Opinión

Nueva historia política

Para hacer frente a nuevas realidades sociales

  • 03/09/2017
  • Escuchar

La historia política que se ha escrito en las últimas cuatro décadas –conocida como nueva historia política– ha explorado nuevos temas a partir de preocupaciones propias del presente y del diálogo con otras disciplinas.  Ha apelado a metodologías muy diversas y roto con fronteras disciplinares para cuestionarse acerca de temas tan fundamentales como la forma en que se han pensado en el pasado el Estado, la Constitución, la representación, la república, la ciudadanía o los partidos; único camino para entender los retos que enfrentan las sociedades del mundo actual en el ámbito de lo político. Esta forma de acercarse al pasado se ha preguntado nuevamente acerca del significado de las grandes revoluciones liberales identificadas como origen de algunas de las principales instituciones políticas del mundo occidental contemporáneo: a partir de la consideración de las culturas políticas de aquella época, de los valores e identidades puestos en juego, de la pluralidad de actores que participaron en esos movimientos y de la complejidad de las relaciones que definían la actuación de individuos y colectividades y sus diferentes niveles de interacción, las revoluciones de finales del siglo XVIII y principios del XIX –la norteamericana, la francesa, las hispanoamericanas– adquieren dimensiones distintas. Entre sus temas predilectos, la nueva historia política también se ha interrogado acerca de la forma en que se han transformado instituciones como la electoral y las culturas tejidas en torno a ellas en diferentes momentos y lugares del mundo y los derroteros que han seguido para llegar a la encrucijada actual que pone sobre la mesa de discusiones temas como el de las libertades políticas o el de la democracia.

Esta perspectiva de acercamiento al pasado ha entendido lo político como un fenómeno inseparable de lo social y de lo cultural; para acercarse no sólo a la política como actividad, sino al espacio político propiamente dicho, los autores que han abierto camino en esta dirección recuperan la historia del pensamiento y de las prácticas políticas y, desde luego, del mundo en el que ambos se desarrollaban. En esa dirección, han estrechado vínculos con la lingüística, la antropología, la sociología, el derecho y la ciencia política, cuyos conceptos analíticos y propuestas metodológicas permiten analizar los testimonios del pasado desde otros ángulos.

Este movimiento renovador de la historia política nació principalmente en Europa y Estados Unidos, si bien hoy en día se extiende cada vez más en otros países. En México se escribe hoy muy buena historia política, parte de ella desde las propuestas de esta nueva historia. Como una contribución al conocimiento de cómo y desde dónde se comenzó a renovar la historia política tradicional, el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora ha publicado recientemente una antología de textos de autores pioneros de la historia política –autores de diversos orígenes nacionales– que se conocen poco en este país y, en general, entre un público de habla hispana. Pensar la modernidad política. Propuestas desde la nueva historia política. Antología, es una selección de 13 textos que hasta hoy resultaban poco accesibles a estudiantes y jóvenes historiadores hispanoamericanos.

Esta antología reúne textos de grandes historiadores políticos de fines del siglo XX: 13 ejemplos de cómo se comenzó a escribir una nueva historia política. Incluye estudios de historiadores franceses como René Rémond, Pierre Rosanvallon y François-Xavier Guerra que introducen a las preocupaciones que animan hoy la nueva historia política; también de autores anglosajones como Timothy Hall Breen, Keith Michael Baker, Quentin Skinner y Terence Ball quienes, al lado de otros europeos como Francisco Tomás y Valiente, Zeev Sternhell y Jürgen Kocka analizan conceptos y procesos claves de la historia moderna y contemporánea del mundo occidental. Además de sus relecturas de las revoluciones atlánticas y de su fino seguimiento de la transformación de conceptos como Estado, Constitución y partido, de la mano de estos autores encontraremos propositivos análisis acerca del surgimiento de las clases medias alemanas y de una ideología fascista en Francia a finales del siglo XIX. A la par, el estudioso italiano Marcello Carmagnani y la historiadora argentina Hilda Sabato nos acercan a los procesos de construcción de los entramados del poder, la gobernabilidad y la ciudadanía en la América Latina del siglo XIX.

Jóvenes historiadores, estudiantes en formación, encontrarán en Pensar la modernidad política una guía invaluable para adentrarse en los caminos de la historia política, de la mano de la historia social, lingüística, jurídica, intelectual… Para aproximarse a la forma en que algunos de los renovadores de la historia de lo político hicieron camino en favor de una mejor compresión del lugar en el que estamos parados ahora; vale la pena conocer sus propuestas para hacer el propio.  

Alicia Salmerón

Investigadora del Instituto Mora (CONACYT). Especialista en historia de las ideas y prácticas políticas del México de fines del siglo xix. Ha coordinado, en colaboración con académicos reconocidos libros como: Cuando las armas hablan, los impresos luchan, la exclusión agrede… Violencia electoral. México: 1812-1912;  Prensa y elecciones. Formas de hacer política; Partidos, facciones y otras calamidades. Debates y propuestas acerca de los partidos políticos en México, siglo xix.

asalmeron@institutomora.edu.mx

Cecilia Noriega

Investigadora del Instituto Mora (CONACYT). Especialista en historia constitucional y parlamentaria, así como en el estudio de la formación de la clase política en el México del siglo XIX. Es autora del libro El Constituyente de 1842 y coordinadora de varios libros, entre ellos de México: un siglo de historia constitucional (1808-1917). Estudios y perspectivas, además de autora de múltiples artículos publicados en libros colectivos.

cnoriega@institutomora.edu.mx

@institutomora  / @OpinionLSR / @lasillarota

La Silla Rota



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.