Opinión

Para construir una dictadura

Según AMLO para salvar la democracia hay que seguir su opinión y acabar con la democracia y sus árbitros. | Julio Castillo

  • 21/12/2021
  • Escuchar

Desde hace muchos años se ha dicho que López Obrador es “un peligro para México” y pocos momentos de su vida (dentro de la oposición o dentro del gobierno) han dado tanto la razón a la famosa consigna como el que vivimos ahora. Los primeros tres años de su gobierno marcaron bases claras del destino al que quería llegar, pero los últimos meses descararon las verdaderas intenciones, y ya iniciamos el “checklist” de las acciones que se necesitan para construir una dictadura; algunos ejemplos de ello: 

- El punto número uno es tener a un dictador en potencia, para localizarlo, Levitsky y Ziblatt en su libro “Cómo mueren las democracias” enumeran cuatro aspectos: 1) rechazo de las reglas democráticas del juego, 2) negación de la legitimidad de los adversarios políticos, 3) tolerancia o fomento de la violencia, y 4) predisposición a restringir las libertades civiles de la oposición, incluidos los medios de comunicación… Andrés Manuel López Obrador cumple con las cuatro a cabalidad. 

- El punto número dos es centralizar el poder y eso se logra por tres vías, centralizando los recursos, centralizando el mando y centralizando la comunicación. Por algo se eliminaron las delegaciones de las secretarías en los estados y se pasó a un modelo de “súperdelegado”, por algo se hizo la Guardia Nacional que en teoría tiene mando civil, pero en la práctica está militarizando la seguridad; y por algo se centralizó toda la comunicación (y compra de espacios publicitarios) en la presidencia de la República. 

- El tema de la militarización va mucho más allá de la seguridad… ahora los militares son constructores, agentes de aduanas, asesores, encargados del abasto de medicinas y lo que se acumule en la semana… además ahora el Secretario de la Defensa es promotor de Morena… triste, preocupante y patético, pero cierto. 

- El punto número tres es la eliminación de los árbitros. Este objetivo empezó a construirse desde el inicio del gobierno, cuando desarmaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y otros órganos autónomos, se ha seguido con el debilitamiento de los contrapesos y los equilibrios, y se ha llegado en días pasados, a lo más peligroso posible: que el presidente de la República inicie una cruzada para acabar con el INE… ahí está Mario Delgado y el presidente de la Cámara amenazando perseguir PENALMENTE a los consejeros electorales que no votaron como ellos querían… 

- Además, el discurso es peligrosísimo porque cae en un absurdo tremendo, según AMLO para salvar la democracia hay que seguir su opinión y acabar con la democracia y sus árbitros… regla básica del autócrata populista: “el pueblo soy yo”. Desmantelar la democracia con un discurso de supuesta defensa de la democracia

- A lo anterior se le suma que acaban de poner a una persona totalmente de AMLO en el INEGI… esto quiere decir que ahora los “otros datos” serán los únicos datos; y también se le suma la propuesta de una persona sin la capacidad y trayectoria necesaria para encabezar el Banco de México… acabando con el INE, el INEGI y el Banco de México se acaba con la parte institucional más sólida de nuestro país y se abren las puertas de la post verdad y la dictadura populista

El problema no sólo es lo que está haciendo AMLO, sino que muchas personas inteligentes siguen creyendo que es un demócrata… tal y como pasó en Venezuela o Rusia, que después de 5 años intelectuales de todo el mundo seguían defendiendo que Chávez y Putin estaban fortaleciendo la democraciaAMLO está siguiendo las reglas para construir una dictadura populista paso por paso, ojalá que cuando sea obvio no sea demasiado tarde. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.