Opinión

Otro atentado contra cristianos ahora en Pakistán

Hasta donde sabemos nadie puso la bandera de Pakistán en edificios públicos como ocurrió tras los atentados de Bruselas.

  • 31/03/2016
  • Escuchar

“Pero que el siglo veinte

es un despliegue

de maldá insolente,

ya no hay quien lo niegue…“Discépolo.

 

A las 18:40 horas del domingo 27 de marzo –a sólo cinco días de los atentados terroristas de Bruselas, que causaron terror y la muerte de por lo menos 35 personas de distintas creencias y nacionalidades-, otra acción de terror ocurrió en la ciudad paquistaní de Lahore, cuando un talibán accionó una potente bomba donde de inmediato perdieron la vida más de 70 personas y más de 300 resultaron heridas. Lo más grave y lamentable es que la mayoría de víctimas eran niños (17) y mujeres (18) dado que el lugar del atentado fue un parque infantil -el Gulshan e Iqbal- que se encuentra en una importante zona residencial de Lahore.

 

Los hechos ocurrieron en domingo de Pascua, de Resurrección, fiesta central del cristianismo en la que se conmemora la resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado.

 

Testigos como Hasan Imran dijeron que “cuando se produjo la explosión, las llamas eran más altas que los árboles y vi cuerpos volando por el aire”. Imágenes de la televisión mostraron a mujeres y niños parados en gigantescos charcos de sangre, llorando y gritando, y a oficiales de agencias de rescate, policías y civiles llevando a los heridos en ambulancias y autos particulares.

 

El grupo talibán Jamaat ul-Ahrar asumió la autoría del acto terrorista afirmando sin más que el objetivo eran los cristianos: “Reclamamos la responsabilidad del ataque contra los cristianos que celebraban la Pascua (de Resurrección)”, ha señalado el portavoz del grupo islamista, Ehansullah Ehsan, al diario paquistaní The Express Tribune.

 

De hecho esa es una declaración de guerra contra la minoría religiosa.

 

¡Poca madre de cabrón!, con todo respeto.

 

La organización terrorista indicó que este atentado forma parte de una serie de operaciones bautizadas como Saut-ul-Raad (la voz del trueno en español), que continuarán a lo largo de 2016.

 

 

Reacciones

 

El jefe de Estado Mayor del Ejército, Raheel Sharif, prometió llevar “ante la justicia a los asesinos“. En las primeras horas las fuerzas de seguridad paquistaníes detuvieron a 50 personas sospechosas de estar implicadas en el atentado: "Operación militar en la zona de Iqbal. 50 sospechosos han sido detenidos", informó el Gobierno del Punjab, del que Lahore es la capital, en su cuenta oficial de Twitter, sin ofrecer detalles de las detenciones.

 

En tanto, el primer ministro paquistaní, Muhammad Nawaz Sharif, condenó enérgicamente el atentado y recibió el pésame telefónico de su homólogo indio, Narendra Modi. "Nuestra determinación como nación y como gobierno es cada vez más fuerte y el cobarde enemigo está tratando de atacar objetivos débiles", advirtió Sharif, según un comunicado de su oficina, llamando a una mayor coordinación de los servicios de inteligencia.

 

 

¿Y la solidaridad internacional?

 

Pero esta vez la solidaridad internacional se quedó prácticamente muda, salvo algunas excepciones…

 

Estados Unidos y Australia también condenaron el ataque. Enrique Peña Nieto emitió un tuit condenando el atentado:

 

 

Fue de llamar la atención el mensaje de Mark Zuckerberg fundador de Facebook, quien pidió a sus seguidores que se luche contra el odio y el miedo tras el atentado en Pakistán.

 

La publicación de Zuckerberg tuvo miles de reacciones positivas. "Creo que la única forma sostenible de luchar contra aquellos que buscan dividirnos es crear un mundo donde la comprensión y la empatía pueden propagarse más rápido que el odio, y donde cada persona en todos los países se siente conectado y cuidado y amado. Ese es el mundo que podemos y debemos construir juntos", reflexionó el CEO de Facebook.

 

This morning we activated Safety Check in Pakistan after a bomb targeted children and their families in a park in...

Posted by Mark Zuckerberg on domingo, 27 de marzo de 2016

 

 

¿Por qué la falta de solidaridad?

 

Hasta donde sabemos nadie puso la bandera de Pakistán en edificios públicos como sí ocurrió con los atentados de Bruselas del martes 22 de Marzo del presente año.

 

¿O es que hay muertos de primera y de segunda?

 

¿O solamente porque son cristianos y los hechos ocurrieron lejos de occidente?

