Opinión

Papeles de Panamá y el Monje Loco…

Es responsabilidad del gobierno dar una explicación a los mexicanos.

  • 06/04/2016
  • Escuchar

O como dijera el Monje Loco de aquellos años felices de la XEW, los domingos por la noche: “Aquí nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá…”. ¿Esto será así en el asunto de los mexicanos involucrados en el escándalo mundial por Los Papeles de Panamá? ¿Terminará en agua de borrajas?

 

Dice el titular del Sistema de Administración Tributaria, Aristóteles Núñez que: “Tener recursos en el extranjero no necesariamente es ilegal; no necesariamente estos personajes [los mexicanos que aparecen en la lista negra] tendrán que repatriar su capital. Tener recursos en el extranjero no es ilegal, lo ilegal es que teniéndolos ahí, obteniendo una utilidad, rendimiento, intereses, no los declare en México" dijo Aristóteles Núñez. Bien.

 

El tema no es tener recursos en el extranjero; sino el origen y la intención de tenerlos fuera del país en donde se generaron y su legalidad, o no. Todo depende de la honorabilidad de cada uno.

 

Ya se sabe que el despacho de abogados Mossack Fonseca, de Panamá, se dedica a crear empresas ‘off shore’ para la inversión de capitales extranjeros. Esto es, que si alguien en alguna parte del mundo tiene un guardadito de millones de dólares y quiere resguardarlos bajo estrictas reglas de confidencialidad por aquello de las suspicacias por su origen o destino, pues nada, que estos señores les hacen un traje a la medida en ‘Paraísos fiscales’ en donde se crean sociedades mercantiles, como en Islas Caimán, Islas Vírgenes, Andorra, Mónaco, Barbados o…

 

Las empresas off shore se crean para aprovechar ventajas fiscales y el secretismo de la jurisdicción; para acumular patrimonio; desviar beneficios personales o de empresa, o que los beneficiarios pueden ocultar su identidad para eludir el pago de impuestos…

 

Son de esas cosas tan absurdas de la vida que ya conocíamos hace mucho, pero a partir de este domingo fue el escándalo mundial el que atrajo de nuevo la atención porque se supo que muchas almas purísimas mundiales no lo son tanto y sí invirtieron en empresas off shore

 

Los papeles de Panamá son la filtración de 11.5 millones de archivos que provienen de Mossack Fonseca y que involucran a 12 líderes, 128 políticos y altos funcionarios públicos de todo el mundo, 58 de sus familiares y socios de presidentes, primeros ministros o reyes.

 

Fueron obtenidos por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación e involucró a 376 reporteros de todo el mundo en un proyecto de colaboración periodística sin precedentes.

 

En el caso mexicano se supo que uno de los clientes prominentes de esta empresa de abogados panameña es el señor Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño del Grupo Higa, y quien ha estado en la mira del país desde que se supo que ha sido un contratista exitoso por la enorme cantidad de obra pública durante el gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México y más cerca, desde que se conoció su intervención en el tema de la Casa Blanca de la esposa del presidente mexicano Peña Nieto… así como la casa de Malinalco…

 

“El presidente del Grupo Higa usó los nombres de su madre y su suegra para transferir cerca de 100 millones de dólares que tenía en empresas constituidas en el Caribe. La transacción ocurrió poco menos de un mes y medio después de que la Secretaría dela Función Pública, que depende del poder Ejecutivo, abriera la pesquisa que trataba de determinar si Peña Nieto había incurrido en conflicto de interés” [El País]…

 

Y así la lista de nombres que incluye a gente como Ricardo Salinas Pliego, de Televisión Azteca; a Alfonso de Angoitia de Televisa, Ramiro García Cantú, contratista por más de 30 años de Pemex, Omar Yúnes Márquez, presunto hijo de Miguel Ángel Yúnes Linares, candidato del PAN para gobernar Veracruz; el caso aparte del abogado Luis Doporto Alexandre quien ha creado complejas estructuras de sociedades, fideicomisos en el sector farmacéutico… (Doporto es yerno de Aurora Alcántara Rojas, actual esposa del ex gobernador de Oaxaca, José Murat Casab, padre del candidato priísta a gobernar la misma entidad, aunque nacido en el Estado de México)… y más…

 

La mayoría de los integrantes de la lista negra en Los Papeles de Panamá se ha apresurado a negar su participación en empresas off shore o siquiera que hubieran tenido vínculos con Mossack Fonseca. Los argumentos son distintos, pero la mayoría declara su inocencia de cualquier acto pecaminoso en materia de inversión de capital mexicano en el extranjero

 

Es muy probable que el funcionario del SAT tenga la razón en lo que respecta a que “Tener recursos en el extranjero no necesariamente es ilegal…” pero sí podría ser ilegal su procedencia; la manera cómo en muchos casos se acumuló tantos bienes y quién facilitó que así fuera.

 

Cada uno de los involucrados o mencionados o presuntos deberá explicar de forma fehaciente por qué están ahí o por qué se supone que están ahí, sobre todo porque las inversiones de esta naturaleza refieren a millones de dólares, que traducido en pesos significaría la solución a esa gran debilidad económica del país, que impacta a millones de mexicanos en crisis.

 

Pero sobre todo es responsabilidad de gobierno explicar todo esto a los mexicanos. Sería una aberración de gobierno, un acto de cinismo y desvergüenza dejar que un solo peso mexicano saliera del país de forma fraudulenta y proveniente de corrupción, engaño, enjuague y negocio ilegal.

 

¿Cuántos de esos millones de pesos anunciados esta vez son ilícitos? Sería una anomalía grave defenderlos, protegerlos y declararlos inocentes, si no lo son.

 

Una vez más la autoridad y las leyes mexicanas están a prueba. ¿Nos dirán la verdad creíble y probada? ¿O se harán cómplices de una traición a la patria, si lo decimos en términos demodé pero cierto? Mucho tiene que explicar el presidente Peña Nieto y su gobierno a todo esto. ¿O tendrá que ser el tiempo el que nos lo explique?

 

@joelhsantiago

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.