Opinión

¿Otra bolsa de Valores?

Para que coticen empresas grandes y medianas.

  • 03/11/2015
  • Escuchar

Los que de plano no se midieron fueron los de la empresa Central de Corretajes,  quienes presentaron una solicitud ante la Secretaría de Hacienda para formar una segunda bolsa de valores que se llamaría Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

 

La intención es que empiece a operar en octubre del próximo año y las empresas que coticen en ésta, sean en su mayoría medianas y grandes. Para su constitución se requerirá un capital de 300 millones de pesos, recursos que se “levantarán” del mercado, es decir, buscarán inversionistas mexicanos que se interesen en participar.

 

El anuncio, nos cuentan, provocó una carcajada entre algunos de los funcionarios de más alto rango de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), toda vez que las casas de bolsa, que serían los intermediarios entre las emisoras y los inversionistas, son accionistas de la BMV.

 

El modelo de negocio  de BIVA plantea que todos los valores se podrán operar en cualquiera de las dos bolsas. Las emisoras actuales y las nuevas podrán escoger dónde tener su listado principal.

 

En el caso de que se aprobara este proyecto, México no sería el único país que tendría más de dos bolsas de valores: en Estados Unidos hay once, Canadá tiene 5, Inglaterra y España 4, Francia e Italia 2 y Brasil está en proceso de autorizar una segunda. 

 

Aunque la idea de una segunda bolsa se ve lejana, en la Secretaría de Hacienda y en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) hacen todo lo posible por impulsar y darle profundidad al mercado de valores mexicano, ya que es muy pequeño en comparación con el tamaño de la economía.

 

Y para muestra, basta un botón. México se ubicó en la decimoquinta economía más grande del mundo, mientras que la BMV ocupó el lugar 23 en valor de capitalización, el sitio 45 en empresas listadas y el 29 en acciones operadas, esto de acuerdo con datos del  World Federation of Exchanges.

 

Después de que se empezó a difundir la noticia, los que se encargaron de aguar la fiesta, fueron los de Accival, que forma parte de Banamex. El intermediario advirtió que las probabilidades de que una nueva compañía incursione en el mercado de instrumentos de renta variable son muy bajas.

 

Y se fue con todo al explicar que las casas de bolsa, al ser las principales accionistas de la BMV y que de manera colectiva detentan una tercera parte a través de un fideicomiso, limitarían su participación para promover la creación de un nuevo competidor.

 

Además, la naciente bolsa operaría sólo una plataforma de negociación, ya que los costos y complejidades de crear una infraestructura de post-negociación son generalmente mayores.

 

Ajustes en la banca de desarrollo

 

Los que quieren terminar el año con menos costos, son algunos de los directivos de la banca de desarrollo como Bansefi y Nacional Financiera.

 

Para sorpresa de muchos, los directivos decidieron pasar tijera en varias áreas estratégicas. En el caso de Nacional Financiera, la sorpresa fue la salida de Alejandro Rodríguez, quien se desempeñó más de 15 años como director de comunicación social. El ahora ex funcionario emprenderá nuevos proyectos en el ramo de la comunicación corporativa y de las relaciones públicas.

 

@rominarr