Opinión

Otro atentado terrorista en Pakistán

Antes fue contra cristianos, ahora fue contra abogados, un hecho sin precedente...

  • 11/08/2016
  • Escuchar

El lunes 8 de agosto un ataque suicida contra un hospital de la ciudad de Quetta, al oeste de la República Islámica de Pakistán, causó 71 muertos -50 de ellos abogados, dos periodistas y personal médico y policial- y 128 resultaron heridas, 14 se encuentran en estado crítico.

 

 

¿Qué ocurrió y por qué?

 

Un hombre hizo detonar ocho kilos de explosivos en la entrada de la sala de urgencias del Hospital Civil justo en el momento que había abogados que habían acudido al lugar en solidaridad por el asesinato de Bilal Anwar Kasi, presidente de la Asociación de Abogados de la provincia de Baluchistán.

 

Tras la explosión se produjo un tiroteo para rematar a las víctimas.

 

Las televisoras paquistaníes mostraron imágenes de heridos vestidos con trajes negros de luto, el suelo salpicado de sangre y un gran caos en el centro médico.

 

Los cuerpos yacían en medio de un mar de sangre y de trozos de vidrio; y los sobrevivientes, en estado de conmoción, trataban de reconfortarse mutuamente, indicó un reportero de la agencia AFP que se encontraba a 20 metros del lugar de la explosión.

 

"Había una gran humareda negra y polvo", explicó "Volví corriendo al lugar y vi cuerpos dispersos y muchos heridos llorando. Había muchos charcos de sangre, trozos de carne y miembros", añade.

 

De inmediato, el jefe de gobierno de Baluchistán, Sanaullah Zehri, declaró a la televisión que se trató de un ataque suicida "planeado", que contaba el atentado contra el abogado suscitaría la llegada de otros letrados al hospital. "Sabían que dispararían al abogado y que otros abogados irían al hospital. El suicida explotó las bombas que portaba cuando los abogados fueron al hospital", dijo.

 

¿Quién fue?

 

Dos grupos reivindican el atentado.

 

El grupo talibán Jamaat ul Ahrar (el Partido de los Combatientes Libres), escisión de la principal formación insurgente de Pakistán, el Tehrik-e-Taliban Pakistan, reivindicó el atentado Horas después, hizo lo mismo el grupo denominado Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS); ambos usaron comunicados a través de la internet.

 

ISIS según la agencia Amaq -cercana a ellos- informó de que un suicida detonó "su cinturón de explosivos en medio de personal del Ministerio de Justicia y de la Policía pakistaní en la ciudad de Quetta".

 

Por su parte, un portavoz del grupo Jamaatul Ahara declaró a los medios que su facción "acepta la responsabilidad" del ataque. Y agregó que ellos mataron al presidente de la Asociación de Abogados y después hicieron lo mismo en el hospital cuando protestaban por su muerte.

 

Lo dice como si fuera una gracia divina.

 

Ese grupo que proclama el extremismo religioso islámico ha cometido muchas barbaridades. Fueron los mismos que perpetraron el ataque en un parque de diversiones de Lahore que causó 73 muertos en marzo pasado.

 

Veáse: Otro atentado contra cristianos ahora en Pakistán

 

 

Reacciones:

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el "atentado terrorista" y consideró "particularmente abominable" el hecho de que fuera dirigido contra un grupo de personas en duelo. En un comunicado, dijo que "no hay justificación para este tipo de actos de terrorismo".

 

¡Y no la hay!

 

Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano condenó en forma enérgica el ataque y ofreció ayuda al Gobierno de ese país para investigar a sus responsables.  “Enviamos nuestras más profundas condolencias a las familias de las víctimas y de los heridos. Ofrecemos nuestra ayuda al primer ministro (Nawar) Sharif y a su Gobierno para investigar y llevar a los culpables ante la justicia”, dijo en un comunicado la directora de la oficina de prensa del Departamento de Estado, Elizabeth Trudeau.

 

“Los terroristas atacaron un hospital, así como al poder judicial y a los medios de comunicación, dos de los pilares más importantes de toda democracia”, subrayó Trudeau. Y agregó que esos “ataques brutales y sin sentido sólo aumentan nuestra voluntad común de derrotar el terrorismo en todo el mundo”.

 

Por su parte, el Papa Francisco calificó el atentado como un “acto brutal e insensato de violencia”. Tras conocer los hechos envió un telegrama en el que dice estar “profundamente entristecido al conocer la pérdida de vidas tras el ataque a un hospital en Quetta”.

 

En el telegrama enviado al pueblo de Pakistán, firmado por el Cardenal Pietro Parolin afirma que “para todos los que están de duelo y a todos los que han sido afectados por esta tragedia, Su Santidad invoca los dones divinos de la fortaleza y el consuelo”.

 

Los abogados paquistaníes están en duelo y durante una semana decidieron no participar en audiencias judiciales en protesta por el atentado suicida.

 

Ningún abogado irá en los próximos días a un juzgado. “La nación está triste. Es la tercera o la cuarta vez que los terroristas golpean a los abogados, ya que ellos defienden los derechos de la gente’’, destacó Raja Shafqat Abasi, un abogado de Islamabad.

 

Manifestaciones como esas se dieron en varias partes de Pakistán, sobre todo Islamabad, Karachi y Quetta.

