Opinión

Notimex, el color de la huelga

Rojinegro, de tono brillante, de luz, de resistencia y dignidad. | Manuel Fuentes

  • 27/07/2021
  • Escuchar

¿De qué color es la huelga? Esa combinación de rojo y negro intenso representa el desacuerdo, el rompimiento del diálogo, el ejercicio de un derecho histórico de parar labores, que no sólo se encuentra en las banderas colocadas al frente de las puertas, sino dentro de cada huelguista.

¿Es un poema como el de la escritora Gioconda Belli? ella imaginaba una huelga grande que paralizara toda labor, hasta el tiempo, de obreros, palomas, choferes, flores, técnicos, niños, de médicos. Ella escribió:

-Quiero una huelga donde vayamos todos

Una huelga de brazos, de piernas, de cabellos

Una huelga naciendo en cada cuerpo…

No, la huelga de nuestros tiempos no es como la que concebía la poeta; tiene color de olvido, de confrontación, de desacato patronal, y más cuando se mete en la misma casa del gobierno donde en lugar de protegerla, la confronta.

Una huelga, la de Notimex nació por los cientos de despidos, violaciones al Contrato Colectivo, la creación artificial de un sindicato paralelo y agresiones laborales constantes. Los artífices de esta arbitrariedad pensaron que todo acabaría fácil, que bastaba aplicar la fórmula de la amenaza, de lanzar a la calle a sus trabajadores y “liquidarlos” con tres pesos. Seguro especulaban (ellos) que nadie protestaría, que pronto se rendirían, porque somos gobierno (dicen los de arriba), que todo se apaciguaría. Pero no fue así.

Para justificar el desmantelamiento de la agencia de noticias se dijo que todo estaba infectado de corrupción; lamentablemente algunos miembros del gobierno lo creyeron y hasta apostaron apoyar estas medidas irascibles, aunque fuera un contrasentido para la 4T. Atacar la huelga, el empleo, la contratación colectiva y sindical, al fin que todo pasaría pronto, que todo se olvidaría. Pero no ocurrió así.

Con ese argumento dejaron abandonados y sin paga alguna a corresponsales extranjeros en diversos países del mundo, personas con más de 20 años de trabajo. Decían: son la corrupción, olviden su queja y reclamo laboral, nosotros (la agencia gubernamental) tenemos la razón.

El gobierno federal (a través de la agencia de noticias) se convirtió en el peor patrón, consciente o inconscientemente, para cuestionar cualquier derecho de corte laboral, al ver la resistencia de los trabajadores que no pudieron doblegar. Se iniciaron acciones penales y de responsabilidad administrativa en contra la secretaria general del sindicato: Adriana Urrea, por su incansable batallar.

La solidaridad del Sindicato de Telefonistas que otorgó una sólida asesoría jurídica los puso en la mira presidencial. Como si la defensa y el apoyo de una causa sindical se concibiera como un enfrentamiento contra el gobierno. Es inconcebible una interpretación así.

La huelga de Notimex se ha convertido en una huelga defensiva como aquella que concibió Johannes Haessle, tratadista francés, al desarrollar el pensamiento del Pontífice León XIII que la justifica:

“Siempre que nos encontremos frente a una falta grave a la justicia, imputable al patrón y en detrimento de los obreros. En particular las violencias flagrantes de los deberes de estricta justicia, que León XIII dice pertenecen a la función patronal, son siempre como otras tantas razones legítimas, dadas al obrero para declararse en huelga”.

La resistencia del sindicato de Notimex la encabezan en un 80% mujeres, profesionistas, reporteras y trabajadoras de la comunicación. Quienes por más de 520 días han visto con sorpresa cómo se enfrenta su huelga, desde oficinas gubernamentales, a pesar de haber sido declarada legalmente existente por las autoridades laborales.

Han pretendido las aisladas voces gubernamentales que agreden al movimiento, dejar a los huelguistas solos, aislarlos de la sociedad, pero no han podido, más y más organizaciones sociales siguen brindando su apoyo.

La ira de algunos reducidos sectores gubernamentales ha alcanzado a la titular de la Secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján, por las resoluciones de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que ha declarado la legalidad de la huelga y reprobado las acciones de la agencia Notimex de pretender romper ilegalmente este movimiento.

El color de la huelga de la agencia gubernamental Notimex es rojinegro, de tono brillante, de luz, de resistencia y dignidad, donde nace el silencio, como escribía aquella poeta, para escuchar los pasos, como ahora atestiguamos, de los y las huelguistas que abren camino de esperanza en estos tiempos aciagos que viven los trabajadores.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.