Opinión

Nuevas competencias informativas, una democracia de calidad

El acceso a la información pública es un insumo básico para el ejercicio del periodismo de investigación y la calidad de los contenidos noticiosos. | Blanca Lilia Ibarra

  • 22/04/2019
  • Escuchar

En 2018, el Instituto Reuters en su Reporte Anual de Noticias Digitales[1] informó que, entre las audiencias de 37 países analizados se ha incrementado la preocupación sobre la calidad de la información, las amenazas a los datos personales y las “noticias falsas” en las plataformas tecnológicas y redes sociales.

En dicho reporte se encontró que, México es el segundo país en el mundo en donde más personas usan Facebook como fuente noticiosa. No obstante, la televisión continúa posicionándose como la fuente de noticias más popular e importante para la audiencia nacional con un 63% de los entrevistados, las noticias digitales han potencializado su crecimiento y credibilidad.[2]

Si bien el nacimiento de nuevos medios nativos digitales significa un avance para la libertad de expresión y la pluralidad de las voces públicas, es también una oportunidad para que la población elija en ellos, la opción más oportuna y confiable. En ese contexto, desde la ciudadanía el reto a enfrentar es el desarrollo de habilidades y competencias que nos permitan evaluar la calidad de la información que se difunde en los medios: la alfabetización informacional y mediática.

La alfabetización informacional se vincula con la capacidad de localizar, acceder, evaluar, organizar y utilizar la información de manera ética y eficaz para la comunicación cotidiana. En esta definición, es evidente la vinculación de esta visión comunicativa con el derecho a la información, ya que se nutre tanto de la posibilidad de allegarse de información -derecho de acceso-, como a la de procesarla -libertad de expresión-; ambas a partir de parámetros de consumo inteligente que deriven en una deliberación más rica y efectiva en el espacio cotidiano, tanto público y privado.

Por el otro lado, la alfabetización mediática se relaciona con el uso crítico e inteligente de los medios de comunicación en el marco de la participación democrática[3]. Es esencial resaltar que, ambos saberes son necesarios en un contexto donde existe gran oferta de información; por lo que ser capaces de elegir la fuente más óptima será indispensable para ser parte de los procesos deliberativos de comunidades cada vez más activas y participativas.

Del mismo modo, desde los proveedores de la información se presentan tareas ineludibles para continuar vigentes en un entorno cada vez más competitivo y demandante. Desde el periodismo y los medios de comunicación, el reto se encuentra en la oferta de contenidos de calidad que considere: la información, los análisis y la creatividad para posicionar sus productos informativos en las diversas plataformas.

Para los órganos garantes de la información pública, la tarea reside en continuar fomentando el ejercicio del derecho de acceso a la información, como instrumento para transparentar información generada por las instancias públicas. En nuestro país tanto la Constitución federal, como las leyes General y Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública, han propiciado las condiciones necesarias para disminuir y erradicar las asimetrías informativas, a través de la construcción de un piso común que garantice el ejercicio del derecho de acceso a la información en condiciones de igualdad para cualquier persona, en donde no existan fronteras, ni exclusiones.

Este escenario nos lleva a avanzar un trecho más en favor de una política informativa y comunicacional de calidad. Por ello, conformar alianzas estratégicas con diversos proveedores y multiplicadores de la información, como los medios de comunicación tradicionales y los nativos digitales, que se constituyen en verdaderas cajas de resonancia de lo público, es otro desafío a enfrentar.

En el INAI, estamos convencidos que el acceso a la información pública es un insumo básico para el ejercicio del periodismo de investigación y la calidad de los contenidos noticiosos. La información pública es un activo para la construcción de conocimientos y mejores condiciones, no solo para un periodismo crítico y ético, sino sobre todo para un México informado y en condiciones de una participación social más activa y eficaz.

[1] Reuters Institute –University of Oxford (2018) Reuters Institute Digital News Report 2018. Pag.10-11, 33, 34, 120-123. En: http://media.digitalnewsreport.org/wp-content/uploads/2018/06/digital-news-report-2018.pdf?x89475

[2] Reuters Institute –University of Oxford (2018) México. Digital News Report. María Elena Gutiérrez Rentería. Universidad Panamericana. En: http://www.digitalnewsreport.org/survey/2018/mexico-2018/

[3] UNESCO (2017) Programa de formación en alfabetización mediática e informacional destinado a los docentes. En: http://www.unesco.org/new/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/CI/CI/pdf/media_and_information_literacy_curriculum_for_teachers_es.pdf

¿Dos caras de una misma moneda?

@bl_ibarra | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.