 

En la capital de la provincia de Baluchistán –Quetta– hubo banderas a media asta, los niños no fueron a los colegios y las oficinas públicas fueron cerradas en señal de protesta: la ciudad quedó paralizada.

 

En Islamabad, el primer ministro, Nawaz Sharif, señaló que su país está “en guerra contra una ideología que quiere cambiar nuestro estilo de vida”.

 

El ataque no tiene precedentes. Se fueron directo contra los abogados y de paso abatieron a doctores, enfermeras y periodistas. Los periodistas murieron en el cumplimiento de su deber, Mahmood Khan y Dawn Shahzad Khan, estaban ahí debido a que habían acudido al hospital a cubrir la noticia de la muerte de Kasi.

 

Por cierto, nadie puso la bandera de Pakistán en edificios públicos en el mundo como siempre ocurre tras otros atentados terroristas…

 

¿Por qué será…?

 

¿Por qué fue en Pakistán?

 

¡No se vale!

 

Al margen:

 

 

Los atentados más mortíferos en Pakistán desde el 2007

 

2007

18 octubre: Dos kamikazes matan a 139 personas en una marcha de simpatizantes que celebran en Karachi el regreso de la ex primera ministra Benazir Bhutto tras ocho años de exilio.

 

27 diciembre: Benazir Bhutto y una veintena de personas mueren en un atentado suicida contra su vehículo blindado en los suburbios de Islamabad. Un hombre disparó varios tiros al cuello y al pecho de Bhutt, cuando saludaba a la multitud desde su vehículo se disponía a abandonar el recinto, situado en el parque Liaqat Bagh de Rawalpindi. El asesino accionó la carga explosiva que llevaba encima.

 

2008

21 agosto: Al menos 64 muertos en un doble atentado suicida frente a la principal fábrica de armas en Wah, al noroeste de Islamabad.

 

20 septiembre: Estalla un camión lleno de explosivos frente a la entrada del hotel de lujo Marriott en pleno centro de Islamabad, dejando 60 muertos.

 

2009

28 octubre: Al menos 125 muertos en un atentado con coche bomba en un mercado de Peshawar.

7-8 diciembre: Al menos 66 muertos en cuatro atentados en un mercado de Lahore, segunda ciudad del país.

 

2010

1 enero: Un atentado suicida durante un partido de voleibol mata a por lo menos 101 personas en un pueblo del noroeste del país.

 

28 mayo: 82 muertos en Lahore en ataques suicidas simultáneos en dos mezquitas de una secta muy minoritaria del islam, los Ahmadis.

 

9 julio: 105 muertos en un atentado suicida frente a una oficina administrativa en Yakaghund, en el distrito tribal de Mohmand

 

5 noviembre: 68 muertos luego de que un kamikaze se hiciera estallar en una mezquita de Akhurwall, cerca de Peshawar.

 

2011

13 mayo: 98 muertos en un doble atentado suicida cometido frente a un centro de entrenamiento de la policía en Charsadda, un ataque reivindicado por el Movimiento de los Talibanes en Pakistán (TTP) en represalia a la muerte de Osama Bin Laden, eliminado el 2 de mayo por un comando estadounidense.

 

2013

11 enero: Un doble atentado suicida deja 92 víctimas mortales en un barrio chiita de Quetta.

 

16 febrero: Quetta es nuevamente blanco de un atentado cuando una bomba estalla en un mercado periférico en Hazara Town: 81 muertos.

 

22 septiembre: Dos kamikazes hacen estallar sus cargas explosivas a la salida de una misa en el patio de una iglesia de Peshawar, dejando un saldo de al menos 82 muertos.

 

2014

2 noviembre: Un atentado suicida talibán en Wagah, en la frontera entre Pakistán e India, cerca de Lahore, deja al menos 55 fallecidos.

 

16 diciembre: 154 personas, principalmente niños, mueren en un ataque perpetrado por un comando talibán en una escuela de Peshawar, cerca de Afganistán.

 

2015

30 enero: Un atentado cometido durante la tradicional oración del viernes en una mezquita chiita deja al menos 61 muertos y decenas de heridos en el sur de Pakistán.

 

15 marzo: Un doble atentado suicida perpetrado por los talibanes contra iglesias en Lahore causa la muerte de 17 personas.

 

13 mayo: Un primer ataque reivindicado por el grupo yihadista ISIS en Pakistán deja 45 muertos, miembros de la minoría chiita, masacrados en una emboscada en Karachi.

 

2016

20 enero: 21 personas, mayoritariamente estudiantes, mueren en un ataque contra una universidad en Charsadd, reivindicado por una facción talibán.

 

7 marzo: Un kamikaze ataca un tribunal del noroeste del país, matando a 18 personas, un ataque reivindicado por los talibanes que afirman querer vengar la ejecución de un islamista condenado por asesinato.

 

27 marzo: Al menos 65 muertos y decenas de heridos en una explosión en un parque de Lahore.

 

8 de agosto: Un ataque suicida contra un hospital de la ciudad de Quetta, causó 71 muertos -50 de ellos abogados, dos periodistas  y personal médico y policial- y 128 resultaron heridos..

 

¿Quién sigue...?

 

@fredalvarez

@OpinionLSR

 

También te recomendamos:

El Islam y el terrorismo

Ahora ISIS mata un sacerdote católico, un hecho inédito en Europa

> Lee más sobre el autor