en materia de seguridad, es necesario que la información esté disponible a la población para que la utilice para mejorar la seguridad de las comunidades que habitan. En este sentido, durante los paneles también se planteó la importancia de “traducir” las estadísticas en información a diversos registros para autoridades, expertos, periodistas y, claro, para el público general. Si bien los periodistas y las organizaciones de la sociedad civil son hoy los principales intermediarios entre la información y la población, aún es posible estrechar el trabajo entre los dos primeros. Los periodistas comentaron que, si bien ellos pueden contar historias y verificar datos (fact checking), los análisis requieren, en algunos casos, capacidades técnicas muy específicas que ellos no poseen. Por otra parte, las organizaciones de la sociedad civil publican informes que procesan grandes cantidades de información, pero sus documentos son muy técnicos. En este sentido estrechar la colaboración entre ambos permitiría publicar informes con metodologías más sólidas y en lenguaje accesible a toda la población, de esa manera ésta podría adueñarse de la información y comenzar a utilizarla. Es claro que más allá de cuán innovadoras o bien diseñadas estén las estadísticas, su valor reside en que la población las utilice.

De lo discutido en el Foro se puede concluir que es necesario homologar las estadísticas a nivel municipal, estatal y federal y proveer la información necesaria para evaluar las políticas en materia de seguridad. Además, debemos identificar la información ausente para complementarla con solicitudes de información. Otra de las conclusiones más relevantes del Foro es que debemos fortalecer la transparencia proactiva y la justicia abierta para implementar políticas públicas con acciones de precisión quirúrgica porque, por ejemplo, el 0.06 por ciento de la población en México comete el 75 por ciento de los homicidios dolosos. Hoy es urgente que buena parte de las políticas públicas se dirijan a contener el daño que ese 0.06 por ciento le ha hecho a la población y al Estado en su conjunto en los últimos dos lustros. Sólo así´, la información y la participación nos permitirán construir día a día un #MxSeguro. 

@joelsas

@INAImexico



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.