Opinión

Para Claudia Sheinbaum, la justicia puede esperar

Claudia Sheinbaum ha preferido confundir abrir gimnasios, peluquerías y estéticas que procurar la impartición de justicia. | Guillermo Sesma

  • 16/02/2021
  • Escuchar

La desastrosa estrategia de comunicación implementada por la niña de los ojos del presidente, Claudia Sheinbaum ha dejado ver que no las trae todas consigo. En el ámbito político, Claudia no controla su Congreso, ni las delegaciones y carece de operadores políticos que le puedan ayudar en las próximas elecciones. No ha podido, ni ha tenido el oficio de poder establecer alianzas para poder poner candidatos o tener posibilidades de ganar electoralmente y por el otro lado sus adversarios internos le vienen ganando la partida colocando candidatos y operadores que se mueven por la ciudad como si fuera suya y Claudia ni los ve, ni los oye. 

Desde el pasado 12 de diciembre la Ciudad de México había estado en semáforo rojo, es decir de vuelta al confinamiento, las fiestas decembrinas, las reuniones familiares y la irresponsabilidad social causaron que se evidenciara el frágil sistema de salud de la ciudad colapsando los hospitales y centros covid. Una y otra vez Claudia bailó entre sus dichos y Cantinflas, degradados de colores que iban de los amarillos pasando por naranjas hasta rojos carmesí. Presiones de grupos, primero los que su agenda político electoral demandaba fueron autorizados a regresar, vendedores ambulantes, tianguis, expendios de comida en la calle fueron los primeros. Acto seguido los restaurantes establecidos y sus justificadas demandas con cacerolazos exhibieron la delgada piel de la jefa de gobierno, autorizándolos primero a usar las terrazas y ocupar la calle con horarios restringidos para posteriormente y subiendo el calor de sus demandas extendiendo los horarios y finalmente la reapertura. 

Por otro lado, para la Jefa de gobierno y vecina del palacio presidencial la justicia puede esperar. Los juzgados llevan meses cerrados. Tribunales y juzgados que tenían que haber abierto desde hace meses y donde la impartición de justicia tuvo que suspenderse apenas en teoría estarán abriéndose. Tuvieron más de un año para implementar un sistema electrónico que ya funcionaba, los juicios y diligencias ya podían haberse llevado a cabo de manera electrónica. Las notificaciones y demás procesos eran posible de haberlos mantenido abierto. En nuestro país vecino y en específico el estado de Texas, la impartición de justicia no cerró nunca. En la Ciudad de México las audiencias se podían haber realizado a puertas cerradas. Sin embargo, el sindicato del poder judicial sigue cobrando sin trabajar. Para Claudia Sheinbaum la conceptualización de una justicia pronta y expedita no existe. ¿Dónde están los recursos invertidos a este nuevo sistema más eficiente? Donde las audiencias se podían haber llevado a cabo con medidas de salud necesarias para no contagiar. Claudia Sheinbaum y su política de comunicación ha preferido confundir a los ciudadanos, abrir gimnasios, peluquerías y estéticas que procurar la impartición de justicia, total en una ciudad como esta para la Doctora Claudia Sheinbaum la justicia puede esperar.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.