Opinión

Nuevo modelo de ciudad

Incentivar el uso inteligente del coche es una manera que apunta un nuevo modelo de ciudad.

  • 19/04/2016
  • Escuchar

Trayectos de más de dos horas por viaje, suman al día entre 4 y 5 horas y a la semana alrededor de 20; esos son los viajes que llamamos “dolorosos” y que habitualmente hacen personas en el transporte público y privado de municipios del Estado de México a la CDMX.

 

Los trayectos que deben recorrer son sumamente largos, de más de 25 kilómetros, atravesando prácticamente la ciudad y con la convivencia cotidiana de un transporte que en la mayoría de las ocasiones no cumple con las expectativas de los usuarios.

 

En los años anteriores, la política de vivienda se centró en construir inmuebles más baratos en la Zona Metropolitana del Valle de México, lo que se tradujo en viajes más largos por ser espacios más alejados de las áreas de trabajo.

 

En tanto el transporte se fue adecuando de manera parcial a las necesidades de las nuevas demandas que exigían nuevas rutas y nuevos destinos, las manchas urbanas fueron creciendo más de lo que pudieron responder las áreas de movilidad, quienes destinaban en su mayoría el gasto a infraestructura gris y no al desarrollo de transporte.

 

La solución pasa estrictamente por un nuevo modelo de ciudad, que densifique la capital del país y genere un esquema de Desarrollo Orientado al Transporte, es decir, que las zonas que en algún momento se despoblaron en la CDMX, se puedan rehabilitar, con espacios dignos de vivienda, se garanticen servicios públicos y servicios como escuelas, hospitales, áreas de entretenimiento y diversión, además infraestructura para el transporte.

 

El mecanismo central es que la vivienda popular se encuentre cerca de las zonas de trabajo que más demanda tienen, reduciendo así los tiempos en trayectos, pero también invitando a los ciudadanos a usar otra forma para transportarse, dejando el coche por el transporte público o éste por la bicicleta.

 

De igual forma incentivar el uso inteligente del coche, es una manera que apunta un nuevo modelo de ciudad, donde se puedan utilizar mecanismos que lo hagan atractivo para los usuarios, como compartir el carro o usarlo para distancias largas.

 

A lo largo de varios años, son distintos los personajes que han adoptado e impulsado estas ideas; sin embargo, es la sociedad quien debe apropiarse de estos conceptos para que se apliquen en el desarrollo de un nuevo modelo de ciudad.

 

@LBallesterosM

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.