Opinión

Nuevos partidos políticos en 2020

Las nuevas organizaciones deberán presentar la solicitud de constituirse en partido político ante el INE. | Carla Humphrey

  • 02/08/2019
  • Escuchar

El Instituto Nacional Electoral dio a conocer que, de las más de cien organizaciones que notificaron su intención de constituirse como partido político, sólo 80 cumplieron los requisitos legales para continuar con este proceso.

De conformidad con lo establecido en la Ley General de Partidos Políticos, en el mes de enero del año siguiente al de la elección presidencial, 106 organizaciones manifestaron a la autoridad electoral su intención de constituirse como partido político nacional. Trece de ellas se desistieron y, después de la revisión realizada por el INE respecto de los requisitos legales que deben cumplir para continuar con este proceso, sólo 80 de ellas podrán continuar con el proceso para convertiste en partido político.

El INE determinó que trece organizaciones no cumplieron con los requisitos mínimos establecidos en la ley de la materia y, a partir de ese momento y hasta febrero del año que entra, las organizaciones que cubrieron los requisitos legales comenzarán a realizar las 200 asambleas distritales o las 20 estatales en las que debe cubrirse el quórum establecido en la ley que es de 3 mil afiliados en el caso de las entidades federativas o 300 en los distritos electorales. Las y los afiliados deben pertenecer a la entidad o al distrito en el que se realice la asamblea. En estas asambleas las y los afiliados deberán aprobar por mayoría de votos los documentos básicos y se elegirán a las y los representantes estatales o distritales que asistirán a la asamblea nacional constitutiva en la que se aprobarán los estatutos, la declaración de principios y el programa de acción del futuro partido político.

Las organizaciones que continúan con el proceso de constituirse como partido político nacional de conformidad con lo dispuesto por la Ley de Partidos Políticos, deben afiliar, al menos, a 233 mil 945 personas que estén inscritas al Padrón Electoral y cuenten con credencial para votar vigente.

Durante enero y febrero del año que entra, estas organizaciones deberán presentar la solicitud de constituirse en partido político ante el INE, que en el mes de junio resolverá respecto de la procedencia del registro de las organizaciones que cumplieron a cabalidad con la ley y su registro como partido político estará vigente en julio del año que entra, dos meses antes del inicio del próximo proceso electoral en el que podrán participar.

Con la finalidad de conseguir que el proceso de afiliación sea más eficiente y fácil para las organizaciones, el INE desarrolló una aplicación electrónica con la que se captura la credencial de la o el ciudadano, la manifestación de la persona interesada en formar parte de esa organización y se le tomará una fotografía. Con los datos guardados en esta aplicación, la autoridad electoral verificará los datos de las personas interesadas con la finalidad de determinar si la organización cumple con el número mínimo de afiliados y el porcentaje de dispersión territorial que dispone el marco normativo aplicable.

En poco menos de un año conoceremos a los partidos que conformarán la nueva gama de opciones con la que contaremos las y los votantes para elegir en la conformación de la Cámara de Diputados, de Alcaldías y Congreso en la Ciudad de México y de las presidencias municipales y Congresos Locales en donde se celebren elecciones en 2021.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.