Opinión

Oaxaca, ‘sin novedad en el frente…’

¿Los oaxaqueños están de plácemes? No.

  • 03/02/2016
  • Escuchar

El caso de los Murat en Oaxaca recuerda el libro del escritor alemán  Erich Maria Remarque en el que durante la guerra ocurre todo: batallas sangrientas, muertos, heridos, humillaciones, traiciones, mentiras insospechadas, solidaridades mal entendidas, muchos caídos sin solución… abusos de poder y, al final, el telegrama inaudito: “Sin novedad en el frente”…

 

Y así, sin novedad en el frente y sin pudor alguno, el presidente Enrique Peña Nieto, el viernes 29 de enero, decidió pagar con Oaxaca sus facturas políticas…

 

…Ese día, dio el banderazo de salida a Alejandro Ismael Murat Hinojosa (40 años, Estado de México) a quien desde antes había impulsado en el mismo Estado de México y a favor de quien decidió la candidatura del PRI al gobierno de esta entidad del sureste mexicano… a pesar de todos los pesares…

 

…A pesar de que, incluso, Manlio Fabio Beltrones, el hombre al que el mandatario puso a dirigir al PRI no obstante su animadversión personal, y quien como dirigente priista apoyaba otras fórmulas electorales para aprovechar el fracaso de la coalición Unidos por la Paz y el Progreso (PAN, PRD, Convergencia y PT) que con Gabino Cué multiplicó los problemas de la entidad…

 

…Y a pesar, también, de que dejaron correr las aspiraciones de muchos aspirantes priístas en la entidad, y a pesar de que por encima de todo Oaxaca sigue esperando un gobierno a la altura de su linaje histórico y de su grandeza nacional…

 

Nada valió, ni siquiera las exclamaciones de quienes querían que a Oaxaca llegara un candidato tricolor que fuera más solución que problema, que tuviera mirada de águila y piernas de jinete para cabalgar los problemas oaxaqueños, que son muchos y enormes y que todos conocemos.  

 

Así que por encima de cualquier consideración de ética democrática o social, la decisión estaba tomada en favor de un hombre al que el presidente de México debe tantos favores soterrados: José Murat Casab, quien ya había gobernado a la entidad de 1998 a 2004 y cuyo recuerdo amargo aún persiste entre millones de oaxaqueños y quien –aunque lo niegue- gobernará a través de su hijo, quien de Oaxaca conoce, apenas, que aparece en el mapa mundial.

 

Ya desde 2012 se fue construyendo la candidatura de Alejandro Ismael: desde el Pacto por México que tanto ruido atrajo y pocas nueces produjo o desde los pasillos del servicio discreto y en tinieblas; desde ahí  murmuraba al oído del señor del gran poder mexicano que la deuda se acumulaba y que la factura era Oaxaca, ni más, ni menos.

 

Ya se está pagando. Por lo pronto el señor José Murat está de plácemes.  ¿Los oaxaqueños están de plácemes? No. Para todos los que sabían, o no, que esta designación no sería una sorpresa sigue siendo un trago amargo. El PRI no cambia, como la fábula del alacrán y la tortuga. El 5 de junio próximo los oaxaqueños sabrán si quieren pagar con su vida esa factura, o no…   

 

La lucha de los ex gobernadores de la entidad que querían perpetuarse en la entidad no ha terminado. NI Ulises Ruiz –con Eviel Pérez Magaña--, ni Diódoro Carrasco con José Antonio Estefan Garfias…o… –que ahora forman parte de la Coalición CREO (Coalición con Rumbo y Estabilidad para Oaxaca: PRD, PAN y PT) van a hacerse a un lado…

 

Los priístas oaxaqueños están indignados y por ahora se someten al Pacto de Unidad, pero apoyarán a regañadientes y siempre y cuando formen parte del gobierno priísta si ganara –-facturas nuevas ya se acumulan--.

 

CREO contenderá con un candidato que llega con todo el apoyo económico propio (que es muchísimo, a saber), con el apoyo presidencial y con el de los grupos Murat que hay en la entidad, así como un control de prensa tejido a lo largo de los meses, con las excepciones que tienen que ver con la libertad de expresión y la democracia…

 

Aun así el martes 2 de febrero, día de la Candelaria, fue ungido como candidato priísta al gobierno de Oaxaca el joven Murat. Los priístas, de dientes para afuera, dan muestras de disciplina. La cargada está a la vista y los interminables adláteres están comenzando a organizar la fiesta… Muchos de ellos ‘ya se ven’, en las torres de marfil: una-dos y tres… Los mismos que hace meses repudiaban las casas en Nueva York y las riquezas inexplicables.

 

¿Y los oaxaqueños de a pie, en el campo, en los 570 municipios, en el mar y la tierra… los que se van y los que se quedan?... Todos tienen una gran responsabilidad y habrán de reflexionar bien su decisión el 5 de junio…

 

Por encima del canto de sirenas, de chirimías, de bandas sonoras, colores, aplausos y guelaguetzas interminables, de promesas y de regalitos de plástico, está el respeto, la dignidad y el futuro de todos… Y conscientes de ello deberán ejercer su voto el día “D”…

 

Y si las elecciones ese día son ciertamente democráticas, y si las instituciones de lo electoral actúan con responsabilidad y dignidad, autonomía y democracia; y si los oaxaqueños salen en masa a decidir su futuro gobierno que es, a fin de cuentas la solución, entonces se sabrá quién deberá gobernar Oaxaca… Si no es así, desde ahora sabemos quién gobernará Oaxaca.

 

Y, pues nada. Ahí está todo cifrado. Ahí está el panorama bajo el puente… Con novedad en el frente.

 

@joelhsantiago

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.