 

Si es así sería lamentable. Pero además no es la primera que sucede, sobre todo con la muerte de cristianos…

 

Véase: Espantoso silencio ante persecución y muerte de cristianos

 

Pero acá entre nos, creo que no hay expresiones de solidaridad por desconocimiento periodístico. Las agencias le dan más fuerza a los hechos en occidente.

 

 

El Papa alza la voz, de nuevo

 

El único líder mundial que se atrevió a alzar la voz fue el Papa Francisco. Lo hizo horas después de los hechos en la mañana del lunes –hora de Roma– luego del rezo del Regina Caeli al rechazar enérgicamente el “atentado execrable” perpetrado. El jesuita recordó en el servicio religioso que “ayer en el Pakistán central, la Santa Pascua se ha ensangrentado con un atentado execrable, que ha afectado a muchas personas inocentes, la mayoría de las cuales eran de familias de la minoría cristiana –especialmente mujeres y niños– reunidas en un parque público para vivir la alegría de la fiesta pascual”.

 

Por ello expresó su “cercanía a cuantos han sido afectados por este crimen vil e insensato, e invito a rezar al Señor por las numerosas víctimas y por sus seres queridos”.

 

Bergoglio exhortó a “las autoridades civiles y a todos los componentes sociales de esa Nación para que dediquen todos sus esfuerzos para devolver la seguridad y la serenidad a la población y, en particular, a las minorías religiosas más vulnerables”.

 

“Repito una vez más que la violencia y el odio homicida conducen solamente al dolor y a la destrucción; el respeto y la fraternidad son el único camino para alcanzar la paz”, dijo con gran dolor.

 

 

¿Quiénes son los asesinos?

 

Jamaat ul-Ahrar esuna escisión del principal grupo insurgente de Pakistán, el Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP); se compone de facciones talibanes de siete distritos tribales a lo largo de la frontera de Pakistán con Afganistán, vinculadas con Al Qaeda, y están encabezados por Omar Khalid Khorasani, quienopera en Mohmand, cerca de Peshawar.

 

El grupo debutó con dos ataques de bomba en noviembre de 2014, que mataron al menos a seis personas en Mohmand; también realizaron un atentado en la frontera entre India y Pakistán, que causó la muerte de al menos 60 paquistaníes durante una ceremonia cívica.

 

En 2015 el grupo también se atribuyó otro ataque contra los cristianos, en esa ocasión contra una iglesia católica de Lahore, que dejó 15 muertos y 70 heridos.

 

Y hace apenas un mes se adjudicaron un ataque suicida contra un tribunal de Peshawar, en represalia por la ejecución el 29 de febrero de un militante radical, Mumtaz Qadri, a quien consideran un héroe. Este personaje había sido condenado por el asesinato del gobernador de Punjab, Salman Taseer, hace cinco años, porque este buscaba cambiar las leyes contra la blasfemia y defendió a una mujer cristiana –Asi Bibi– acusada de lo que hasta ahora es un delito en ese país.

 

 

¿Por qué ese odio?

 

Pakistán es un país mayoritariamente musulmán en el que alrededor del 98% de los casi doscientos millones de habitantes profesan esa religión; en el país hay alrededor de 4 millones de cristianos, la mayoría profesan el protestantismo sobre todo Pentecostal, sólo un millón son católicos.

 

En ese lugar el odio a los cristianos parece no tener límites. Una de esas expresiones que hacen parte del sistema legal es la llamada Ley de Blasfemia,que agrupa varias normas inspiradas en la Shariah –ley religiosa musulmana– para sancionar cualquier ofensa contra Alá, Mahoma o el sagrado Corán.

 

La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo suponer el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

 

O sea una moderna Santa Inquisición.

 

La ley es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos públicos.

 

Uno de los casos más emblemáticos en la aplicación de esta norma es hacia la católica Asia Bibi, encarcelada injustamente desde 2010 tras haber sido acusada con falsos cargos por varias mujeres musulmanas.

 

Pues lo más lamentable es que un día después de la masacre de Pascua miles de musulmanes en Pakistán pidieron la ejecución de Asia Bibi.

 

¡La verdad es que el mundo ha enloquecido en pleno siglo XX!

 

Enrique Santos Discépolo tenía razón cuando escribió Cambalache…

 

“Pero que el siglo veinte

es un despliegue

de maldá insolente,

ya no hay quien lo niegue…”.

