Opinión

Pandemial

Los pandemials -de México y del mundo-, ironizan la sobreexplotación escolar y laboral de estos tiempos desde casa. | Jorge Alberto Meneses Cárdenas*

  • 12/07/2020
  • Escuchar

El pasado 30 de abril mi hermano me mandó una foto de sus hijos. La mayor estaba frente a una tableta conviviendo con sus compañeros de escuela por su festejo del día del niño. La imagen me despertó algo que se llama melancolía, aunque también me generó alegría verla disfrazada de exploradora: exploraba nuevas formas de estar juntos. El futuro ya está aquí, ojalá los padres se enteren. 

La generación que nació cuando ya había teléfonos inteligentes no es nativa digital pero sí comparte la desigual transición a la vida digital. Dice Amparo Lasén que una generación no se define por la edad, sino por la biografía compartida, que formar parte de una generación es acudir a una cita concertada.

La pandemia covid-19 es una de esas citas generacionales. Pero así como la niñez mexicana sabe que Pepe Pecas pica papas, pocos se enteraron de que sus colegas chinos sabotearon la plataforma por donde sus profesores les enviaban tareas. Resultado: sus profesores no pudieron enviar más tareas porque la aplicación quedó fuera de la App Store. Esta señal no se puede decodificar dentro del adultocentrismo y ser evaluada como reprobable. Una generación de pequeños estudiantes estresados de hoy, tendrá consecuencias pasado mañana. 

En México, las personas que mejor han reflexionado y construido preguntas al subsecretario de salud Hugo López-Gatell, resulta que han sido las y los niños. Mostraron que saben comunicarse sin titubeos y que están interesados por el conocimiento científico, hasta para saber si podrán o no hacer su fiesta de cumpleaños, como lo preguntó la pequeña Alexandra a sus seis años. Como diría Alessandro Baricco, les han salido branquias para navegar por el océano digital. Eso no significa que sean robots insensibles. 

Dice Martiza Urteaga y Néstor García Canclini que los jóvenes del siglo XXI son omnívoros porque se alimentan de todo un poco. Con la pandemia y las brechas digitales la mentira es un virus tan letal que nos confunde, nos marea y nos provoca vomitar información falsa por las redes. De allí la urgencia de quitar los exámenes que premian la memoria, pero que no dan herramientas básicas para distinguir entre una noticia falsa y la información confiable. 

Si antes renegábamos de las aplicaciones y hoy hasta aceptamos que las penas con videos de TikTok son menos, quizá sea por lo que dice José María Filgueíras (en el blog DIARIOSDELAPANDEMIA.NET): que los cuarentenials son aquellas personas que están compartiendo el encierro, independientemente de que su generación sea la de los boomers, la X, la milenial o la centennial

Lo que es clave para la generación pandemial es comprender que la dopamina digital -como el amor en tiempos del covid-19-, hoy pasa por las gratificaciones, los emojis y los likes. Y mientras en la cuarentena estamos compartiendo memoria, mentiras, miedo, esperanza y emociones encontradas, esos pequeños pandemials -de México y del mundo-, ironizan una problemática de actualidad a través de las plataformas: la sobreexplotación escolar y laboral de estos tiempos se vive también desde casa. Porque hoy, el meme es el mensaje.

*Jorge Alberto Meneses Cárdenas

Profesor-Investigador de la Universidad del Mar, campus Huatulco. Licenciado en Antropología Social (ENAH), maestro en Sociología Política (Instituto Mora) y doctor en Estudios Latinoamericanos (UNAM). Últimas publicaciones: Retiembla en sus centros la tierra y Los nuevos rostros de la migración. Intereses de investigación: juventudes en América Latina, métodos y culturas digitales, antropología del deporte, migración y espacios turísticos. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. 



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.