Opinión

Nueva narrativa digital, retos y soluciones

Las nuevas narrativas digitales, que integran video, audio, foto, texto y gráficos son el presente y el futuro de los medios informativos. | Ulises Castellanos

  • 31/07/2020
  • Escuchar

La industria de los medios de comunicación tradicionales está quebrada. La televisión casi desaparece, ha perdido relevancia conducir un noticiero. Los periódicos y las revistas han reducido sus tirajes al mínimo, han devaluado en un 30% el salario de sus colaboradores o empleados y se vienen más recortes. La radio es quien ha librado mejor este momento, pero también arrastra pérdida de ingresos, aunque mantiene buenos niveles de penetración en sus audiencias.

Es el momento clave de la oferta digital, los portales nativos en red y los portales de los medios convencionales que tienen una buena marca, deben ponerse creativos. El modelo de negocio y su vinculación con el usuario final son la clave.

Decenas de colegas han sido despedidos y no encuentran acomodo en ninguna parte, primero porque no hay dinero para contratar y segundo porque no ofrecen nada nuevo. Los fotógrafos que no incorporaron el video como oferta profesional, son los primeros que quedaron fuera del juego. Los reporteros que no son capaces de grabar un videito (con calidad en audio e imagen) o mandar en tiempo real a sus redacciones, están quedando relegados.

El usuario final, al que le interesa la información, no está dispuesto a pagar por nada, tiene una sobre oferta de noticias que incluso no sabe gestionar o distinguir en calidad o seriedad. Las audiencias están fragmentadas y son multilectores, ya no siguen a un solo medio, vamos, a veces no saben ni dónde están leyendo lo que leen.

Entonces, frente a este panorama, ¿Qué hacemos? ¿Cómo sobrevivir en una industria que se encuentra en crisis, sin dinero de publicidad, ni pública ni privada, sin apoyo del lector de siempre y con gastos enormes? ¿Qué ofrecer a las nuevas redacciones digitales? ¿Cómo generar contenido de alto impacto o relevante? ¿Cómo distinguirse?

Bueno, aquí propongo algo breve y sencillo, urge capacitar a los que quedan en los medios para que dominen nuevas técnicas o para que incorporen diferentes herramientas, mientras que al mismo tiempo, los portales deben ser más visuales, sencillos y claros en la manera de presentar su menú informativo. Adicionalmente, me parece que llegó el momento de poner muros que cobren por nivel de información disponible, cobros bajos pero que personalicen la experiencia del usuario que además exige mejores contenidos.

Las nuevas narrativas digitales, que integran video, audio, foto, texto y gráficos son el presente y el futuro de los medios informativos, ejemplos destacados son lo que ofrecen hoy por ejemplo los portales de El País o el New York Times en sus sitios web, cobran un dólar por semana en promedio. Lamentablemente en México no puedo señalar a ninguno como ejemplo de propuesta integral; hicieron de sus sitios una réplica de sus periódicos o revistas y compiten con twitter. La mayoría dan flojera.

El storytelling o nuevas narrativas digitales, ya tienen más de una década de existir y hoy son más sencillas de producir que antes, se trata de una herramienta creativa para contar historias. Ahí se utiliza todo tipo de enfoques multidisciplinarios para detonar opinión, información y construir experiencias o difundir diversos puntos de vista. El reto es ser creativos.

Los seres humanos estamos construidos de memoria, historias y experiencias que moldean nuestro pensamiento individual o colectivo. La información debe ser abordada desde todos los ángulos creativos posibles y necesarios. Entrevistas en video, foto, datos, la voz de los protagonistas y referencias permanentes, para que el usuario navegue, se informe y se quede. 

Desde hace siglos la narración es la forma más vieja de enseñanza y transmisión de conocimientos, de hecho las primeras comunidades humanas ya la utilizaban para responder a las preguntas básicas sobre la creación, la vida, la muerte o el más allá. Prueba de ello, son las pinturas rupestres en las cuevas donde se han encontrado esas historias no verbales.

Ahora mismo, en el contexto de esta crisis sanitaria globalizada por el coronavirus, la sociedad se hiperdigitalizó; atrás están quedando los modelos analógicos y la comodidad híbrida en la que nos movíamos hasta ahora. Ante la inevitable evolución de nuestra sociedad es necesario volver a los orígenes y revalorar la narración de historias como una herramienta indispensable en la transmisión de información. Volvamos a lo simple, pero hagámoslo divertido, entretenido y útil para todos.

La National Storytelling Association plantea que la narración “es el arte del uso del lenguaje, la comunicación, la emotividad, la vocalización, la psicología del movimiento y la construcción abstracta de elementos e imágenes de una historia en particular para un público específico”. Hoy todo comunicador tiene a la mano múltiples herramientas para potenciar su trabajo, el celular es muy poderoso, graba, edita, envía y te conecta con las redes sociales. Sin embargo la mayoría lo usa solo para revisar su WhatsApp. 

Un aspecto clave de las nuevas narrativas, es su capacidad de retroalimentación o conexión con la audiencia, para informar sobre un suceso noticioso de manera horizontal y que puede brindar detalles de una historia informativa de formas más creativas. Hoy el nuevo periodista debe dominar la imagen fija, entender el video, saber escribir y grabar con calidad sus audios, claro, es más chamba y no a todos les gusta incorporar nuevas herramientas o resolverlo todo. Pero atrás quedaron los tiempos de la especialización, donde el que grababa video, sólo grababa video o el que reporteaba, sólo escribía. Eso ya no tiene valor de mercado.

La importancia del storytelling crece y se consolida día con día por su flexibilidad y potencial aplicación en diversos campos. Los portales, las apps y las redes sociales son lo de hoy, quien no lo entienda perderá dinero, audiencias y relevancia.

Ofrecer información relevante es el objetivo, el storytelling permite ampliar la experiencia de las audiencias. Aprovechemos la tecnología y el uso de distintas disciplinas profesionales para innovar en la comunicación que demanda el siglo XXI. Ya sea para medios informativos, publicidad o comunicación institucional, el storytelling se adapta a las expectativas del nuevo usuario, no olviden que debemos enfocarnos en construir un lazo emocional, reflexivo, informativo y eficaz con nuestro público meta.

Y es justo a partir de los objetivos que cada grupo de comunicación se plantee, que su información debe conectar, cautivar e informar con audacia; en cada historia deben implementarse nuevas metas. Consideración de la historia a contar. Modelos para ejecutar con eficacia la transmisión escrita o visual. Eficacia en los materiales usados para exponer un tema y propuesta integral para que la experiencia del usuario final sea completa. Uso inteligente de las redes sociales. Portales atractivos. Así también llegarán los anunciantes.

En fin, no puedo desarrollar aquí todos los elementos a considerar, pero si eventualmente alguien está interesado en profundizar en el tema, aprovecho este espacio para invitarlos a formar parte del próximo taller en línea que daremos en la Fundación Elena Poniatowska y que arrancaremos el próximo lunes vía remota. Los interesados pueden escribir al correo contacto@fepa.org.mx y con sólo mencionar esta columna tendrán un atractivo descuento para formar parte del próximo grupo. Serán cuatro sesiones, una por semana, y esto puede ayudarles a mejorar su desempeño profesional. Depende de ustedes.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.