 

Según informó la agencia italiana Ansa, los extremistas islámicos se enfrentaron con la policía en la zona "roja" de alta seguridad de Islamabad, capital de Pakistán, y presentaron un documento al gobierno del premier Nawaz Sharif con muchas peticiones, una de ellas es la "aceleración de la ejecución de Asia Bibi" y por ningún motivo modificar La Ley de Blasfemia.

 

Y para que no quede duda piden el reconocimiento del “martirio” de Mumtaz Qadri, el guardaespaldas ahorcado en febrero de 2016 por haber matado en 2011 al gobernador del Punjab, Salman Taseer, uno de los pocos que defendió públicamente a Asia Bibi.

 

El asesino del gobernador dijo que lo hizo porque al defender a una cristiana era un “blasfemo”, y atentaba contra Alá.

 

¡Increíble!

 

Después de la manifestación, las autoridades paquistaníes reforzaron las medidas de seguridad en la cárcel de Multan, donde Asia Bibi espera una respuesta al recurso legal que presentó su abogado ante la Corte Suprema.

 

 

Recordemos su caso

 

En junio de 2009, Asia, madre de cinco hijos, trabajaba como obrera en Sheikhupura, cerca de Lahore. Y en una ocasión le pidieron que buscara agua potable para sus compañeras. Algunas de las trabajadoras –todas de la religión musulmana– se negaron a beber el agua por considerarla "impura" debido a que fue provista por una cristiana.

 

Un día después, Asia fue atacada por una turba y llevada a una comisaría “por su seguridad”, donde fue acusada de blasfemia contra el profeta Mahoma. Desde su detención denunció ser perseguida en razón de su fe y negó haber proferido insulto alguno contra el Islam.

 

Hace unos meses su familia fue a saludar al Papa Francisco en Roma. En esa ocasión el jesuita le dijo al esposo de esta mujer católica y madre de cinco hijas que reza por ella y su liberación, y su traslado fuera de Pakistán.

 

“No veo el momento de sentir de nuevo el sol y el frío, de ver el cielo abierto, las estrellas y la luna. Les ruego que sigan rezando para librarme de esta oscuridad, así podré estar con ustedes a la luz del sol”, dijo Asia en un texto escrito desde la injusta prisión.

 

Lo curioso de todo esto es que el atentado del domingo de Pascua fue el mismo día que se manifestaron musulmanes paquistaníes para pedir el reconocimiento de mártir al asesino Mumtaz Qadri.

 

Si viviera hoy el argentino Enrique Santos Discépolo cambiaría su tango por siglo XXI problemático y febril.

 

 

Al margen:

 

1.- El terrorismo golpea más fuerte en cinco países: Afganistán, Irak, Nigeria, Pakistán y Siria.

 

Según el informeGlobal Terrorism Index” del año pasado realizado por el Institute for Economics and Peace (citado en el periódico español ABC, 30 de marzo) la mayor parte de las muertes por terrorismo no se produjeron en Occidente. “Excluyendo los ataques del 11-S, solo el 0,5% de las muertes por terrorismo se produjeron en Occidente desde 2000”.

 

El 78% de las 32 mil 658 personas fallecidas en 2014 por terrorismo y el 57% de los ataques (13 mil 370 en total) ocurrieron concretamente en Afganistán, Irak, Nigeria, Pakistán y Siria. Siendo Boko Haram e ISIS los responsables del 51% de todas las muertes.

 

El informe también señala que es el extremismo político, y no el fundamentalismo islámico, la principal causa de terrorismo en países occidentales.

 

En EU mueren más en una tina de baño que por ataques terroristas: En 2013, fueron 464 las personas se ahogaron en una tina, mientras que 17 personas murieron en ese país en 2014 por actos terroristas.

 

2.- Caso de Bruselas. El martes 22 de marzo, día de los atentados terroristas en Bélgica, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, pidió a los medios no hacer conjeturas sobre posibles vínculos entre los atentados del 13 de noviembre en París y los registrados en Bruselas: “La investigación en curso desvelará la realidad, las conexiones que puedan existir”, dijo en una entrevista a la cadena France 2.

 

No pasó mucho tiempo para que la realidad encontrara la cadena que llevó a la conexión Paris-Bruselas.

 

¿Pudo haberse evitado?

 

¡Sin duda!

 

Falló la inteligencia.

 

El más crítico fue el presidente turco. Después nos enteramos que el FBI habría informado a la policía holandesa de los antecedentes penales y del peligro yihadista que entrañaban dos de los terroristas suicidadas.

 

Hasta hoy no sabemos exactamente cuántas personas formaban parte de la célula terrorista, sabemos que tres murieron y hay una cuarta persona que se escapó. Algunos hablan de más personas.

 

@fredalvarez

@OpinionLSR